Los yuanes ganan participación en las reservas del BCRA (Reuters)
Los yuanes ganan participación en las reservas del BCRA (Reuters)

La Argentina y China acordaron una ampliación del intercambio de monedas (swap) por hasta USD 9.000 millones, con el cual el intercambio de divisas con el gigante asiático alcanzará los USD 20.000 millones.

Se trata de una ampliación del entendimiento alcanzado por los bancos centrales de ambos países en octubre de 2014, cuando se negoció un intercambio equivalente a 11.000 millones de dólares.

Las negociaciones con el gigante asiático fueron llevadas adelante en paralelo a la búsqueda de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la ampliación del crédito de USD 50.000 millones pactado en junio.

El gobierno de Mauricio Macri viene intentando abrir negociaciones con China desde principios junio pasado, aunque esto quedó en suspenso durante tres meses por la salida de Federico Sturzenegger de la autoridad monetaria.

El swap con China es un préstamo sin costo para Argentina, a menos que utilice las divisas

Esas negociaciones habían sido confirmadas por el jefe de gabinete, Marcos Peña, al diario británico Financial Times, en su gira por Reino Unido y Nueva York.

Un swap (o "intercambio", en español) es un mecanismo por el cual dos agentes (gobiernos, bancos, empresas) se comprometen a cambiar divisas o dinero en ciertas fechas.

La operación no se realiza de forma inmediata sino que se efectúa en "cuotas", es decir, montos y fechas previstas a lo largo de un período acordado.

La idea de la administración de Mauricio Macri es reforzar el acuerdo de intercambio de divisas por el equivalente a USD 11.000 millones entre el Banco Central y el Banco Popular de China que se prorrogó el año pasado.

De ese monto, el BCRA cambió yuanes por el equivalente a USD 3.000 millones poco después de que Federico Sturzenegger asumiera al frente del Central, en diciembre de 2015.

Todas estas negociaciones se abrieron después de que el Banco Central viera caer sus reservas en forma abrupta en pocos meses producto de la crisis cambiaria.