El ministro de Finanzas, Luis Caputo, junto al jefe de Gabinete Marcos Peña y el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. (Adrián Escandar)
El ministro de Finanzas, Luis Caputo, junto al jefe de Gabinete Marcos Peña y el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. (Adrián Escandar)

El gobierno argentino realizó este jueves ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) una presentación para emitir títulos de deuda por hasta USD 12.500 millones, según un documento publicado por el organismo.

Aunque la presentación no especifica si la colocación de deuda se concretará próximamente, se trata del mayor monto del año y el segundo más alto de la historia, después de los USD 16.500 millones emitidos en abril de 2016, a una tasa de 7,2%, que en su mayor parte se destinaron a cancelar la deuda con los holdouts.

La presentación conocida este viernes sigue a una resolución del Ministerio de Finanzas del 14 de junio, que estipula que la registración puede ser usada en futuras emisiones de deuda pública.

En lo que va de 2017, Argentina emitió deuda en moneda extranjera por poco más de USD 10.000 millones, incluido un bono a 100 años por USD 2.750 millones colocado en junio, a una tasa de 7,9% anual.

Desde el Ministerio de Finanzas aclararon a Infobae que "la registración con la SEC es un trámite administrativo que nos va a hacer más fácil el proceso de emisión internacional en el futuro. Ese era el monto que nos quedaba bajo la autorización".

Aseguraron que "no es lo que vamos a emitir este año" como nueva deuda y que ésta puede diferirse "en dos, tres, cuatro años, no está claro ni está planificado. Por ejemplo el bono a 100 años vamos a canjearlo por uno registrado, como hicimos el año pasado".

FINANCIAMIENTO DEL ROJO FISCAL

La colocación de títulos públicos en moneda extranjera responde a la necesidad del Gobierno de financiar el cuantioso déficit fiscal, que en un año electoral no dio señales de reducirse.

Un informe del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano apuntó que "el desequilibrio fiscal es producto de que el gasto excede a los ingresos entre 20% y 30% mensual. Si a ello se le suma el pago de intereses, se estima que el déficit total representará en 2017 entre 7% y 8% del PBI".

Víctor Beker, director del CENE, subrayó que "el déficit se cubre con emisión monetaria, pero mayormente con colocación de deuda. Es así que, a lo largo de 2016, la deuda pública total creció USD 34.458,6 millones de dólares".

LEA MÁS:

Efectivamente, la cartera que conduce Luis Caputo informó La cartera que conduce Luis Caputo detalló a fines de abril que la deuda pública bruta ascendió en diciembre a USD 288.447,8 millones, un 13,6% más que los USD 253.989 millones registrados al cierre de 2015.

Arnaldo Bocco, economista de la UMET y director del Observatorio de la Deuda Externa (ODE), consideró que "la Argentina ha sido este año el país emergente que ha realizado la emisión de bonos comparativamente más voluminosa de los últimos 20 años".

"Dio así inicio a un cambio sustancial en la estrategia de administración de la deuda, que empujó el ratio de deuda sobre PIB del 43,5% al 54,8% en tan sólo un año. El principal objetivo fue colocar deuda en el extranjero o a inversores externos", agregó Bocco.

¿QUÉ PASARÁ CON EL PRECIO DEL DÓLAR?

Víctor Beker sostuvo que como buena parte de los títulos públicos "se emite en el exterior, los dólares así obtenidos son vendidos para conseguir los pesos con que pagar los gastos gubernamentales y esto genera una presión de oferta en el mercado cambiario, que mantiene deprimida la cotización del dólar, generando el atraso cambiario".

Entonces, un efecto secundario, pero igual gravitante en la economía, es la absorción de esos dólares por parte del BCRA, que emite a cambio pesos. La sobreoferta de divisas atrasa el tipo de cambio, con un dólar cuyo precio evoluciona a un ritmo inferior al de la inflación.

En simultáneo, el Banco Central debe colocar Letras LEBAC, instrumento por el cual absorbe el excedente de liquidez de pesos, los cuales fueron emitidos para comprar los dólares, de manera de atenuar una mayor presión inflacionaria. Claro que en contraprestación, la entidad monetaria debe pagar una tasa que en el mercado secundario hoy se establece en 26,80% anual para las LEBAC de corto plazo.

En análisis más amplio, sobre en balance de la cuenta corriente de la Argentina, la consultora Analytica detalló que "actualmente, el saldo entre exportaciones, importaciones y pagos netos de intereses es deficitario en 3 puntos del PBI (alrededor de USD 15 mil millones). Esa brecha se cubre con ingresos netos de capitales, fundamentalmente por emisiones de deuda en moneda dura del sector público".

LEA MÁS:

"Si bien el stock de deuda todavía se encuentra en niveles bajos -agregó Analytica-, el ritmo de endeudamiento en dólares es una de las variables clave a monitorear. En un contexto de crecimiento, con mayor demanda de importaciones e intereses de deuda, generar las divisas para crecer requerirá de un dinamismo exportador mayor que el registrado hasta el momento. Además, si tenemos en cuenta que el tipo de cambio no acompañará en los próximos años otros factores de competitividad están obligados a entrar en juego para que el crecimiento sea sostenible".

Un gran debate entre los analistas económicos es hasta dónde es  sostenible este esquema de déficit alto financiado con endeudamiento en el exterior. "Mientras exista ahorro excedente a escala internacional en busca de oportunidades de colocación, el país podrá seguir manteniendo este esquema. Pero los desequilibrios se irán agravando con el paso del tiempo y la corrección necesaria será cada vez más profunda", completó Víctor Becker.