La crisis económica llegó a la calle: remarcaciones del 20% en Once, proveedores que no venden y aumentos preventivos

La reacción en el mercado cambiario a la renuncia de Martín Guzmán no sólo golpeó al dólar. Mientras los consumidores se apuran a adelantar consumos, los comerciantes temen por el valor de reposición y se corren del mercado o suben precios para cubrirse

Un negocio del barrio porteño de Once optó por aplicar un 20% sobre los precios de lista para no tener que remarcar cada producto (Maximiliano Luna)
Un negocio del barrio porteño de Once optó por aplicar un 20% sobre los precios de lista para no tener que remarcar cada producto (Maximiliano Luna)

El cimbronazo político que generó la renuncia del ahora ex ministro de Economía, Martín Guzmán, llegó de inmediato a la economía real de la mano de la suba del dólar y la disparada de las expectativas de inflación que se tradujeron en conductas defensivas de consumidores, industriales y comerciantes. La crítica situación cambiaria y monetaria se siente ahora en la calle, más que nada como una catarata de aumentos preventivos por parte de comercios que perdieron referencia de precios y se cubren ante el temor a no poder reponer mercadería.

Lo que empezó el fin de semana como un boom de consumo de bienes durables como electrónicos e indumentaria, además de stockeo de productos no perecederos, se transformó en los primeros días hábiles en subas de precios o proveedores que frenaron las ventas a la espera de recuperar referencias antes de vender la mercadería con la que cuentan.

En zonas comerciales tradicionales como Once, en la Ciudad de Buenos Aires, mientras el dólar libre alcanzaba nuevos máximos se vieron todo tipo de reacciones. Por ejemplo, comerciantes de indumentaria decidieron aplicar un 20% de recargo por sobre todos los precios de lista en forma inmediata como manera de cubrirse contra lo que, temen, sea menor disponibilidad de productos, en particular importados o que dependen de insumos producidos en el exterior.

“En una situación de incertidumbre política que se suma a una tendencia de inestabilidad macro se genera una distorsión de precios, perdés la referencia y se traban las operaciones” (Wilson)

Una recorrida de Infobae por las calles del barrio porteño pudo ver carteles que anunciaban las subas. Y que convivían con anuncios de promociones, habituales por la zona.

“Ayer pude comprar telas, pero con un aumento preventivo del 20%”, dijo a Infobae Julia Louis, una empresaria pyme que produce uniformes promocionales para agencias publicitarias y empresas.

“En lo que hace a telas, los negocios venden, aunque con subas. Otros insumos están faltando o los proveedores prefieren no vender por ahora, como telas, botones, cierres, entretela, wata y elásticos”, explicó la empresaria que tiene sede en Barrio Norte y trabaja con proveedores de Recoleta, Barrio Norte y Once.

Comerciantes de la zona de Once dicen que hubo un boom de compras de pymes textiles que buscaban adelantar la adquisición de insumos por temor a aumentos inminentes (Maximiliano Luna)
Comerciantes de la zona de Once dicen que hubo un boom de compras de pymes textiles que buscaban adelantar la adquisición de insumos por temor a aumentos inminentes (Maximiliano Luna)

Los dos primeros días de la semana, explican comerciantes de la zona, la demanda fue enorme por parte de comercios y pymes que buscaron stockearse de insumos por temor a una suba de precios. Deshacerse de pesos para quedar invertidos en bienes.

A nivel de las cámaras, las reacciones en las calles están siendo seguidas de cerca. Matías Wilson, economista de la Cámara de Comercio y Servicios (CAC) dijo a Infobae que lo que se ve en Once porque sucede a plena vista ocurre en todos los rubros de la economía en estas horas.

“El sistema de precios es recontra complicado y está regido por la moneda. Cuando esa institución económica empieza a perder base y credibilidad, se pierden referencias. En una situación de incertidumbre política que se suma a una tendencia de inestabilidad macro se genera una distorsión de precios, perdés la referencia y se traban las operaciones”, explicó.

“En lo que hace a telas, los negocios venden, aunque con subas. Otros insumos están faltando o los proveedores prefieren no vender por ahora” (Louis)

Según las conversaciones que tuvo con miembros de la cámara, la aparición de nuevas listas de precios con aumentos, la salida temporal del mercado de algunos proveedores y la tendencia a cambiar pesos por bienes es una reacción similar a la que a nivel financiero se vio con las cotizaciones paralelas del dólar.

“Algunos detienen las ventas por unos días. Pero el comercio necesita vender y, si no hay referencia, lo que suele pasar es que se cubran con aumentos. Esto no pasa en una economía que no tiene experiencia con la inflación, los argentinos conocen el paño y sus comportamientos se adaptan a eso”, dijo.

El riesgo es que se frene la actividad”, concluyó.

Los aumentos conviven con carteles que anuncian promociones o búsqueda de personal. Pero los compradores dicen que ya hay faltantes de productos específicos (Maximiliano Luna)
Los aumentos conviven con carteles que anuncian promociones o búsqueda de personal. Pero los compradores dicen que ya hay faltantes de productos específicos (Maximiliano Luna)

Los especialistas del sector sostienen que ya entrada la semana, la actividad comercial todavía no está normalizada.

“Todavía no se normalizó la cadena. Hay algún proveedor de estufas, heladeras, que empezó a dar listas de precios pero con subas del 20% al 30%. Otras directamente no venden. Están esperando ver qué pasa con la fluctuación cambiaria, muchos tienen insumos importados”, dijo Fabián Tarrío, responsable de comercio de Came.

“El comerciante necesita vender pero ajusta precios para garantizarse poder reponer. En general el minorista depende de la caja día a día. En lo que tenemos problemas es con los proveedores que guardan la mercadería a ver qué pasa. Y algunos informan aumentos de precios, como en el caso de bicicletas y motos, pero todavía no están entregando”, dijo.

“Todavía no se normalizó la cadena. Hay algún proveedor de estufas, heladeras, que empezó a dar listas de precios pero con subas del 20% al 30%” (Tarrío)

Los economistas que siguen precios esperan que semejante reacción se sienta, y fuerte, en los índices de inflación.

“Depende del sector, en supermercado creo vendrá con la inercia de todos los meses, es un sector clave en el cual debe haber abastecimiento, si hubiera alguna baja o desaceleración vendrá más por el lado de las ofertas, hay cadenas importantes que ya lo están anunciando. Por el lado de la construcción, tendrá algunas modificaciones pero estable en esta semana”, dijo Gonzalo Semilla, economista jefe de CREEBA.

“Los precios del sector comercial, no de alimentos, ni de construcción, sí con ajustes en torno al 10% o 20%, básicamente impulsado por la escalada del blue del lunes que fue del 12% aprox. Para tener cobertura hay sectores que han aplicado un 20%”, agregó.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Elogios de dirigentes del campo tras la reunión que mantuvieron con Sergio Massa

Si bien le transmitieron que “el productor perdió la confianza” en el Gobierno, describieron al ministro como una persona que escucha y que “tiene una visión acertada”

Caso exitoso de auto-construcción: vecinos de una zona del Gran Buenos Aires levantaron sus 97 casas con fondos públicos y privados

Para guiarlos trabajaron profesionales y equipos de la Fundación Vivienda Digna. Se hicieron unidades evolutivas de 56 metros cuadrados con dos dormitorios, una cocina comedor y un baño

Criptomonedas: este es su valor hoy 13 de agosto de 2022

Estos han sido los movimientos de las criptomonedas en las últimas horas

Práctica repetida: bloqueo gremial a una planta láctea genera tensión en una localidad del interior bonaerense

Se trata la única industria de Moctezuma, un pueblo del centro-norte de la provincia. Los motivos de la protesta, la posición gremial y la opinión de una de las entidades del campo. Según el abogado de la empresa, el gremio busca la cooperativización de las Pyme

Flavia Royón dijo que las nuevas tarifas de luz y gas se conocerán en “los próximos días” e incluirán subas de hasta $ 5.000: énfasis en el ahorro energético

“Si no reducimos el déficit, se genera el impuesto más injusto, la inflación”, dijo la secretaria de Energía. Ratificó que no habrá aumento para el nivel de bajos ingresos y que para los sectores medio y alto será en 3 tramos a partir de septiembre y puede ir desde 1.200 a 5.000 pesos. Fue esquiva en los detalles
MAS NOTICIAS