Efecto cepo en hospitales y clínicas: alertan sobre posibles faltas de productos médicos descartables, insumos y equipamiento

La Cámara de Equipamiento Hospitalario de Fabricación Argentina aseguró que “las limitaciones impuestas por el gobierno” podrían llevar a un desabastecimiento del sistema de salud nacional

La falta o demora en la entrada de estos insumos provocará inexorablemente una interrupción en el suministro de productos médicos” tales como: gasas, apósitos, sondas, catéteres, cánulas de aspiración y equipos de administración de sangre (EFE/ Carlos Lemos/Archivo)
La falta o demora en la entrada de estos insumos provocará inexorablemente una interrupción en el suministro de productos médicos” tales como: gasas, apósitos, sondas, catéteres, cánulas de aspiración y equipos de administración de sangre (EFE/ Carlos Lemos/Archivo)

“Las limitaciones impuestas por el gobierno en materia de importación podrían llevar a un desabastecimiento del sistema de salud nacional de productos hospitalarios descartables, implantables y electromédicos”.

Eso alertaron las empresas que integran CAEHFA (Cámara de Equipamiento Hospitalario de Fabricación Argentina), desde donde aseguran haber enviado notas a distintos organismos, como el Banco Central, Anmat y los ministerio de Desarrollo Productivo, Salud y Relaciones Exteriores.

“La presente situación se genera como consecuencia de la primera Comunicación del BCRA, la A7466, motivando que las SIMI que se tramitan solicitando la importación de insumos productivos están saliendo con condición B, lo cual no permite el pago a los proveedores del exterior que, de acuerdo a las condiciones comerciales que tienen casi todas nuestras empresas asociadas, exigen se pague por adelantado las materias primas necesarias para producir. Gran cantidad de los insumos que utilizan provienen del exterior, no existiendo alternativa en el mercado nacional. Se trata de insumos muy específicos con pocos fabricantes a nivel mundial”, detalló Alberto Morales, gerente general CAEHFA.

Según la cámara estos son los inventarios de insumos y productos terminados que están en “niveles críticos o casi nulos”.

“Gran cantidad de los insumos que utilizan provienen del exterior, no existiendo alternativa en el mercado nacional. Se trata de insumos muy específicos con pocos fabricantes a nivel mundia.” (Morales)

Y agregaron que “la falta o demora en la entrada de estos insumos provocará inexorablemente una interrupción en el suministro de productos médicos” tales como: gasas, apósitos, sondas, catéteres, cánulas de aspiración, equipos de administración de sangre, de soluciones parenterales, equipos para diálisis, agujas para biopsia, puertos para administración de oncológicos, tubuladuras, insumos para esterilización y materiales de curación, entre otros.

Se trata de “insumos críticos que hacen al buen funcionamiento y abastecimiento de equipamiento electromédico, equipos de Rx, Oxímetros, Holter, ECG, EEG con el consecuente desabastecimiento del sistema sanitario nacional”.

El contexto, explicaron, va a afectar en forma directa la capacidad de prestar servicios básicos, como las guardias de los hospitales y cirugías de urgencia. “Igual que sucedió con medicamentos y reactivos, necesitamos que autoricen sin restricciones los insumos necesarios para poder fabricar los productos esenciales para atención primaria y cirugía y evitar un desabastecimiento. No sirve de nada tener los medicamentos si no vamos a tener los equipos e insumos para poder administrarlos”, advirtieron del sector.

Podrían faltar oxímetros
Podrían faltar oxímetros

Según Morales, los años 2020 y 2021 se fijaron como base de cálculo para el cupo de importaciones, pero son los años de mayor impacto de la pandemia, cuando la población evitó concurrir a instituciones de salud porque todo el sistema y la atención primaria estaban avocados al Covid19. “Esta situación genero una demanda latente muy grande”, dijo Morales, que comenzó a revertirse con el regreso de los pacientes a las consultas.

“De esta forma resulta evidente que 2020 y 2021, fueron años muy particulares y totalmente condicionados por la pandemia. Con motivo de lo anteriormente explicado queda en evidencia que el cupo asignado no tiene relación con las necesidades actuales del sector y el periodo resulta una muy mala base de cálculo para el monto de importaciones anual admitido y el consecuente permiso para el giro de divisas”, detalló.

Contar con fabricación nacional de dispositivos médicos ha sido un activo invaluable en esos dos años, porque cuando muchos países no sabían de donde sacar algunos insumos y productos, varios de los muy necesarios, como los respiradores, se fabricaban aquí mismo en Argentina. Asimismo, este es un sector exportador, además de abastecer las necesidades locales, es un generador de divisas. No obstante, como es lógico esperar, las empresas tampoco podrán exportar si no cuentan con los insumos necesarios”, reclamó el gerente de la cámara.

SEGUIR LEYENDO: