Viruela del mono: escalan en Wall Street las acciones de laboratorios y biotecnológicas por la perspectiva de una suba de los contagios

Así como ocurrió en 2020 con la propagación del COVID-19, los agentes bursátiles especulan con el crecimiento de las compañías vinculadas al desarrollo de vacunas y antivirales

La viruela del mono genera una nueva preocupación al mercado.
La viruela del mono genera una nueva preocupación al mercado.

Un día después de que el presidente de los EEUU, Joe Biden, dijera a los periodistas que “todos” deberían estar preocupados por el nuevo brote mundial del virus de la viruela del simio, las acciones de las compañías farmacéuticas que fabrican vacunas y antivirales contra la viruela del mono estaban subiendo.

Hay tres compañías de biotecnología cuyas acciones vienen subiendo con fuerza en Wall Street, asociada su actividad al desarrollo de una vacuna. Emergent Biosolutions está ganando un 7% en la sesión y acumula un 27% desde el lunes anterior. Chimerix cae 2% este lunes, pero anota un alza de 41% en la última semana por este motivo. Y también SIGA Technologies, que resta 7% este lunes, pero sostiene un alza de 53% en la última semana.

También los títulos del laboratorio Bavarian Nordic, fabricante de vacunas contra la viruela, que se considera provee un 85% de efectividad contra este mal, subieron cerca de 3% en Europa. Las acciones de otros laboratorios que gozaron de altas cotizaciones durante la pandemia de coronavirus también operan al alza. Entre ellos, Johnson & Johnson (+2%), Pfizer (+1,1%), Moderna (+1,5%).

Se desconoce la escala de la amenaza que representan los nuevos casos de viruela del simio, y aunque las autoridades de salud pública de todos los países están monitoreando la situación de cerca, el brote aún consta de menos de cien casos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estados Unidos detuvo las vacunaciones masivas contra la viruela hace unos 50 años, por lo que casi nadie tiene inmunidad natural contra la viruela del simio

“Los temores de una recesión en Estados Unidos, la desaceleración de la economía china y la guerra ruso-ucraniana siguen golpeando a los mercados del mundo. Deseamos que a esta actualidad no se le incorpore el virus de la viruela del mono, pero sin duda es un nuevo factor a seguir”, comentaron desde Portfolio Personal Inversiones.

No obstante, no está claro aún que esta patología pueda alcanzar un impacto económico comparable con el que produjo el brote de COVID-19, pues el riesgo de contagio de la viruela del mono es “muy bajo” en la población en general y puede detenerse en los países donde la enfermedad no es endémica.

Hasta el 21 de mayo, la OMS había sido notificada de 92 casos confirmados de viruela del mono y de 28 casos sospechosos, detectados en doce países en los que la enfermedad no es endémica, incluyendo varios de la Unión Europea, Estados Unidos, Australia y Canadá.

El organismo teme que la enfermedad, endémica en algunas zona de África central y occidental, se expanda. Según la OMS, es la primera vez que se registran casos de manera simultánea en varios países y entre personas que no han viajado a las regiones de África donde la enfermedad es endémica.

El miedo a otro brote viral está generando mucho revuelo en torno a las acciones biotecnológicas

Pero al mismo tiempo, la agencia de la ONU subraya que se pueden controlar los brotes en los países no endémicos y parar el contagio entre humanos. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) también relativizó los temores entre la población y aseguró el lunes que el riesgo de contagio era “muy bajo” en la población en general, aunque “alto” entre las personas con múltiples parejas sexuales.

La viruela del mono, que no suele ser mortal, puede causar fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y fatiga. Luego aparecen erupciones (en la cara, las palmas de las manos, las plantas de los pies), lesiones, pústulas y finalmente costras. No hay tratamiento para la viruela del mono, pero sus síntomas suelen desaparecer al cabo de dos o tres semanas.

“Para la población en general, la probabilidad de propagación es muy baja. Sin embargo, la probabilidad de una mayor propagación del virus a través del contacto cercano, por ejemplo, durante las actividades sexuales entre personas con múltiples parejas sexuales se considera alta”, consideró Andrea Ammon, directora de Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades.

SEGUIR LEYENDO: