Mercados: los bonos del canje siguieron vapuleados y alcanzaron sus precios más bajos en seis meses

Las emisiones en dólares con ley extranjera restaron 0,7% en promedio y el indicador de JP Morgan subió a 1.554 unidades. Desde el canje, los nuevos títulos caen 30%

Los activos argentinos no reaccionan, mientras Wall Street toma ganancias. (EFE)
Los activos argentinos no reaccionan, mientras Wall Street toma ganancias. (EFE)

La rueda financiera transcurrió con tendencia negativa, afectada por nuevas bajas en Wall Street, donde el referente tecnológico Nasdaq retrocedió 2,7 por ciento.

Además, los títulos de la deuda de países emergentes fueron afectados por una suba de los rendimientos de los bonos del Tesoro de los EEUU, que avanzaron unos seis puntos básicos, a 1,47% para la emisión a diez años.

En ese marco, el retroceso de precios de los bonos en dólares con ley extranjera que emitió la Argentina en la reestructuración del año pasado no fue una novedad . Éstos le suman al “risk on” global la problemática de la economía doméstica.

Este miércoles cedeieron 0,7% en promedio, para acumular una pérdida en torno al 30% desde el 10 de septiembre. El Bonar 30 en dólares con ley de Nueva York (GD30) se pactaba a USD 35,65, con una tasa de interna de retorno superior al 18 por ciento. Este título de referencia de la reciente reestructuración cae un 13% en lo que va de 2021, y un 29,4% desde su salida a cotización el 10 de septiembre pasado, a 50,50 dólares.

Gustavo Neffa, director de Research for Traders, explicó que “los factores explicativos están en el discurso en la Asamblea Legislativa. Los bonos si bien han caído mucho, tuvieron algún rebote sobre el cierre de la semana pasada, volvieron a adoptar una tendencia negativa, pero no hay que buscarla en la caída afuera, si no básicamente en el discurso presidencial”.

Hay mal clima para el mercado argentino que claramente está desconectado de la realidad que pasa por Wall Street (Diego Martínez Burzaco)

“Creo que se destacó la belicosidad respecto de la gestión anterior, el no avance a corto plazo con el FMI, lo cual disminuye sensiblemente la probabilidad de un acuerdo antes de las elecciones, con lo cual habrá que ver qué pasa con el Club de París y el vencimiento de la cuota que se avecina, y con los intereses con el FMI, si se va a pagar o no. Y todo envuelto en un manto de dudas por un discurso bastante combativo respecto a la economía argentina”, refirió Gustavo Neffa.

“Se habla de pensar en moneda doméstica cuando en realidad el Gobierno debería estar comprometido con bajar los niveles de inflación y darles certidumbre a los inversores y a los agentes económicos, y nada de eso está pasando”, completó el director de Research for Traders.

En tanto, el riesgo país de JP Morgan, que mide la brecha de tasas de los bonos del Tesoro norteamericano con sus pares emergentes, subió once enteros para la Argentina, a 1.554 puntos básicos a las 17 horas. Este indicador tocó el martes los 1.560 de forma intradiaria, un máximo en casi seis meses, desde que la entidad incorporó a los títulos del canje en el riesgo país.

El Gobierno debería estar comprometido con bajar los niveles de inflación y darles certidumbre a los inversores (Gustavo Neffa)

“Claramente, el discurso de Alberto Fernández no fue alentador en el términos de una Argentina comprometida en encauzar el rumbo de la economía argentina y volver a los mercados para financiar parte de sus desequilibrios y obtener la inversión que se requiere para salir adelante. Creo que está ligado enteramente a que es un año electoral, en los que obviamente no se espera demasiado de la dirigencia política en torno a señales a los mercados”, dijo a Infobae el economista Diego Martínez Burzaco, especialista en mercados financieros.

“Es cierto que están en paridades absolutamente increíbles de bajas, pero también en la medida que el Gobierno de turno no busque reconstruir la confianza y siga pensando que Argentina implica gobernar el corto plazo y la coyuntura es muy difícil pensar que haya un cambio de rumbo”, apuntó Martínez Burzaco.

“En este sentido tampoco hay ningún paradigma importante que haga pensar que en el mediano plazo Argentina genere un shock de confianza donde genere una revolución de las exportaciones y eso traiga un flujo de dólares que el dé certidumbre al pago de los bonos en dólares. Por el momento hay mal clima para el mercado argentino que claramente está desconectado de la realidad que pasa por Wall Street”, agregó el economista.

El riesgo país de Argentina trepa a niveles máximos luego de la renegociación de la deuda del año pasado

Entre los ADR de empresas argentinas que se negocian en dólares en Nueva York hubo mayoría de bajas, encabezadas por Globant y Mercado Libre, que llegaron a caer hasta 7 por ciento.

Sobre una eventual recuperación de las acciones, antes hay que observar cómo evoluciona la curva de bonos en dólares, porque por más que las compañías argentinas están muy baratas, hasta que no se recupere la renta fija, no habrá grandes novedades”, comentó Matías Roig, director de Portfolio Personal Inversiones.

En el plano local, la Bolsa de Buenos Aires mostró una tendencia a la baja con poco volumen y selectividad de negocios, por la incertidumbre de los inversores sobre el futuro de la economía local.

El referente S&P Merval de Buenos Aires cerró con una caída de 1,7%, a 47.325 puntos, luego de perder el 1,8% el martes.

SEGUIR LEYENDO:


Información provista porInvertir Online