Cómo fue la ayuda del Gobierno a las pymes durante la crisis de este año y qué se espera para el próximo

Los números de la asistencia financiera del sector oficial nacional, bonaerense y porteño; la visión de las empresas sobre los alcances y defectos

En un año durísimo para la economía global y local, el Gobierno asistió a las empresas, pero el sector privado pide que se sostenga ese apoyo
En un año durísimo para la economía global y local, el Gobierno asistió a las empresas, pero el sector privado pide que se sostenga ese apoyo

La banca pública en particular y el Gobierno en general buscaron asistir a las pymes en el contexto de fuerte crisis económica del país, aunque el sector privado considera que la ayuda pudo haber sido mayor y advirtió que el retiro de los principales planes de apoyo complicará la subsistencia de una buena parte del sector el año próximo.

En base a datos del Ministerio de Desarrollo Productivo, de los bancos Nación, Ciudad, Provincia y el BICE; de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Infobae elaboró un diagnóstico sobre la ayuda oficial a las pequeñas y medianas empresas y el feedback de los sectores involucrados.

En el caso del Banco Nación, el vehículo elegido para motorizar el crédito a las pyme fueron los Consejos Consultivos. A través de ellos, la entidad que preside Eduardo Hecker aprobó créditos por más de $9.000 millones. Más allá de estos consejos, desde marzo brindó asistencia financiera por $65.640 millones, de los cuales el 70% de destinó a las pequeñas y medianas empresas.

En el caso de los préstamos que se viabilizaron a través de los Consejos, fueron utilizados para inversión y capital de trabajo. La tasa de interés fue del 24% anual y el plazo de hasta 36 meses.

Además, otorgó asistencia para capital de trabajo y pago de nómina de MyPyme, para el sector Turismo y Cultura; para bienes de capital a grandes empresas, con tasas del 28% anual; para el agro, y diferentes opciones para el consumo (para la compra de motos, PC para docentes, electrodomésticos). La actual gestión buscó “reorientar la asistencia financiera para las pequeñas y medias empresas, que genera condiciones para ampliar la producción en todo el país; obviamente, sin dejar de lado las grandes empresas, pero apostando fuertemente a las pymes”, destacaron las fuentes.

Las líneas incluyen destinos para capital de trabajo y pago de nómina de MyPyme, para el sector Turismo y Cultura; para bienes de inversión a grandes empresas, con tasas del 28% anual; para el agro, y también para el consumo

De los $9.000 millones aprobados, el 39% de los créditos fueron requeridos por pyme industriales, en tanto el resto de las solicitudes se dividieron entre empresas del sector agropecuario, construcción, comercio y servicios. En términos geográficos, la provincia de Buenos Aires demandó el 72% de la asistencia otorgada, seguida por la provincia de Córdoba con 11 por ciento.

Eduardo Hecker, Guillermo Laje y Juan Cuatrommo, presidentes de los bancos Nación, Ciudad y Provincia de Buenos Aires, respectivamente
Eduardo Hecker, Guillermo Laje y Juan Cuatrommo, presidentes de los bancos Nación, Ciudad y Provincia de Buenos Aires, respectivamente

Por su parte, el Banco Ciudad que preside Guillermo Laje dispuso de líneas de financiamiento por más de $40.000 millones, a tasas promocionales y con plazos extendiéndose. “Junto con el gobierno de la Ciudad, se lanzó la línea para sectores afectados del territorio porteño con financiaciones de hasta 24 meses, una tasa de interés del 12% y la posibilidad de realizar la solicitud crediticia de forma íntegramente remota. Además de la oferta crediticia, flexibilizamos el pago de obligaciones, otorgando refinanciaciones con mayores plazos, e impulsamos promociones de cuotas (hasta 36) y descuentos (hasta 40%) en diversos rubros para morigerar el impacto sobre el consumo”, explicó Gastón Rossi, uno de los directores de la entidad.

Por su parte, el Banco Provincia concentró la asistencia especial a las Pymes durante este año a través del Programa Reactivación Pyme (RePyme), lanzado en enero como parte de arriBA Pymes, un plan integral del gobierno provincial.

Desde su inicio, el plan alcanzó un fondeo de $93.500 millones, del cual ya se otorgó el 71%; así, unas 10.300 Pymes accedieron a financiamiento por $66.285 millones, con tasas que rondan el 24% anual. La línea más demandada fue el descuento de cheques, que superó los $35.000 millones. El echeq, lanzado en agosto, hoy concentra la mayoría de las operaciones y ya supera el 33% del monto total descontado, según el banco presidido por Juan Cuattromo. También hubo préstamos para evolución y capital de trabajo registraron colocaciones por el orden de los 30 mil millones de pesos.

Según los datos relevados por Banco Provincia, el 46% de todos los créditos se otorgaron en el AMBA. Además, el 37% de las empresas asistidas pertenece al segmento agroindustrial, seguido por el comercio con el 27% y la industria y los servicios, que alcanzaron el 17% cada uno.

En tanto, el Banco de Intercambio y Comercio Exterior (BICE), “reorientó el financiamiento del banco a las pyme, ya que la gestión anterior estuvo concentrada en los PPP y en las empresas de mayor tamaño”, indicaron desde la entidad que preside José Ignacio De Mendiguren.

“El trabajo de este año puede dividirse en dos etapas. La primera se centró en socorrer a las mipymes ante el impacto inicial de la pandemia. Se lanzaron diversas líneas de capital de trabajo con foco en el pago de sueldos por un monto superior a los $4.000 millones. La cantidad de empresas asistidas de este segmento durante el 2020 creció 48% en comparación a 2019”, precisaron. Además, el área de fideicomisos del banco administró el fondo de $30.000 millones que “el Gobierno dispuso que el FOGAR garantice el abono de las nóminas salariales a través de todos los bancos del sistema financiero”.

A partir de la apertura gradual de la cuarentena, “los créditos se orientaron a la reactivación industrial a través de líneas con tasa bonificada por el Ministerio de Desarrollo Productivo”. En este caso, se dispuso de $2.000 millones para proyectos de inversión a 7 años de plazo y tasa fija máxima en pesos del 24% anual para los primeros 2 años, que incluyó un cupo de $400 millones para empresas conducidas por mujeres. También lanzó préstamos para internacionalización de mipymes con tasa del 4% anual en dólares para exportadores no frecuentes.

El Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Matías Kulfas ya ejecutó más de $100.000 este año en apoyo a las empresas del sector pyme (Maximiliano Luna)
El Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Matías Kulfas ya ejecutó más de $100.000 este año en apoyo a las empresas del sector pyme (Maximiliano Luna)

En paralelo, la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores (Sepyme) del Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Matías Kulfas ya ejecutó más de $100.000 este año en apoyo a las empresas del sector. Fuentes de la cartera recordaron que “en 2018, el presupuesto total fue de $3.800 millones y en 2019 fue de $3.500 millones”, sin pandemia.

El Fogar pasó a respaldar a 56.000 Pymes y a 550.000 monotributistas y autónomos, frente a 1.600 pymes apoyadas el año previo, sin pandemia

“El 87% del presupuesto ejecutado este año en la Sepyme, contando exclusivamente las transferencias a Fondep y Fogar ATP (tasa 0% y subsidiada), MiPyme 24% anual y al apoyo al sistema productivo nacional, créditos y Aportes No Reembolsables, estuvo destinado a contener los efectos económicos de la pandemia”, explicaron. Además, detallaron que “este año, el Fogar pasó a respaldar a 56.000 Pymes y a 550.000 monotributistas y autónomos, frente a 1.600 pymes apoyadas en 2019”. Por otro lado, destacaron que este año se lanzaron 21 líneas de financiamiento, que “suman $196.500 millones entre los montos ejecutados y comprometidos”.

La visión del sector privado:

El director del departamento Pyme de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Rodríguez, dijo a Infobae: “La situación de este año hay que dividirla en dos; en abril y mayo el panorama era muy oscuro porque no sabíamos cuándo terminaba esta pandemia”. “Pero la situación actual muestra que hay una recuperación de muchas empresas, aunque depende del sector; muchas siguen en un estado muy crítico”, aclaró.

La situación actual muestra que hay una recuperación de muchas empresas, aunque depende del sector; muchas siguen en un estado muy crítico (Miguel Rodríguez, UIA)

En este contexto, consideró que “la ayuda del gobierno fue fundamental para la subsistencia de muchas empresas; nunca es suficiente, pero varias firmas se salvaron con este apoyo y las perspectivas dependen de cada sector”.

Hay un 25%de las pyme que está en una situación muy mala y, sin el apoyo del estado que hubo este año, se le complicará, aunque tenga el Repro, porque son $9.000 por empleado, que es menos de la mitad de un sueldo básico”.

Del lado del sistema financiero, “el problema se generó por la falta de pago de los cheques, ya que se cortó la cadena de pagos. Fueron varios meses desastrosos de cobranza. Ahora el esquema de cheques no cobrados bajó mucho, aunque no está en una situación normal, es tolerable”, indicó.

La Union Industrial Argentina que preside Miguel Acevedo, preocupada por el retiro de los planes de apoyo a las pyme
La Union Industrial Argentina que preside Miguel Acevedo, preocupada por el retiro de los planes de apoyo a las pyme

En particular, consideró que las líneas lanzadas por el Gobierno resultaron efectivas en el área metropolitana, donde “las empresas pudieron llegar a las tasas del 24% anual que se anunciaron, pero en otras provincias no; en el interior era una lágrima, todo se diluyó”.

Hasta julio, los bancos cuando prestaban lo hacían a las empresas mejor calificadas, 1 y 2, pero a las 3 y 4 el crédito no les llegaba nunca. Hubo gente con cuentas de hace muchos años, que iban a pedir la tasa del 24 por ciento y no les respondían. Más aún, les bajaban los créditos que ya tenían. Esta situación mejoró en los últimos meses porque se acortaron los plazos de pago”. “Siempre faltó plata para capital de trabajo”, aclaró Rodríguez.

Hasta julio, los bancos cuando prestaban lo hacían a las empresas mejor calificadas, 1 y 2, pero a las 3 y 4 el crédito no les llegaba nunca

Acerca del panorama del sector privado, una vez que el programa ATP quede muy acotado –como anunció el Gobierno- “hay un tercio de las empresas que están muy complicadas y la van a pasar mal”. Hay gente que no arrancó todavía; algunas empresas murieron y otros siguen en terapia intensiva. Pero, a la vez, otras empresas están empezando a tomar personal. La construcción está mejorando pero comercio y servicios todavía no”, detalló el directivo de la UIA.

En tanto, el economista Matías Wilson de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CACyS), “la ayuda a las pyme que dio el gobierno en este tipo de eventos naturalmente es necesaria, aunque si se ve respecto de otros países, no está entre las más importantes, porque está claro que el país arrastra una gran restricción del financiamiento en los últimos años”.

Me preocupa más que no se estén dando las condiciones para volver a crecer (Matías Wilson, CACyS)

“Me preocupa más que no se estén dando las condiciones para volver a crecer. Cualquier pyme en un contexto de crecimiento, como cualquier otro sector, puede andar bien. El éxito de las políticas públicas en la pandemia es que los efectos transitorios no se conviertan en permanentes y, si se ven los números de crecimiento de 2021, estarán por debajo del 2019. Así que la clave es que país pueda recuperar, luego de una década de estancamiento, el sendero del crecimiento sustentable”, concluyó Wilson.

Seguí leyendo:

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS