En medio de las dudas cambiarias, cómo les fue este año a los que ahorraron por medio de plazo fijo en pesos

Factores que impulsaron los depósitos a interés. Las recomendaciones del mercado para el corto plazo frente al aumento de las restricciones cambiarias

En lo que va del año, un plazo fijo tradicional renovado en forma íntegra todos los meses pagó 22%, prácticamente lo mismo que la inflación
En lo que va del año, un plazo fijo tradicional renovado en forma íntegra todos los meses pagó 22%, prácticamente lo mismo que la inflación

Mientras las noticias y el mercado se concentran sobre los saltos del dólar, producto de las trabas cambiarias y la falta de alternativas de ahorro las colocaciones tradicionales a plazo fijo en bancos crecen a niveles récord. Es un verdadero boom de ahorro en pesos a tasa, que parece ir a contramano de la obsesión por dolarizarse y obtiene rendimientos que apenas pelean mano a mano con la inflación efectiva y pierden por varios cuerpos de ventaja contra cualquier alternativa dolarizada.

En septiembre los saldos de los depósitos plazos fijos crecieron 6% en el promedio del mes respecto de agosto y avanzaron 80% en un año. Descontada la inflación, en el último año se aumentaron 30% en términos reales.

Descontada la inflación, en el último año se aumentaron 30% en términos reales

En total, las imposiciones a plazo por parte del conjunto del sector privado cerraron septiembre en $2.215.855 millones, sumando las colocaciones tradicionales y las denominadas en UVA, luego de cinco meses consecutivos de crecimientos mensuales de entre el 5 y el 10 por ciento.

El stock de plazos fijos crece 80% interanual, un 30% real después de descontar la inflación
El stock de plazos fijos crece 80% interanual, un 30% real después de descontar la inflación

Para tomar una comparación, el stock de plazos fijos tradicionales más los constituidos en UVA caía 5% nominal a septiembre del año pasado, una baja que era aún mayor si se tiene en cuenta que la inflación interanual en ese momento marcaba 37,7%, y se estaba acelerando.

El crecimiento de las colocaciones a plazo se da a pesar de que la tasa de interés que pagan los depósitos tiene piso, y prácticamente techo, en el 30% anual que le fijó el Banco Central a las entidades financieras en mayo último. Muy por debajo de expectativas de inflación que están en el 51,2% para los próximos doce meses.

¿Por qué con tan poco incentivo sigue creciendo el plazo fijo? Según analistas, por dos motivos: 1) Por la gran cantidad de personas que no pudieron acceder a dólares por las trabas cambiarias, por el aumento del dinero transaccional -que si no se usa este mes se lo utilizará el siguiente-; y 2) por la gran presencia de empresas que no tienen acceso a la compra de divisas.

“El cepo influye, porque no hay dónde comprar dólares. Mucha gente no tiene dónde comprar dólares con alguien de confianza en el mercado informal”, dijo Guillermo Barbero de First Capital Markets.

Mucha gente no tiene dónde comprar dólares con alguien de confianza en el mercado informal (Guillermo Barbero)

“Además, muchos de los plazos fijos son hechos por instituciones que están impedidas de operar dólar. Empresas que no pueden ir a dólar, aparte mucho es de fondos comunes de inversión. En esta circunstancia hay mucho dinero transaccional, no sirve comprar dólares si vas a tener que venderlo dentro de un mes porque perdés plata en la diferencia entre compra y venta, ya no ganás. Si es plata del circuito productivo de la empresa, generalmente se queda en pesos”, agregó Barbero.

“Nadie ahorra en pesos si no está forzado, y un poco el exceso de emisión explica que puedan crecer los plazos fijos, las Leliq, los depósitos a la vista e incluso queden pesos para ir a presionar al dólar”, coincidió Matías Rajnerman de Ecolatina.

El titular del Banco Central, Miguel Pesce, puso un piso de 30% anual a la tasa de plazos fijos tradicionales desde mayo pasado
El titular del Banco Central, Miguel Pesce, puso un piso de 30% anual a la tasa de plazos fijos tradicionales desde mayo pasado

Según datos del BCRA, el 62% de los plazos fijos del sistema son de más de $1 millón. Una medida de depósito mayorista algo endeble frente al avance de la inflación, pero que indica que son tenencias en buena parte de empresas.

El resultado que obtuvieron esos ahorristas empata con la inflación acumulada en el año y apenas si le gana por dos puntos en el caso de los plazos fijos ajustados por UVA, mientras que pierde por varios cuerpos de distancia contra dólares que subieron 66% en su versión solidaria y hasta 112% en el mercado libre.

Según cálculos de Giselle Colasurdo, especialista en mercado de capitales y creadora del canal de Youtube “Aprendé a Invertir”, quien colocó un plazo fijo a fines de año y lo fue renovando mes a mes, tanto capital como intereses, obtuvo un rendimiento acumulado en el año del orden del 22 por ciento.

Quien, por su parte, optó por el plazo fijo UVA que ajusta por inflación consiguió un rendimiento algo mejor, de cerca del 24%. Tomando una inversión inicial de $100.000, son $21.961 y $24.396 de rendimiento, respectivamente.

Ese resultado compara con una inflación acumulada para los primeros nueve meses del año que llegó al 22% según el Índice de Precios al Consumidor de Ecolatina.

El 62% del stock de plazos fijos son de más de $ 1 millón. En el mercado entienden que buena parte corresponde a empresas que no acceden al mercado cambiario
El 62% del stock de plazos fijos son de más de $ 1 millón. En el mercado entienden que buena parte corresponde a empresas que no acceden al mercado cambiario

Se trata de un empate técnico con la inflación y una derrota en toda la línea contra las distintas versiones del dólar. El minorista, con impuesto solidario y retención a cuenta de Ganancias, avanza 66% en el año. El libre subió 112%. “Es el ahorro de a quien no le quedó otra, hay muchas personas que están acostumbradas a esa forma de ahorro y todos los meses van a buscar su renta”, dijo Colasurdo.

El dólar minorista, con impuesto solidario y retención a cuenta de Ganancias, avanza 66% en el año. El libre subió 112%.

“Es un rendimiento muy chico, araña a la inflación, y que estuvo muy influido por la cuarentena. En situaciones normales el plazo fijo UVA debería haber ganado más, pero la cuarentena hizo que muchos sectores cerraran y muchos aumentos no se concretaran”, agregó la especialista.

“Para lo que viene, que por lo que se ve en el mercado cambiario es muy probablemente más inestabilidad, como mínimo a quien no quiere o no puede pasarse a otros activos en el mercado de capitales yo recomendaría pasar de plazo fijo tradicional a UVA, porque los registros de inflación van a empezar a ser mayores y el plazo fijo UVA va a rendir más”, comentó.

“Hacia adelante soy muy pesimista porque la aceleración de los tipos de cambio paralelos puede terminar con un salto discreto del dólar y, aún si no pasa eso, la inflación se va a acelerar”, agregó Rajnerman.

Seguí leyendo:

El Gobierno confía en que las medidas adoptadas lograrán frenar el precio del dólar libre

El nuevo Ahora 12 y el impacto de la inflación: cuándo conviene pagar en efectivo y cuándo en cuotas

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS