Las peluquerías porteñas tienen listo el protocolo para reabrir el 29 y esperan que no haya marcha atrás

El gobierno de Rodríguez Larreta anunció la nueva fase de la cuarentena hasta el 28 de junio, no frenó el análisis de las condiciones a cumplir en el momento que se decida la reapertura de más locales de atención al público. Cerini y Cuggini hablaron con Infobae

El sector de peluqueros y peinadores se encuentra sin actividad desde el 20 de marzo cuando se decretó el aislamiento social, preventivo, y obligatorio (ASPO). Foto: Unión Peinadores Argentinos.
El sector de peluqueros y peinadores se encuentra sin actividad desde el 20 de marzo cuando se decretó el aislamiento social, preventivo, y obligatorio (ASPO). Foto: Unión Peinadores Argentinos.

Fabio Cuggini afirma que el Gobierno debe fijar un protocolo universal o, caso contrario, subsidiar a los trabajadores del sector si la cuarentena se extiende. También aseguró que junto a su colega Rubén Orlando han decidido manifestar sus reclamos a través de una marcha y no descartan sumarse a la protesta de los demás comercios convocada en el obelisco en los próximos días. Claudio Cerini, por su parte, tiene las expectativas puestas en la reunión que mantendrá la semana que viene con funcionarios de la Ciudad para ultimar detalles del protocolo y asegura que está listo para reabrir.

En el marco de una “cuarentena protocolizada”, que comenzó la semana pasada en la Ciudad, el Gabinete de ministros porteños avanza en la idea de implementar, en dos semanas, un esquema que posibilite el funcionamiento de las peluquerías, las que permanecen cerradas desde el 20 de marzo y reúnen a cerca de 15.000 trabajadores.

Al respecto, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dijo que están viendo “cómo funcionan las peluquerías en otras ciudades, porque el servicio de esos lugares supone una cercanía física más estrecha, por lo cual el cuidado debe ser mayor”.

El documento se trabaja con la Confederación Argentina de Peluqueros que presentó el protocolo en distintos distritos del país, algunos de los cuales ya permitieron la reapertura de ese rubro con una modalidad que contempla que los clientes reserven turno e ingresen a los locales con estrictas medidas previas de desinfección.

No obstante, el aumento paulatino de casos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) durante los últimos días pone en jaque esta posibilidad de habilitar a un rubro fuertemente afectado por la pandemia y que no tiene actividad desde hace casi tres meses, por su contacto de cercanía con el cliente, aunque ya fue habilitado en distintos puntos del país donde la circulación del COVID-19 es más baja.

Reaperturas parciales en el interior

Tal es el caso de las peluquerías de la ciudad de Santa Fe, que abrieron sus puertas el 12 de mayo en horario vespertino, cumpliendo con los protocolos sanitarios exigidos por el Ministerio de Trabajo de la provincia.

Similar es la situación de los peluqueros y estilistas de Mar del Plata, donde el intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro puso en marcha un “plan piloto” en el cual se permite desde comienzos de mayo la apertura de todos los comercios minoristas y peluquerías con las respectivas medidas de seguridad y salud en el marco de la cuarentena.

En Miami se habilitó la actividad con el uso de barbijo y guantes por parte del estilista
En Miami se habilitó la actividad con el uso de barbijo y guantes por parte del estilista

La Pampa también se convirtió en una de las provincias pioneras en el país con la apertura del comercio y peluquerías, la habilitación del trabajo doméstico y las profesiones liberales con horario reducido y un protocolo de funcionamiento.

Mientras que en Salta el Comité Operativo de Emergencias (COE) autorizó desde fines de abril a los peluqueros para retornar a la actividad y el gobierno de Jujuy habilitó también la reapertura de peluquerías, centros de belleza y estéticas, en todos los casos bajo un estricto protocolo diagramado por el gobierno del distrito y aprobado por la Jefatura de Gabinete de la Nación, anunciaron autoridades del Ministerio de Desarrollo Económico local.

<b>En las provincias donde se reabrieron los locales de peluquería y centros de belleza se aplica un estricto protocolo diagramado por el gobierno del distrito y aprobado por la Jefatura de Gabinete de la Nación</b>

El protocolo que se está aplicando en todos estos territorios es el que estableció la Confederación General de Peluqueros y Peinadores de la República Argentina.

Miguel Ligori, presidente de la entidad, dijo a Infobae que el mismo protocolo lo realizaron infectólogos que dieron las pautas de cómo trabajar. “Considerando la flexibilización de la cuarentena le hemos enviado la propuesta al Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y al gobernador de Buenos Aires Axel Kicillof”, destacó.

“Nosotros sabemos que están trabajando en este protocolo para abrir las peluquerías, que es el mismo que se aprobó para las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza, Formosa, Jujuy y Salta. Falta que los gobiernos de la Ciudad y de la provincia de Buenos Aires lo aprueben para poder abrir, pero parece que los casos con COVID-19 están aumentando y no sé qué va a pasar”, dijo Ligori.

El protocolo diseñado por la Confederación General de Peluqueros plantea la necesidad de trabajar con agenda cerrada. Es decir, con turnos separados que permitan higienizar y desinfectar el lugar y los elementos de trabajo entre cliente y cliente.

<b>El protocolo diseñado por la Confederación General de Peluqueros plantea la necesidad de trabajar con agenda cerrada. Es decir, con turnos separados que permitan higienizar y desinfectar el lugar y los elementos de trabajo entre cliente y cliente</b>

Entre los puntos más destacados en el protocolo aprobado figuran:

1. Solicitar al cliente que se abstenga de pedir turno si manifiesta algún síntoma o estuvo en contacto con una persona que tuviese COVID-19;

2. Esterilizar inmediatamente luego de su uso los instrumentos de trabajo como peines, cepillos, toallas, navajas y tijeras;

3. Utilizar barbijo o tapaboca, guantes y delantal;

4. No admitir el ingreso del cliente si no cuenta con al menos el barbijo o tapabocas obligatorio;

5. No utilizar alhajas, maquillajes ni esmalte de uñas;

6. Disponer de elementos para la higiene y prevención propia y de los clientes en todo momento;

7. Ventilar permanentemente los espacios;

8. Quitar las revistas, diarios debido a que constituyen focos directos de infección e imprimir; y

9. Fijar una copia del protocolo visible en los establecimientos.

Protocolo y algo más

La idea del gobierno porteño de flexibilizar la cuarentena para los peluqueros y estilistas trajo aparejada una fuerte controversia que atraviesa el sector. El peluquero Fabio Cuggini dialogó con Infobae y sostuvo que la Confederación Argentina de Peluqueros no es representativa del sector y que el protocolo no es posible de aplicar para todos.

En ese contexto, consideró: “El Gobierno Nacional debería proponer un protocolo universal o de lo contrario, establecer un cuarentena estricta hasta agosto y que les otorguen un subsidio a todos los trabajadores privados”.

Para el peluquero Fabio Cuggini, el Gobierno debe girar un subsidio a todos los trabajadores privados y sostener la cuarentena estricta “hasta agosto o hasta septiembre”
Para el peluquero Fabio Cuggini, el Gobierno debe girar un subsidio a todos los trabajadores privados y sostener la cuarentena estricta “hasta agosto o hasta septiembre”

“Primero en nuestro rubro no hay nadie que nos represente. No tenemos ni sindicato y las federaciones y cámaras no existen porque no son representativas”, arremetió Cuggini. Con respecto a los protocolos, afirmó el estilista que requieren insumos que muchos peluqueros, aunque se exceptuó, no pueden pagar.

Yo puedo comprar un termómetro que sale $19.000 pero hay gente que no tiene para comprar ni el alcohol en gel. Entonces lo que propongo es que el protocolo lo tiene que poner el Estado. Tiene que ser un protocolo universal en el que nos aseguren que con un trapo de piso, no con la alfombra mágica que puedo poner yo, con un trapo de piso con lavandina, un barbijo protector, el alcohol en gel, la gente puede volver a trabajar”, planteó Cuggini.

Para el peluquero, el Gobierno debe girar un subsidio a todos los trabajadores privados y sostener la cuarentena estricta “hasta agosto o hasta septiembre”.

Si una familia tiene dos chicos le tienen que dar $80.000, que nos sostengan y nos quedamos en casa. Y si no está el Estado presente, que nos ofrezcan una manera de poder trabajar dándonos la seguridad de que no nos vamos a contagiar. Porque nos tienen que proteger a todos. Nos tienen que dar un protocolo universal mínimo e indispensable para que la gente pueda trabajar”, manifestó. Al tiempo que advirtió que muchos colegas ya están cortando el pelo a domicilio con los riesgos que eso implica.

<b>En nuestro rubro no hay nadie que nos represente. No tenemos ni sindicato y las federaciones y cámaras no existen porque no son representativas (Fabio Cuggini)</b>

En ese marco, afirmó que la solución no la tiene que traer el sector sino el Estado. Y agregó que decidió hacer una marcha junto a su colega Rubén Orlando para dar cuenta de la situación de desprotección del sector.

“Tenemos una fecha pero estamos viendo de sumarnos a la de los comercios que se va a llevar a cabo en una semana en el obelisco. Necesitamos que sea masiva la protesta, porque acá hay oídos sordos y no vemos un horizonte claro. Las peluquerías son una bomba que está a punto de estallar. Hablar y dar mensajes con la panza llena es complicado para el que no la tiene”, concluyó.

Por su parte, el estilista Claudio Cerini, que anunció en las redes sociales la reapertura de sus salones a partir del 29 de junio, dijo que la semana entrante junto a su equipo se estará reuniendo con el ministro de Salud de AMBA, Fernán Quirós, y el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, para unificar los criterios de protocolo y así tomar las últimas decisiones para poder reabrir luego de más de 90 días sin actividad.

El estilista Claudio Cerini junto a una modelo en pleno cambio de look
El estilista Claudio Cerini junto a una modelo en pleno cambio de look

“En base a lo que suceda en esa reunión definiremos. Yo tengo preparado termómetros, barbijos. Quiero ver si los acrílicos que van sobre las mesas de las manicuras y sobre la recepción son necesarios”, señaló.

El estilista dijo que uno de los cambios que ya realizó en sus salones fue el de la distancia social entre silla y silla para respetar el metro y medio de distancia, al igual que el sector de piletas para el momento del lavado del cabello. “En cuanto a los lugares de espera, quitaremos ese sector de convocatoria, donde había mucha gente para que solamente pasen a ser de a uno”, puntualizó Cerini.

Contó que al finalizar la reunión con el Gobierno, realizará un video institucional para mostrarle a las clientas cómo será la nueva normalidad de sus salones que en un futuro vayan a sus peluquerías, desde el ingreso hasta el egreso.

Preparados estamos todos. Necesitamos validarlo para que sea oficial, para estar cubiertos ante cualquier situación incómoda que se contagie alguien o no. No he tenido de mis buenas repercusiones de mis colegas, pero no voy abrir sin la validación de un protocolo que nos cuide y nos proteja ante cualquier situación de contagio”, finalizó Cerini.

Seguí leyendo:

Información provista porInvertir Online