Con la deuda como telón de fondo, los inversores locales comenzaron a tomar cobertura en dólares

El reloj de la renegociacion, tras la negativa del Gobierno a pagar los bonos Globales, comenzó a correr. Bonos en caída y una luz de esperanza para un acuerdo por la intervención del FMI

Recinto de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Argentina. Foto de archico 10 sep 2018. REUTERS/Marcos Brindicci
Recinto de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Argentina. Foto de archico 10 sep 2018. REUTERS/Marcos Brindicci

Comenzó el tiempo de descuento. La Argentina no pagó el vencimiento de bonos Globales por USD 504 millones y a partir de ese momento corre el reloj. Si en treinta días no arregla con los acreedores que tienen bonos de la deuda con ley extranjera, el país entra oficialmente en default y la economía en un futuro incierto.

Por lo pronto, los inversores locales, que esperaban alguna modificación en la postura argentina, comenzaron a cubrirse en dólares y llevaron la divisa en el mercado libre a $110, lo que significa que las dudas llegaron hasta los pequeños y medianos ahorristas.

Las manos más grandes acudieron al mercado contado con liquidación para depositar los dólares en el exterior, lo que lo hizo subir $1,55 (1,4%) a $111,10. El dólar Bolsa o MEP, aumentó 75 centavos (0,70%) a $ 109,18.

Pero el movimiento de cautela tuvo como contrapartida los bonos que tuvieron pérdidas que lo llevaron al punto de partida, al nivel que tenían la semana pasada, después que se anunció el default de la deuda en dólares con legislación local.

Fuente: Rava Online.
Fuente: Rava Online.

El Bonar 2020, cedió 0,80% y tiene una paridad de 27%. El Bonar 2024, el otro título significativo entre los de legislación local, bajó 2,73%.

En cambio, los bonos que tienen ley extranjera de largo plazo e inciden de manera decisiva en la medición del riesgo país, tuvieron caídas más significativas. El Discount bajó 3,23% y el Par, 4,24%.

Por eso el riesgo país subió 185 unidades a 3.844 puntos básicos y se acerca a perforar el techo de los 4.000 puntos.

Pero no hay que culpar solo a la negociación de la deuda, que no está terminada y la propuesta local puede ser mejorada, sino a lo que sucede en el exterior. La caída del petróleo, arrastró a la soja que tiene un precio neto -deducida las retenciones, similar al trigo- que complica la venta al exterior porque los costos no cubren los valores de USD 305 por tonelada, a los que hay que restarle 33% de retenciones. Le guste o no al Gobierno, la realidad indica que los insumos al agro se cotizan por los dólares alternativos porque el dólar mayorista, que está levemente por arriba de $66, no se consigue. El Gobierno es reacio a venderlo por las escasas reservas disponibles.

De esta manera, entre la baja de la soja y del petróleo, el país se ha quedado sin las principales fuentes de ingresos de divisas. La crisis de la industria petrolera está entre las más graves de la historia.

La caída internacional de la soja, deberá hacer rever al gobierno el ínfimo ajuste diario del dólar mayorista de 0,2%. La divisa subió el miércoles 14 centavos a $ 66,23 mientras la soja descendió a 9% en dólares en lo que va del mes, el tipo de cambio para la exportación lleva acumulado 2,63% de alza. Con esta paridad, todo es pérdida para el agro.

Pero hay un factor que puede jugar como el Séptimo de Caballería: el FMI. El Fondo Monetario Internacional puede ser clave en lograr el acuerdo acercando posiciones y con algún aval. Y ayer decidió su intervención decisiva.

Por otra parte, los acreedores no pueden presionar mucho porque el derrumbe de la economía mundial es una posibilidad tan cierta como la del default de la Argentina. Por caso, después de las fuertes subas del miércoles de Wall Street, los futuros para la rueda del jueves estaban operando en baja.

Solo subía el petróleo que partía de un piso que parecía un subsuelo de 11,50 centavos y había logrado subir a USD 14 por barril en el post cierre. Hace un mes, cuando un banco pronosticó el crudo a USD 20 por barril, muchos creyeron que exageraba. Hoy el petróleo a fin de junio cotiza a USD 13,96.

Fuente: Rava Online.
Fuente: Rava Online.

La Bolsa local, acompañó al mundo. El S&P Merval, el índice de las líderes, aumentó 1,05%, pero es una ilusión óptica porque la ayudó la suba de YPF de 3,49% que es el papel de más alta ponderación en la confección del índice. La otra gran alza correspondió al Grupo Financiero Valores (+5,93%).

Los ADR’s argentinos -certificados de tenencias de acciones que cotizan en Wall Street- tuvieron un cierre mixto. Los inversores se volcaron por los ADR’s que permiten hacer operaciones de contado con liquidación e ignoraron los demás. Por eso eligieron IRSA Propiedades Comerciales (+8,24%) que en la rueda anterior había tenido una fuerte caída. Otro papel preferido fue Corporación América (5,13%). En el grupo de elegidos no faltó MercadoLibre (+4,83%).

Para hoy se espera tensión en el mercado cambiario porque los bonos no son una alternativa de cobertura. La aparición del FMI, tal vez pueda dar vuelta la tendencia negativa de los títulos públicos. Cuando se acude al organismo internacional es porque hay intenciones de evitar el default a cualquier precio.

Seguí leyendo:


Información provista porInvertir Online