En el exterior toman nota de los altos rendimientos que ofrecen los bonos argentinos. (AP)
En el exterior toman nota de los altos rendimientos que ofrecen los bonos argentinos. (AP)

En los últimos días se acumularon noticias favorables para darle un sesgo positivo a los precios de acciones y bonos de la Argentina, que este lunes, inicio del segundo semestre del año, tuvo un plus con las repercusiones del acuerdo Mercosur-Unión Europea y la Cumbre del G20, celebrada en Osaka, Japón.

Las principales bolsas internacionales exhibían ganancias promedio de 1%, después de la histórica visita del presidente de los EEUU, Donald Trump, a Corea del Norte, donde se entrevistó con el mandatario de ese país comunista, Kim Jong-un.

Trump también mantuvo en el marco del G20 una trascendente reunión con el primer ministro chino, Xi Jinping –a quien aseguró que no impondrá nuevos aranceles a importaciones chinas- y un encuentro de más de una hora con su par de Rusia, Vladimir Putin.

Para Argentina en particular, el empuje económico, pero también político para el oficialismo, que implica el acuerdo de libre comercio Mercosur-Unión Europea, volvió a aportar un necesario fundamento alcista para los títulos públicos argentinos que se operan en el exterior.

La distensión financiera global produce una suba para las acciones en Wall Street y una caída del precio de los bonos, disparadas órdenes de venta de este activo de refugio inversor. Por esa razón, las tasas de retorno de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años suben a 2,03 por ciento.

El Riesgo País para Argentina cayó por la mañana un contundente 3,6%, hasta los 805 puntos básicos, pues una suba de la tasa de los Treasuries y una caída de las tasas de los bonos argentinos negociados en Nueva York –por una mayor demanda de éstos y la suba de sus cotizaciones- disminuye la brecha de rendimientos que mide este indicador de JP Morgan.

Al mediodía se reacomodó en 811 enteros y recortó la baja diaria a 2,9 por ciento.

El Riesgo País cae 20,1% en el último mes, después de haber alcanzado el pasado 3 de junio los 1.015 puntos básicos, un máximo intradiario desde el 5 de febrero de 2014. De esta forma, regresa a niveles del pasado 16 de abril, y cerca de los 817 puntos con los que comenzó el 2019.

Para Portfolio Personal Inversiones, "la combinación del 'efecto Pichetto', la baja de la inflación, el mayor superávit primario y el menor déficit de cuenta corriente, llevaron a una fuerte mejora en la percepción de Riesgo Argentina y, con menor incertidumbre, bajaron a la par dólar y la tasa de LELIQ".

El Riesgo País argentino se acercó a los 800 puntos básicos que alcanzaba a fines de 2018

La consultora observó que "el Gobierno avanzó con definiciones políticas muy relevantes que pueden resumirse en la ampliación de la base electoral y mayor activismo futuro en las cámaras legislativas, con la incorporación de (el peronista Miguel) Pichetto a la fórmula presidencial", que permite "vislumbrar mayor gobernabilidad para encarar reformas estructurales", en caso de obtener la reelección Mauricio Macri.

Desde Research for Traders identificaron múltiples factores que contribuyeron al alza de precio de los bonos argentinos y el desplome del Riesgo País: "la estabilidad del tipo de cambio, un mejor clima externo ante positivas novedades sobre las negociaciones comerciales entre EEUU y China, elevadas expectativas acerca de una baja en las tasas de interés de la Fed Funds, el reciente acuerdo comercial entre el Mercosur y la UE y encuestas privadas positivas para el Gobierno", a cuatro meses de las elecciones presidenciales.

Ecolatina advirtió, de todos modos, que "acceder al financiamiento externo" con un Riesgo País todavía alto "pareciera muy lejano" , más aún si se tiene en cuenta que "ya recurrimos al FMI y no fue suficiente para restablecer la confianza de los inversores".

"Mientras tanto, sin margen de maniobra por el lado del resultado primario ni por el costado financiero, se deberán buscar políticas que permitan que la economía real se recupere y crezca", añadió Ecolatina.

En el mismo sentido, la tasa de retorno que el Tesoro argentino debe convalidar para renovar los vencimientos de Letras está creciendo a un rango del 7,5% en dólares para una colocación con vencimiento a principios de 2020. "Esta alerta en los niveles de tasas que empieza a exigir el mercado para renovar, en línea con el elevado nivel de Riesgo País, parece ser una constante y será cada vez más compleja a medida que avance el segundo semestre", subrayó un informe de CEPA (Centro de Economía Política de Argentina).

SEGUÍ LEYENDO: