Sin pelos en la lengua -como es su costumbre-, el ex presidente del Banco Nación y economista de Cambiemos, Carlos Melconian, planteó un panorama económico complejo para el 2019, año en que la Argentina renovará autoridades.

Según explicó, el gran desafío que tendrá la próxima administración será retomar el crecimiento "no con planillas de Excel, sino con fundamentos". En esa línea, aseguró que haber subestimado la herencia, la mala praxis y el alto nivel de expectativas generadas fueron los principales factores que terminaron provocando "desilusión" en los votantes de Cambiemos.

"Tengamos cuidado porque entramos de nuevo en un año electoral. Debemos tener cuidado con cómo se le van a vender expectativas a la gente. Tenemos la enorme posibilidad de decirle a la gente cuál es el punto de partida del 10 de diciembre de 2019 y decirles qué es posible y qué no", analizó Melconian en diálogo con radio Mitre.

Con un enfoque más político que económico, Melconian pronosticó un escenario complejo para el 2019, con "una mezcla rara", al que se llegará con un escenario económico modesto, "sin nada que ofrecer" y un rechazo generalizado al "populismo".

"La Argentina está entrando en un escenario con gran incertidumbre, por la cuestión de la economía y por quién está al frente: la amenaza populista. Esa confusión en el votante puede continuar", aseguró.

Melconian sonó como posible reemplazante de Nicolás Dujovne en el Ministerio de Hacienda tras la crisis provocada por la devaluación. Finalmente, las diferencias de criterio sobre la conformación del equipo terminaron postergando su arribo al Poder Ejecutivo. Pese a su estilo franco y directo, que muchas veces no agrada a Cambiemos, el ex presidente del Banco Nación continúa siendo un hombre de consulta del presidente Mauricio Macri y de grandes ejecutivos y empresas de la Argentina, por eso su palabra genera un fuerte interés.