El Banco Central deberá esperar al menos más de tres años para lograr una tasa de inflación de un dígito anual (NA)
El Banco Central deberá esperar al menos más de tres años para lograr una tasa de inflación de un dígito anual (NA)

Las grandes consultoras le presentaron al Banco Central sus proyecciones para lo que queda del año, en las que en promedio estiman una inflación anual de 31,8%. La cifra los ubica 4,8 puntos porcentuales por arriba del 27% que se usa como objetivo oficial en el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras (MPEF) que guía el programa económico del Gobierno.

En el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de junio, donde la expectativa inflacionaria era del 30%, el salto inflacionario del mes que resultó en la cifra más alta del año (3,7%) presenta un cuadro tendiendo a la baja para lo que queda del 2018, como comunicaron en el REM anterior. En el mismo, las consultoras esperaban que el impacto devaluatorio en precios se viera más directamente en el corto plazo, con la caída en actividad y consumo licuando el efecto durante la segunda mitad del año.

Además, esperan que para fin de año el PBI caiga un 0,3%. Esa proyección es 0,8 puntos porcentuales por debajo de lo esperado en el informe de junio y es la primera vez en lo que va del año que se proyecta una caída en el crecimiento.

El descenso en expectativas para el producto bruto de la economía se debe a que los analistas privados recalcularon sus proyecciones respecto de la contracción económica para el segundo trimestre, el cual ahora estiman reflejara una caída del 3,3% respecto del período anterior.

También esperan que ese efecto contractivo se disipe en la segunda mitad del año. De cara al tercer trimestre, las consultoras esperan que la caída en la economía sea de 0,6%, mientras que para el último cuarto del año ya vislumbran el final de la tormenta, proyectando un aumento del PBI trimestral en el orden del 0,1 por ciento.

Acuerdo con el FMI

El dato de 31,8% no es menor. Está muy cerca de chocarse con el límite superior de la banda exterior de inflación de 32% comprendida en el MPEF que fue enviado al Fondo Monetario Internacional para el otorgamiento del crédito stand by de USD 50.000 millones. Ya de por sí se encuentra muy adentro de la banda, con la cual un equipo de representantes del área económica del Gobierno deberá presentar una consulta con el equipo técnico del FMI.

Pero en caso de llegar al 32%, o superarlo, la consulta debe ser con la Junta Ejecutiva del Fondo, que está empoderada para reconsiderar desembolsos futuros del crédito stand by.

En lo inmediato, la expectativa del sector privado es que el aumento de precios en julio sea del orden de 2,8%, lo cual presenta una desaceleración notable del dato real de junio. Esa tendencia se consolidaría en los meses restantes.

Seguí leyendo: