El presidente Mauricio Macri hizo anuncios no gratos para muchos en el Salón Blanco de la Casa Rosada (Télam)
El presidente Mauricio Macri hizo anuncios no gratos para muchos en el Salón Blanco de la Casa Rosada (Télam)

Preocupado el presidente Mauricio Macri por la lentitud de la baja del déficit fiscal y el exceso de gastos sobre los recursos totales en el equivalente a más de tres meses, que exige cubrir el bache con el uso creciente del crédito interno y externo, a su regreso de su gira europea en busca de inversiones y conquista de mercado anunció un modesto plan de ahorro presupuestario.

Se trata, inicialmente, de la poda de uno de cada cuatro de los 4.000 puestos "políticos" en la administración pública nacional. El Presidente dijo que con eso se ahorrarán unos $1.500 millones por año, de quienes ostentan un salario promedio bruto mensual, sin adicionales, de poco más de 115.000 pesos.

El ahorro total con la poda de cargos políticos y el congelamiento de salarios en esa franja se estima que representará menos del 0,3% del déficit presupuestario total, calculado en unos $679.000 millones

Pero además anunció el Presidente que este año ese grupo de funcionarios políticos, cuyos ingresos se ubican entre tres y ocho veces el promedio de los asalariados registrados en la actividad privada, no recibirán aumentos de sus sueldos.

Semejante congelamiento implica, si se asume que el piso de las negociaciones de ajustes de salarios en paritarias se ubicará en el 15% de meta de inflación, que con esa medida el Presidente aspira a sumar otro ahorro de unos $650 millones; los cuales sumados a los $1.500 millones, por recorte de cargos, significarán un ahorro este año de poco más de $2.100 millones que no estaban contemplados en el Presupuesto.

Cabe  notar que los puestos de máxima jerarquía en el Poder Ejecutivo Nacional suman, según el organigrama del "mapa del Estado", por parte de los 20 ministerios y la Jefatura de Gabinete de Ministros, 516, distribuidos en 84 secretarías; 198 subsecretarías  y 213 direcciones nacionales y presidentes de empresas públicas y de entes del sector público no financiero.

Si bien sobre un déficit global estimado en $679.000 millones, menos del 0,3%, constituye una señal de inicio de un camino fino que se prevé acompañar con incentivos y penalizaciones por faltas al trabajo injustificadas.

LEA MÁS:

Menos ocupados en la administración central

Si bien el sector público en su  conjunto ha sido el sector  más dinámico en la creación de empleos en la era Cambiemos, con poco más de 3,1 millones de asalariados y un aumento de 53.490 empleos, 1,7%; en el caso particular de la administración pública nacional, por el contrario, se registraron sendas disminuciones del 5,6% en el Poder Ejecutivo Nacional, 21.207 puestos, a 359.935; y de 1,6% en entes del sector público no financiero, 377 casos, a 22.510; y creció en la franja de empresas y sociedades del Estado, excluidas Correo Argentino y Aysa, 6,1%, 1.799 posiciones, a 31.388 personas.

Desde diciembre de 2015 el empleo en el sector público total creció 1,7%, unos 53.490 puestos, a poco más de 3,1 millones de asalariados; pero en la administración central, la nómina del Poder Ejecutivo Nacional se contrajo 4,6%, en 19.785 personas, a 413.833 puestos

De ahí que en el total el Gobierno de Cambiemos acumula un recorte neto de la nómina en 19.785 personas, un 4,6%; a 413.833 puestos. La mayor parte de ese recorte tuvo lugar en el primer trimestre de 2017 cuando concretó la transferencia de 18.000 agentes de la Policía Federal al ámbito de la Policía Metropolitana de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El nivel más alto de la serie en la administración pública nacional se registró en el primer trimestre de 2016, con 437.872 personas.