La politóloga Gloria Álvarez es una de las más autoras más críticas del populismo en América Latina.
La politóloga Gloria Álvarez es una de las más autoras más críticas del populismo en América Latina.

¿Qué es ser progre en la Argentina? Y para ir más allá de las fronteras, ¿qué es ser progre en América Latina? El enigma que genera esa abreviatura de seis letras hace que se busquen categorías -cual compartimentos estancos- para definir a los que se autodenominan progresistas, reconocerlos e incluso intentar clasificarlos. En momentos, el mayor riesgo es caer en la simplificación.

Para evitar el mar de ideas preconcebidas sobre los nuevos progres, la politóloga Gloria Álvarez busca definirlos con humor, pero con ejemplos concretos de la realidad política y económica, desde su libro Cómo hablar con un progre (Editorial Ariel, 2017). El objetivo ante todo es reconocerlo para entablar un diálogo.

"Por qué, en lugar de mejorar, la socialdemocracia incrementa la pobreza", se pregunta Álvarez desde la tapa de su publicación, quien es conocida por un fuerte discurso contra el populismo en la región. A continuación, Infobae recogió las 1o claves más importantes a la hora de hablar con un progre, desde una definición bien cruda de esta ideología:

1. Ya en las primeras páginas, Álvarez busca dejar marcada una característica clave de lo que Tom Wolfe le ponía el sello de "radical chic" en la década del 70 y en la Argentina se simplifica como "hippie con Osde": la inchoerencia. "Para ellos conducir un coche último modelo de gran cilindrada es compatible con hacer del ecologismo una causa, con defender las muy dudosas democracias venezolanas, rusas, ecuatorianas o iraníes, con defender derechos de las mujeres u homosexuales, con abogar por el laicismo mientras se defiende la religión islámica y al tiempo se ataca a judíos y a católicos".

Denominar al grupo terrorista ETA como un movimiento de liberación o la justificación de los ataques de Hamas a Israel son los ejemplos concretos en la realidad sobre esta primera característica. Para Álvarez, "ningún progre ha salido del pueblo y son todos hijos de la burguesía acaudalada".

2. "A los progres hay que ponerlos en jaque como hacía Sócrates, cuestionándolos y llevándolos a un lugar que nunca han visitado: aquel en el que confrontan las últimas consecuencias de sus postulados".

La politóloga asegura que no se puede convencer a un "progre" de su contradicción, pero sí llevarlos a "lo absurdo de sus planteaientos". Y agregó con humor punzante: "El tiempo, las experiencias de la vida, viajar y en los casos menos graves, leer y conseguir un criterio propio, harán lo que nosotros ahora no podemos hacer".

3. "Hay que tener claro una cosa, el progre no razona, solo ve extremos, y mantener una conversación sensata es una pérdida absurda de tiempo y energía. Es más provechoso llevarlo a su propia contradicción".

La actualidad política se instala una vez más en las páginas del libro. "Nunca oirá a un progre sacare sus pancartas a la calle cuando se producen violaciones de los derechos humanos en Venezuela (…). Sus pancartas solo sirven para protestar si, por ejemplo, gana Trump (…). Parece que ninguno ha emigrado aún, y tampoco lo querían hacer a sus países amigos, como Colombia, Cuba, Venezuela o Bolivia".

4. Pacifista, ecologista, feminista son características del progresista "por definición", continúa la autora, quien se define como libertaria al unir en su ideología el libre mercado de los republicanos con las libertades civiles que abrazan los demócratas. "Bajo la pretensión de la paz, el progre tiene un odio visceral hacia todo lo que tenga una mínima relación con Estados Unidos (excepto por las bandas de música, las zapatillas All Star, la tecnología Apple, los viajes a Miami y las películas)".

"No son muchas las personas que conozcan en detalle información relativa al cambio climático, la peligrosidad de las emisiones o el estado real del medio ambiente. El progre ecologista ha encontrado en ese vacío de conocimiento un espacio perfecto para que su mensaje se asiente, crezca y se reproduzca".

5. "Por definición, el progre no cede en sus planteamientos porque considera que son los únicos que valen y es evidente que si una de las partes que se sienta a negociar no cede en sus posturas, el consenso pasa a convertirse en una verdadera utopía".

La politóloga guatemalteca enfatiza -una y otra vez- la falta de tolerancia en su manual sobre el progre. "Siempre tiene razón", dice. Y continúa: "A menos que la totalidad de tu discurso coincida con el suyo, te va a encasillar siempre como enemigo total". ¿Cuál es el ejemplo en este caso? "El pensamiento progre puede rechazar toda acción militar en la que participen los EEUU, Europa o la OTAN, y sin embargo, tolera cualquier tipo de violencia o represión si procede de regímenes afines como puede ser Cuba o Venezuela".

6. Desde el título, el libro busca responder a la pregunta de cómo hablar con un progresista, pero la autora asegura que "el progre no entiende el diálogo como una conversación alternativa para la exposición de ideas u opiniones, sino como propaganda de su ideología (…). La única intención de un progre cuando participa en un debate es tener razón e imponerla a los demás. El progre emite juicios de valor que no admiten discusión y deben ser aceptados".

Los eslóganes y las frases hechas entran en carrera, como así la repetición constante de una frase o idea más allá de su veracidad. Desde la justicia social y el rol del Estado hasta las elecciones, el discurso se destaca por la falta de una escala de grises y un pensamiento basado en el "o es blanco o es negro" como una visión maniquea del mundo. "El progre quiere, por encima de todo, que su ideología se convierta en cuestión de fe".

7. La discusión sobre el rol del Estado y el gasto público salta a la luz en el capítulo "El Estado del Bienestar: la tierra pro(gre)metida". Con bases en el modelo sueco como ejemplo de lo que está bien, Álvarez asegura que los progres creen en un "modelo intervencionista e intensivo del gasto público", un modelo que "en situaciones de bonanza es lesivo a la libertad y el bolsillo, y en momentos de crisis conduce al colapso económico y a la pobreza".

En este capítulo en específico, hay una crítica directa a la forma en que -según Álvarez- el progre manifiesta su riqueza. "Si un progre tiene dinero, puede optar por paraísos fiscales o complejos productos de inversión para evitar que los ricos -que no son ellos- se lo apropien, pero su acción nunca se verá sometida a la consideración pública porque al fin y al cabo lo suyo es suyo".

8. La economía (y su concepción) es otro de los capítulos en los que se detiene el libro Cómo hablar con un progre. Y una vez más, la presencia del Estado entra en discusión. "El progre estima, sin calculadora eso sí, que subiendo los impuestos a los ricos y combatiendo el fraude fiscal de las personas más adineradas el Estado dispondría de recursos suficientes para abonar un sueldo a todos los ciudadanos".

Con todo, la politóloga plantea que el progre propone un aumento del gasto público para combatir el desempleo. "Agigantar la Administración normalmente supone para un Estado un efecto nocivo a medio y largo plazo. Duplicidad de competencias, excesiva burocracia o falta de efectividad para resolver los problemas de los ciudadanos", detalla.

 9. El libro no plantea a fondo una forma de hablar con el progre porque, desde quien escribe las líneas, no cree que puedan entablar un diálogo con intercambio de ideas. Al final, la solución que plantea Álvarez pasa por subirse a un avión y viajar. “El progre sólo dejará de ser progre por sí mismo, cuando la experiencia y la realidad entren de bruces por su cabeza”.
“Yo invito a todos los progres a a que le pidan a su agencia de ayuda internacional preferida que lo próximo que les pague sea un billete de avión a Caracas, Venezuela, o a Cienfuegos, Cuba”.
10. En última instancia, la publicación define más que nada en reconocer al progre, pero no en hablar con él o ella, ellos o ellas. “El progre no dialoga, manipula y confunde, que son cosas bien diferentes. No se puede mantener un diálogo, menos aún constructivo, con alguien que lleva la negación por argumento y que jamás será capaz de cambiar de opinión. Los hechos, los datos y las pruebas sobran en una conversación con un progre”.