Pablo Migliore, sin filtro: sus días en prisión, la pelea con Bottinelli y el dardo a Otamendi por su fanatismo por River

El ex arquero repasó los momentos más duros de su vida. El combate con su ex compañero en el vestuario y su pasado en la cárcel fueron los momentos más destacados. Las imágenes


Hoy está tranquilo. Alejado del fútbol y comprometido con el boxeo. Toma sus mates y repasa su historia con una naturalidad sorprendente. Así se encuentra Pablo Migliore, el ex arquero de Boca que atravesó su peor momento cuando defendía la camiseta de San Lorenzo.

En diálogo con 90 Minutos, el Loco recordó uno de los episodios más dolorosos que atravesó en el pasado. En 2013, luego de un encuentro entre el Ciclón y Newell’s, efectivos de la policía lo detuvieron dentro del estadio sin brindarle demasiadas explicaciones. “Se confundieron, porque estaban buscando a Juan Pablo Migliore y yo les decía que no era esa persona”, aseguró entre risas en la extensa entrevista que brindó en la señal de deportes Fox Sports.

“Hicieron un escándalo que no sirvió para nada. Estuve preso como dos meses. Fue como esta cuarentena, sin tecnología, en una piecita de dos por dos”, continuó con una cuota de humor. “Hicieron una causa mediática, porque dijeron que yo supuestamente estaba encubriendo a alguien que estaba prófugo. Le presté el teléfono a un amigo y se pudrió todo”, continuó.

Las primeras 48 horas fueron las peores. “Estaba con las canilleras puestas, porque todavía tenía la ropa del partido. Me rompían los huevos los del servicio penitenciario, porque me pedían fotos y videos para sus amigos y yo les decía que estaba preso. Que paren un poco porque no estaba de vacaciones”, siguió el ex arquero, quien terminó la relación con las personas que lo perjudicaron.


También con la camiseta del Cuervo atravesó un violento enfrentamiento con Jonathan Bottinelli, el ex central que por esos días compartía el vestuario. “Después de un partido con Arsenal, Botti le hizo una seña a la hinchada de San Lorenzo y al otro día lo fueron a buscar. En esos días era tierra de nadie el club”, explicó el Loco, quien aseguró que al ver a los integrantes de la barra amenazando al defensor reaccionó de inmediato y se metió en la disputa para calmar los ánimos. “Cuando se fueron los pibes nos metimos en el vestuario y se la agarró conmigo”, argumentó el ex arquero.

Unos reclamos del zaguero hacia su compañero hicieron que “se pudra todo”. “Se me borró la cinta y empecé a tirar trompadas por todos lados. Gibliotti terminó en una punta, Botti en otra... Después de eso nos hicimos amigos. Compartimos viajes y le conté cosas muy profundas que me pasaban”, aclaró.

Finalmente, otro de los puntos destacados se remitieron a las chicanas que se reparte con Nicolás Otamendi, a quien considera su “hijo, porque es Gallina”. “También lo tengo de hijo en el truco”, reveló el Loco, sin ocultar el fanatismo del defensor del Manchester City por River.

Así es Pablo Migliore, el personaje que habla sin filtro. Cada una de sus frases puede tener un impacto mucho más grave que cualquiera de sus puños. El actual boxeador repartió para todos lados. Y noqueó a más de uno.

SEGUÍ LEYENDO

La frase de Córdoba sobre el conflicto de Tevez en Boca: “Si nos teníamos que agarrar a piñas con un dirigente, lo hacíamos”

Lanata le contestó a Tinelli tras sus críticas por la difusión de las escuchas en las que le pide árbitros a Julio Grondona

El inesperado dardo del ex preparador físico de Bianchi a Gallardo: “Si pudiese ganar todo con Vélez, sería bueno de verdad”


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos