Edgardo Andrada adivinó el palo pero no alcanzó el balón
Edgardo Andrada adivinó el palo pero no alcanzó el balón

El gol número mil de Pelé tuvo una víctima directa: el argentino Edgardo Andrada, entonces arquero del Vasco da Gama, que no pudo atajar aquel penal el 19 de noviembre de 1969 y que luego se transformaría en agente de la dictadura (1976-1983) en su país.

El Gato, como lo conocían en el ambiente del fútbol, fue un símbolo del arco de Rosario Central en la década de 1960 antes de llegar al Vasco da Gama de Brasil (1969-1975). Tras un año en el también brasileño Vitória (1976), regresó a la Argentina para desempeñarse en Colón (1977-1979) y Renato Cesarini (1982). Vistió además la casaca albiceleste en la Copa América de Bolivia 1963.

Pero Andrada, quien murió el 3 de septiembre pasado a los 80 años, tuvo otra marca más allá del fútbol: fue personal civil de inteligencia en la última dictadura militar.

En 1981, aún en actividad, ingresó como espía del ejército al Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario, su ciudad natal, según reveló su legajo ventilado en una causa judicial. “Su figura de ex arquero de Rosario Central concita adhesiones y confianza especialmente en los barrios de trabajadores, lo cual facilita su penetración al objetivo impuesto”, escribieron a su entrada, a partir de lo que se lee en el mismo.

Edgardo Andrada atajó en la Copa América de 1963
Edgardo Andrada atajó en la Copa América de 1963

Andrada fue denunciado en 2008 por otro ex agente de inteligencia condenado por crímenes de lesa humanidad. Lo acusó de integrar la ‘patota’ de Agustín Feced, un temible jefe policial de la dictadura, y de haber participado del secuestro y asesinato de los militantes peronistas Osvaldo Cambiaso y Eduardo Pereyra Rossi, en Rosario en mayo de 1983, sobre el final del régimen.

En 2011, las denuncias públicas de organismos de derechos humanos forzaron su renuncia al club Rosario Central, donde había vuelto a trabajar. Pese a las acusaciones, el ex arquero no estuvo en el banquillo. Antes del juicio de 2016, el juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo, entendió que no había suficientes pruebas contra él y dictó su “falta de mérito”.

Por el crimen fueron condenados en mayo de 2016 el ex policía Luis Abelardo Patti y otros tres acusados, mientras que seis imputados fueron absueltos.

Otros dos jugadores y dos árbitros fueron denunciados como agentes encubiertos de la dictadura argentina, que dejó 30.000 desaparecidos, entre ellos 220 deportistas.

Con información de AFP

Seguí leyendo: