Mal debut de la Argentina en el arranque de la Copa América. Perdió 2-0 y perdió bien. No voy a dramatizar. No voy a escandalizar por una derrota en el comienzo del campeonato porque todavía hay chances de clasificación. Hasta el mejor tercero puede jugar cuartos de final, pero sí tenemos que decir que fue de lo peor que hemos visto de Argentina en un primer tiempo de un torneo, ya sea Copa América o Mundial. Hacía mucho tiempo que no jugaba así, tan mal.

El mediocampo muy lento, muy previsible, con jugadores muy flojos como Di María que dejó el campo en el entretiempo. Los laterales, sobre todo Saravia y algo de Tagliafico, sin marca en el medio. No hizo pie Guido Rodríguez, muy apagado Lo Celso. Le tiraban pelotazos al "Kun" Agüero, diminuto contra dos centrales de casi dos metros.

Este equipo, que está armado para atacar, defendió en el primer tiempo. Porque le robó la pelota Colombia. Tardaba el equipo argentino minutos en recuperarla y segundos en perderla. Casi todo era de Colombia, salvo el resultado. El 0-0 en el primer período era un premio para Argentina.

En el segundo tiempo se cambió, se modificó, se presionó más arriba. Se jugó en campo rival y mostró otra versión Argentina. No entendí los cambios. Es cierto que Guido Rodríguez tenía una amarilla y creo que por eso entró Pizarro, pero ¿gastar un cambio por eso? No me parece.

Argentina tardaba minutos en recuperarla y segundos en perderla (Foto: Reuters)
Argentina tardaba minutos en recuperarla y segundos en perderla (Foto: Reuters)

La verdad que Argentina jugó mal, perdió bien contra Colombia porque fue mejor que nosotros. Y ahora hay muchas preguntas para hacerse de cara al segundo partido. Por suerte el cachetazo fue en el primer partido. Hay tiempo para mejorar, no ser alarmistas, no ser tremendistas. Creo que Argentina tiene que mejorar en muchos aspectos, pero rápido. Hay que hacerlo urgente porque ahora viene Paraguay. Hay que sumar con Paraguay y ganarle a Qatar.

El otro día jugué un poquito con el fixture y decía que convenía ser segundo y no primero. Si sos primero jugás con Uruguay o Chile. Si sos segundo jugás con Perú o Venezuela; y en Río de Janeiro. ¡Hasta conviene ser segundo! Ojalá se nos dé, seamos segundos en el grupo y juguemos en Río de Janeiro. Pero para eso hay que mejorar, hay que cambiar, modificar y hay que pensar mejor los partidos.

Es un golpe duro, pero a tiempo siendo positivos. Pero insisto: el primer tiempo de hoy no se puede repetir.

Seguí leyendo: