Roberto Ayala, íntimo: los secretos de Marcelo Bielsa, el detrás de escena del fatídico offside con Nigeria en el 96 y el valor de una medalla olímpica

Un día como hoy, pero de 1996, el ahora ayudante de campo de Lionel Scaloni en la selección se quedaba con la medalla de plata en los Juegos Atlanta. 8 años después, en Atenas, tendría revancha, de la mano del Loco

jgagliardi@infobae.com
Roberto Ayala explicó los secretos de Marcelo Bielsa como entrenador


Una foto, a simple vista, es el mínimo fragmento de un momento. Un retrato. Para muchos puede no significar nada, mientras que a otros les sirve como una especie de puente hacia emociones o recuerdos, esos que se guardan para siempre dentro de la mente. Una serie de imágenes sirvieron de disparador para viajar al interior de Roberto Fabián Ayala.

Algunas instantáneas tocaron las fibras más íntimas del ex marcador central de Milan, Valencia y Zaragoza, quien se abrió al diálogo con Infobae para rememorar su paso por la selección argentina. De las enseñanzas de Marcelo Bielsa y la medalla de oro (durante mucho tiempo cargó con la cruz de no ganar ningún título con la camiseta albiceleste) al dolor aún presente por la final perdida ante Nigeria en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y su nuevo rol como integrante del cuerpo técnico de Lionel Scaloni.

¿Qué se le viene a la mente al ver una foto en la pensión de Ferro?

Los chicos que compartieron un campo, una pensión, un sueño… Con varios de ellos todavía tengo contacto. El que no tuvo la posibilidad en el fútbol pudo rehacer su vida, formar una familia. Me vienen lindos recuerdos. En ese momento Ferro era bien mirado a nivel fútbol, en cuanto a inferiores, por la formación y demás. Era un club que te daba la posibilidad de jugar en Primera División (NdR: debutó ante Belgrano, el 23 de febrero de 1992). En el momento de elegir, junto con mi representante, Ferro era una opción que tuvimos en cuenta.

Recién nombró la palabra sueño. ¿Pensaba que iba a lograr todo lo que logró en su carrera?

No, son sueños, deseos. Tengo un tío en Paraná que se llama Lalo, creo que él fue relatando de a poquito lo que me fue pasando dentro del fútbol. Comentaba cuando me vine a probar a Ferro y a la hora de despedirnos me decía ‘mirá cuando te toque jugar en Primera’. Él, hincha fanático de River, decía ‘mirá cuando te toque jugar en River, ni que hablar si viene la Selección’. Y en cada viaje que me tocaba volver a Paraná como que él iba relatando lo que pasó. Fue muy rápido. Tuve un rápido debut, con 18 años. A los 19 años fui citado por primera vez a la Selección. Después, vinieron los pases. Primero a River, y luego a Italia. Y así con toda mi carrera, que la cerré en Racing. Recorriendo lo que me ha tocado vivir, creo que el fútbol me ha dado muchísimo. No sé si yo tanto al fútbol, pero sí que el fútbol me ha dado mucho.

Roberto Ayala reconoció que con el tiempo aprendió a valorar la medalla de plata en Atlanta 1996


La siguiente imagen es la bandera de los Juegos Olímpicos. ¿Qué recuerda de esa experiencia?

Marcelo Bielsa, en su momento, dijo una frase muy importante: que hay que sacar el amateur que llevamos dentro para poder jugar al fútbol. Todos lo tienen. Si bien nosotros en ese 2004, los más grandes y algunos que ya estaban surgiendo, estábamos en clubes importantes de Europa, eso no se podía perder a la hora de competir. ¿Por qué? Porque tomaba como ejemplo a chicos que lanzan jabalina, a jugadores de otras disciplinas, que hacían tanto esfuerzo para poder llegar a un Juego Olímpico. Ellos se entrenan muchos años para pocos segundos. Teníamos que saber en el lugar que estábamos y sacar de adentro el amatur que tiene cada deportista.

¿Para usted qué fue ser un atleta olímpico?

Yo lo tomo como un logro muy importante en mi carrera, si bien a nivel Selección siempre se espera lo mejor en un Mundial o Copa América. Yo tuve la posibilidad de estar en dos Juegos y de quedarme con dos medallas. Pero recién pude valorar esto después de haber ganado la medalla de oro y haber compartido la Villa Olímpica con otros deportistas. Charlas en las cuales vos te enterás de las cosas que hacen, todo lo que viven para llegar a un Juego Olímpico. Tener dos medallas Olímpicas en mi casa hacen que le dé muchísimo más valor a mi carrera.

Ahora aparece una foto de Atlanta ’96. ¿Qué es lo primero que se le viene a la mente?

Siempre, lo primero que se nos viene a la mente, es cómo perdimos esa final (NdR: Argentina cayó por 3 a 2 con un gol de Emmanuel Amunike sobre la hora). Creo que éramos un equipo de nombre y de hombres, aunque algunos empezábamos a dar nuestros primeros pasos. También nos encontramos con un rival que después todos sus futbolistas fueron importantes en Europa y supieron aprovechar ese momento. Había mucho bronca por tener una medalla de plata, pero después me di cuenta de que estaba bien tener una medalla de plata. Que llegamos a lograr una medalla, que no es nada fácil.

Roberto Ayala ganó dos medallas olímpicas: plata en Atlanta 1996 y oro en Atenas 2004 (Gastón Taylor)
Roberto Ayala ganó dos medallas olímpicas: plata en Atlanta 1996 y oro en Atenas 2004 (Gastón Taylor)

¿Dolió perder esa final?

Sí, dolió. Y mucho. Porque sentíamos que estábamos para ganarla, y era la primera medalla que podía obtener Argentina a nivel fútbol. Lo tomamos así, pero en el fútbol hay revancha. La Selección volvía a jugar partidos y más competiciones. Pero siempre nos va a quedar, y quedó, el tema del fuera de juego en el último minuto. Son decisiones que se fueron tomando y que hay que acarrear con eso. Un Juego Olímpico, o cualquier competición, siempre te va a dejar algo positivo y algo negativo.

Aunque ya pasaron varios años, ese fuera de juego quedó marcado. ¿Era algo que tenían establecido para hacer en ciertas situaciones o fue algo que surgió en ese momento?

No, se había charlado y nosotros teníamos que elegir el momento. Yo creo que el momento era el ideal. Es un tiro libre en contra y ellos iban a tomar la iniciativa de atacarnos. Creo que fue el momento justo. Después, que no haya salido bien, es otra cosa. Pero la decisión de hacerlo estuvo bien.

La próxima foto es de Daniel Passarella, el director técnico de ese equipo y con quien compartió mucho en la Selección.

Daniel, en lo futbolístico, para mí fue un referente. Fue alguien que confió mucho en mí. Al principio en River, y después cuando le toca dirigir a la Selección. Era uno de los fijos. Siempre lo tuve como referente, pese a que no hablaba mucho con los defensores. Nosotros, tal vez por respeto, no le preguntamos. Hoy un chico viene y te consulta, y no está esa barrera, que por ahí la pusimos nosotros por decir ‘vamos a respetar al técnico por la trayectoria, por lo que fue', o porque lo imponía por su forma de ser. Pero podíamos como defensores sacarle algo más a Daniel, porque fue referente no solo en Argentina, sino que también afuera.

Roberto Ayala fue uno de los referentes del plantel que ganó la medalla de oro en Atenas 2004 (AFP)
Roberto Ayala fue uno de los referentes del plantel que ganó la medalla de oro en Atenas 2004 (AFP)

Esta imagen es un recuerdo más grato para usted: los Juegos Olímpicos de Atenas 2004

Sí, fue precioso. Fue un torneo espectacular. La mayoría de ese equipo venía de perder una final con Brasil en la Copa América y habíamos quedado un poco tocados. Pero fue un torneo en el que pudimos llevarnos bien, pudimos formar un buen grupo. El grupo estaba prácticamente formado, salvo algunos nombres que después se sumaron. Nos conocíamos. Logramos tener una solidez increíble. No recibimos goles. Tuvimos al goleador del torneo (NdR: Carlos Tevez). Era un equipo que tenía una entrega, una lucha constante. No miraba al rival, sino que iba a jugar y a ganar. Por suerte se nos dio. Yo me acuerdo que en el entretiempo tuve un problema en la rodilla y jugué el segundo tiempo prácticamente con el menisco roto. Pero pude terminar el partido. Los festejos fueron muy cortos porque ya se nos iba el vuelo. No pudimos festejar como debíamos, pero sí, fue hermoso. Hace poco me tocó ver algunos partidos, y era una Selección que jugaba bien.

En ese torneo usted fue uno de los “mayores”. En las últimas ediciones de los Juegos Olímpicos, a Argentina le costó conseguir los permisos pertinentes para que los más experimentados participaran de este certamen. ¿Usted por qué aceptó ir?

En ese momento Bielsa consultó, después de perder la final de la Copa América, quién estaba disponible o tenía el deseo. Hizo una encuesta, nos preguntó. Yo dije que sí, porque sabía lo que era vivir un Juego Olímpico. Quería tener, entre comillas, revancha. Lo hablé con el club, y accedieron completamente. Hoy hay más trabas, a los jugadores se les complica un poco más. El club, que era Valencia, accedió sin problemas.

¿Perder la final con Brasil por penales pocos días antes, sumado a lo sucedido en Atlanta, influyeron en su decisión de participar en los Juegos Olímpicos de Atenas?

Sí, yo no dudaba en ir a la Selección y competir en cualquier partido, ya sea amistoso. Sé que tenía un compromiso grande con la Selección, pero también con el club. Yo sabía que, al volver, había que responder en el club. Tenía que ser el primero en estar mejor, recuperado y rendir, porque era el club el que me daba la posibilidad de seguir creciendo. La Selección era una invitación y yo quería estar. Sabía que había que hacer muchas cosas bien dentro de mi club, como cuidarse, porque el físico a la larga con tantos partidos lo pagás. Pero era un costo que uno tiene que asumir si quiere usar esta camiseta.

"Marcelo Bielsa ha calado muy hondo en muchos de nosotros. En mi caso, fue el entrenador que me hizo rendir o tener un nivel muy alto", sostuvo Roberto Ayala (AFP)
"Marcelo Bielsa ha calado muy hondo en muchos de nosotros. En mi caso, fue el entrenador que me hizo rendir o tener un nivel muy alto", sostuvo Roberto Ayala (AFP)

Ahora aparece la foto de Marcelo Bielsa. ¿Qué me puede decir de él?

Marcelo ha calado muy hondo en muchos de nosotros. En mi caso, en lo personal, fue el entrenador que me hizo rendir o tener un nivel muy alto en cada partido con la Selección. Sacaba lo mejor de cada uno. Sabía cómo tratar al jugador, sabía lo que quería de cada jugador, sabía decirlo. Había un respeto hacia la profesión, hacia el futbolista, hacia lo que el futbolista estaba dando. Fue una alegría enorme festejar con él esta medalla.

Recién dijo que Bielsa caló hondo dentro del grupo. ¿Le dejó alguna enseñanza que aplique en la actualidad como integrante del cuerpo técnico de Lionel Scaloni?

Sí, muchas cosas. En el tema del fútbol, la comunicación. No dejar nada librado al azar, al contrario. Estar atento a muchísimas cosas. Ver muchísimas cosas. Su apodo no es porque hace cosas diferentes, él hace cosas para mejorar a sus futbolistas. Ese es el entrenador que sirve, el que siento, y el que me gustaría ser. Me gustaría ser un entrenador que mejore al futbolista, que el futbolista se acuerde de vos porque le mejoraste algo, le diste alguna herramienta, le dijiste algo que le podía hacer cambiar su juego. Ése es el que vale, no el que solamente gana y no te deja nada. Está bueno ganar, todos jugamos para ganar. Pero también, en cierto modo, tenemos que educar y ayudar. Y Marcelo lo hizp.

Utilizó la palabra entrenador. ¿Tiene la idea de estar al frente de un equipo en algún momento?

Hoy me toca ser ayudante y me siento muy cómodo en la función. Es donde uno está sumando experiencia. Si bien me ha tocado al revés, donde uno terminaría o estarías en la cresta de la ola. Me ha tocado estar en la Selección, con la Mayor, pero con la responsabilidad de hacer bien las cosas, de crecer día a día, de poder dar herramientas. Lo poco o mucho que tengamos cada uno. Primero en beneficio de un entrenador que ha confiado en nosotros, que es Lionel. En ayudarlo a tomar mejores decisiones y estar acompañándolo. Y después, el día de mañana, yo veré. Sí, seguramente tendré las ganas de poder dar un paso más, de un salto más, y largarme junto con mi gente para ser entrenador.

¿Le sorprendió que Marcelo Bielsa renunciara tras la obtención del oro olímpico?

Fue una decisión que en ese momento dije que no la compartía pero que sí la respetaba; porque bueno, por algo él la había tomado. Sin hablar, nunca supe los motivos. Pero nosotros sentíamos que en gran parte a la AFA se le iba algo importante. Un hombre importante, que podía hacer crecer muchísimo más la estructura de nuestra Selección.

Marcelo Bielsa les pidió a los jugadores que saquen su parte amateur (AFP)
Marcelo Bielsa les pidió a los jugadores que saquen su parte amateur (AFP)

Durante la entrevista recalcó que Bielsa los ayudó a buscar ese lado amateur que tiene el futbolista. ¿De qué manera?

Con la palabra. Mediante la palabra, mediante saber buscar el punto en donde al jugador se le toque la fibra. Sabía un poquito de cada uno, de cómo veníamos, de dónde veníamos, de cómo éramos. Entonces hablaba como un entrenador de barrio, como si nos estuviera hablando el entrenador que teníamos en el barrio. Eso hacía que encontrara respuestas en todos sus futbolistas.

Carlos Tevez fue el goleador de ese torneo. ¿Qué puede decirme de él?

Yo me acuerdo perfectamente que era un chico que absorbía todo lo que le decías. Estaba atento a todo, y con muchísimo respeto. Si bien su carácter lo hacía trascender, porque era gracioso, porque se sabía ganar al compañero o al que estuviera, en este caso Bielsa; o un ayudante, un doctor, lo que fuera. Carlitos era, y es, entrador. Pero a la hora de competir estaba atento. Miraba, escuchaba. Si le dabas alguna indicación, él la cumplía sin problema. Le tocó ser el goleador, pero corría como ninguno. Era nuestro primer defensor. Teníamos un funcionamiento en donde él era uno más. Y si había que bajar hasta mitad de cancha, o más, para defender, él lo hacía. Después su carrera creció enormemente. Vimos lo que fue, lo que hizo en la Selección y en sus clubes. En todos sus clubes ha sido un jugador exitoso.

Roberto Ayala luce con orgullo sus dos medallas olímpicas (Gastón Taylor)
Roberto Ayala luce con orgullo sus dos medallas olímpicas (Gastón Taylor)

La siguiente imagen es la medalla de oro, ese premio que tanto buscó con la camiseta de la Selección. Finalmente se le dio en un Juego Olímpico.

Se dio ahí. Por eso te digo que tiene un lugar muy, muy importante. Si bien no se ha dado en la Copa América o Mundiales, esto para mi está en un lugar muy, muy especial. Si bien la anécdota es que casi no podía subir a la tarima porque tenía la rodilla ya trabada. Me acuerdo que llegué a Valencia y me operé al segundo día. No podía más. Pero esa alegría, la de recibir los laureles, la medalla, de tenerla colgada, de festejar junto a mis compañeros… El festejo fue corto, pero intenso.

¿Le molestó que en algún momento se menospreciara esa medalla, la cual ahora, luego de una sequía de títulos, se la empezó a reconocer y darle importancia?

Lo que pasa es que en el fútbol es así. El argentino es como que no le da tanta importancia a un Juego Olímpico, o a los juveniles. Y una vez que estás acá adentro le podés dar importancia a lo que es un campeonato Mundial juvenil, por ejemplo. Cuando te ponés la camiseta de la Selección vos estás representando al fútbol. Y si lograste un título, tiene que ser reconocido. Tiene que ser valorado. El protagonista lo hace, pero esos valores no los podemos perder. Creo que se está trabajando en una buena dirección en cuanto a la formación de juveniles. Gente que ha pasado por ese proceso y el de Selección Mayor hoy está educando a aquellos chicos que quizá el día de mañana nos darán una alegría.

Surgió el tema de los juveniles. ¿Cómo ve a los chicos que clasificaron a los Juegos Olímpicos de Tokio?

Es un grupo fenomenal. Si bien estábamos nerviosos o ansiosos por saber cómo le podía ir, porque el Preolímpico no es fácil jugarlo, sinceramente se ha hecho fuerte como grupo, compitió muy bien. Estos chicos han representado muy bien al fútbol de la mano del Bocha (Batista), que hizo un trabajo excelente junto a su gente. Y chicos que tuvieron personalidad para jugar con esta camiseta.

¿Cree que alguno de esos chicos tiene proyección para llegar a la mayor?

No hay que apresurarse y tirar nombres. Hay que acompañar este proceso. Están jugando en Primera División y haciendo sus primeras armas, pero tienen muchísimos partidos. No solo en sus clubes, también con esta camiseta. Saben que no es fácil y que nadie les va a regalar nada. Hay que ganárselo día a día y acompañar el crecimiento. Me parece que hay buenos valores. No me puedo quedarme con alguien, pero sí hay buenos valores que, ojalá, después tengan la posibilidad de terminar jugando en la Mayor.

Como parte del cuerpo técnico de la Selección, ¿ustedes tienen intenciones de solicitar la presencia de algún futbolista mayor a 23 años en Tokio?

Esa es una decisión que pasa más que nada por el entrenador, y después ver las realidades de esos mayores. Está la posibilidad y se puede, pero se verá. Yo estuve como jugador, y dije que sí. Imagino que si llegan a optar por algún mayor no van a encontrar una respuesta negativa. El futbolista de la Selección quiere estar siempre. Y es un Juego Olímpico.

Roberto Ayala es uno de los ayudantes de campo de Lionel Scaloni (Photo by JAIME REINA / AFP)
Roberto Ayala es uno de los ayudantes de campo de Lionel Scaloni (Photo by JAIME REINA / AFP)

En la última foto está en su nuevo rol. ¿Cómo se encuentra como ayudante de campo de Lionel Scaloni?

Bien, contento, cómodo, agradecido por la posibilidad que Lionel me ha dado de estar a su lado, de acompañarlo. Todo empezó como un interinato y hoy es el entrenador, porque se lo ganó, porque hizo un trabajo serio. Porque creo que es un tipo que tiene claro hacia dónde quiere ir, cómo y con quién. Así se lo transmite a sus futbolistas. Es muy abierto a la hora de dejarnos opinar, y de esa manera es más fácil trabajar y poder crecer como entrenadores. Y ojalá nosotros podamos hacerlo crecer a él.

La gente pedía un recambio en la Selección. ¿Cómo ve al actual plantel?

Se ha hecho un recambio muy importante, donde ya hay futbolistas que tienen un cierto número de partidos en la Selección. La tensión de un amistoso no es la misma que la de una Eliminatoria, una Copa América o un Mundial. No es lo mismo, pero intentamos que esos amistosos sean lo más parecido a una competición importante, porque es la única manera de sacar conclusiones claras de cada partido y de cada futbolista. Hay muchos jugadores que han dado un paso adelante, que se han puesto la camiseta y que han dicho “acá estamos, me quiero quedar”. Han tenido muchísima personalidad. Ojalá sigan creciendo, ojalá los hagamos crecer, ojalá nos acompañen los resultados como hasta ahora. Sabemos que las Eliminatorias no son nada fáciles. Si bien hablamos siempre de Mundiales o Copas América, los detalles son importantes. Acá tenés que cuidar muchísimo los detalles y estar atento a todo. Y en eso estamos. En esa dirección vamos para poder empezar bien las Eliminatorias.

SEGUÍ LEYENDO:

Le dijo no al Manchester United y dejó el fútbol para seguir su fe, tuvo cáncer, malaria y fue figura en un Mundial: las mil vidas de Carlos Roa

De marcar un gol clave y jugar un Mundial con Messi y Maradona a dedicarse a la ganadería: la nueva vida de Mario Bolatti

Juan José López cuenta su verdad a 9 años del descenso de River: los refuerzos que no llegaron, las internas y la injerencia de Passarella en el equipo

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos