La Copa Centenario 2016 simbolizó una gran frustración para la Selección Argentina. Los penales le volvieron a sonreír a Chile en la final y la desazón quedó del lado albiceleste. Nahuel Guzmán recordó cómo fue ese vestuario tras la derrota del equipo de Gerardo Martino: "No se habló. A mí me tocó el doping con Andújar y cuando llegamos era un desierto. Era imposible hablar, cualquier cosa que dijeras era dolorosa".

Respecto a su relación con Lionel Messi, pese a tener raíces en Newell's, el Patón aclaró que lo conoció en la Selección, donde generó una amistad. "Siento pena, impotencia y lástima por las personas que lo critican. Al que lo conoce un poco dentro y fuera de la cancha le tendría que dar hassta un poco de vergüenza hablar mal de Lío", declaró en TyC Sports.

Más tarde fue consultado por su convocatoria al Mundial de Rusia 2018. Guzmán había formado parte de casi todo el proceso previo con el Tata Martino, Edgardo Bauza y Jorge Sampaoli. Sin embargo, este último terminó llevando como arqueros a Wilfredo Caballero, Franco Armani y Sergio Romero, quien se lesionó y sobre el final le abrió paso al Patón.

"Sampaoli me había dicho que me llevaba. A varios (le había dicho), pero creo que fue una situación de mantener la expectativa alta. Me había dicho que era uno de lo dos arqueros elegidos", confesó el guardameta de Tigres de Monterrey.

Hubo una gira previa a la cita mundialista en la que Sampaoli había advertido que probaría a todos los arqueros pero finalmente él no atajó. "Se habrá olvidado", mencionó irónicamente el ex Newell's e Independiente Rivadavia de Mendoza, que cuando observó que el DT puso a Caballero por el lesionado Romero, pensó: "Ya está, arafue".

Y agregó: "Con Sampaoli conversé algunas veces, entre ellas una donde no te digo que me garantizaba un lugar pero me daba a entender ciertas decisiones que tenía tomadas. Hubo cosas públicas que él expuso y fueron ciertamente contradictorias".

SEGUÍ LEYENDO