El apodo oculto, su "hermano gemelo", la patada "criminal" del Mono Burgos y el inesperado club en el que estuvo a punto de retirarse: 6 frases de Javier Saviola

El ex delantero contó intimidades desconocidas de su carrera. Además, se tomó un momento para hablar de su último paso por River y le mandó un mensaje a los hinchas

Las revelaciones del "Conejo"

Su talento y velocidad, los más de 240 goles convertidos y 15 títulos conseguidos transformaron a Javier Saviola en uno de los mejores delanteros argentinos de la década del 2000.

Ya retirado y de visita en la Argentina, dado que actualmente reside en Andorra, donde ejerce como entrenador y jugador de futsal en el FC Ordino, el Conejo participó del famoso ping-pong de preguntas del programa Líbero, de TyC Sports y dejó algunas frases destacadas.

Con tan solo 15 años, el joven de 168 centímetros de altura fue llamado por Ramón Díaz para entrenarse con el plantel de Primera de River. Rememorando viejas épocas, Saviola contó dos anécdotas que lo tienen de protagonista junto a Germán Burgos.

La primera tiene que ver con el apodo que lo persiguió a lo largo de toda su vida futbolística. "En las inferiores de River me decían Rata por como jugaba, pero después, en el primer entrenamiento que me vio, Burgos me empezó a decir Conejo. Creo que es el que más quedó", confesó.

Javier Saviola confesó que fue el Mono Burgos el que le puso “Conejito” como apodo
Javier Saviola confesó que fue el Mono Burgos el que le puso “Conejito” como apodo

Otra historia, no tan celebrada por Saviola fue el día que el Mono le propinó una patada que casi lo lesiona y pone en juego su carrera. "Fue una de las patadas más criminales que me dieron en mi vida. Llovía y todos me decían que si quedaba mano a mano con el Mono definiera, porque si salía no tenía piedad. Quedé solo con él, la tire para adelante y cuando voy a pegarle el Mono se me tiró con las dos piernas y me pegó en la rodilla. Pensé que me había quebrado", contó el ex delantero, de 37 años.

Saviola hizo su estreno el 18 de octubre de 1998 ante Gimnasia de Jujuy. Aquella tarde, el jovencito de tan solo 16 años marcó un gol en su primer partido para darla le victoria parcial a su equipo (después terminaría 2-2). De esta manera se convirtió en el jugador más joven en debutar y convertir del fútbol argentino.

Pese a compartir cancha con grandes jugadores como Lionel Messi, Ronaldinho, Juan Román Riquelme, Raúl o Van Nistelrooy, entre otros, Saviola reconoció que su mejor socio fue Pablo Aimar: "Fue con el jugador que mejor me entedí en toda mi carrera. Era como un hermano gemelo dentro de la cancha".

El Conejito jugó en el Barcelona, Real Madrid, Sevilla, entre otros, a lo largo de su carrera (Foto Getty Images)
El Conejito jugó en el Barcelona, Real Madrid, Sevilla, entre otros, a lo largo de su carrera (Foto Getty Images)

A lo largo de sus años como jugador, el Conejito vistió las camisetas de River, Barcelona, Mónaco, Sevilla, Real Madrid, Benfica, Málaga, Olympiacos y Hellas Verona. También la de la Selección, en al que jugó 40 partidos con la Mayor y anotó 11 dianas.

Una gran tristeza en la carrera de Saviola fue haberse quedado fuera de la nómina para disputar el Mundial de Corea-Japón 2002 por decisión del técnico Marcelo Bielsa. Sin embargo, reconoció que el Loco fue uno de los entrenadores que más lo marcó: "Bielsa es un sabio del futbol. Te explicaba todo como un profesor".

Otra de las declaraciones que llamó la atención fue la referente al club en el que casi se retira después de romper su contrato con River a fines de 2015. "Estuve a punto de jugar en Patronato porque mi mujer es de Paraná. Me llamó Forestello, que en ese momento era el DT. Pasaba mucho tiempo allá", explicó delante de las cámaras.

Saviola lamentó su último paso por River  (Foto NA)
Saviola lamentó su último paso por River  (Foto NA)

Saviola se tomó un momento para remarcar que lo que más lamentó de su carrera fue como se dio su último paso por River. "Antes creía que no era el momento para volver porque tenía contratos y otras cosas. Fue muy lindo después volver pero me hubiera gustado tener otro tipo de despedida. Después del Mundial de Clubes me reuní con Gallardo y le dije que ya no me sentía útil dentro del equipo y tomé la decisión de retirarme. No iba a estar en un lugar donde no iba a estar bien ni feliz. Me arrepiento de no haber podido retirarme haciendo un gol con la camiseta de River. Quiero agradecerle a la gente por el cariño y el aprecio. No fue el final que uno hubiera querido pero si que fue el club que me marcó para toda la vida", concluyó.

Seguí leyendo: