Salvio con su mamá Cristina, apodada la “Tota”
Salvio con su mamá Cristina, apodada la “Tota”

Eduardo Salvio cumplió el sueño de futbolista, pero la alegría más grande fue para su madre Cristina. La "Tota" es fanática de Boca y el estreno goleador de su hijo en la Bombonera ante el Atlético Paranaense la conmocionó.

"¡Cuando hizo el gol casi me desmayo! Toda la gente me saltaba arriba mío, imaginate cómo estaba. Todos tenían miedo que me pase algo ¡y me había olvidado de tomar la pastilla! No sabés lo que fue. Cumplí todos mis sueños. Ya me dio todo", confesó la "Tota" en una nota que realizó con el programa radial Cómo te va.

Cristina repasó los difíciles comienzos de Salvio en Lanús y las complicaciones a la hora de poner un plato de comida en la mesa: "A él le faltaba todo, pero hicimos de todo. Fue duro. Eran 7 hermanos y a él había que regarlo como las plantitas. Sabiendo que en él estaba el futuro. Había un momento que juntaba a todos los hermanos y alguno se quedaba sin comer. Hoy le toca a él porque tiene que ir a jugar, tiene que estar fuerte".

La mujer afirmó que "ama" el fútbol y que mira partidos en televisión las 24 horas del día. Además, relató que el arribo de su hijo al club de sus amores la puso ante un inesperado reconocimiento: "Salgo escondida de mi casa. A veces voy en el tren y me reconocen… Me pone nerviosa. La figura es él, no su mamá".

La "Tota" tiene como cábala con su hijo enviarle un pasaje de la Biblia antes de cada presentación y adelantó que en cualquier momento irá a la concentración "xeneize" para tomar mate con los jugadores: "Me gusta mucho Carlitos (Tevez), Zárate también… Después están nuestros ídolos que son Román (Riquelme) y Martín (Palermo)".

Salvio es un futbolista habilidoso desde sus inicios, a punto tal que en la intimidad se ganó un peculiar apodo. "¡Ama los caños! Cañito-cañete, le digo yo. Siempre le digo haga figura, hijo, que es hacer firuletes", contó.

La fanática madre de Salvio se animó a develar una arriesgada acción que realizó contra un juez cuando su hijo estaba en las categorías menores: "En el baby fútbol, Toto estaba jugando un partido importante y yo estaba en la tribuna ahí gritando. Como siempre yo era la quilombera. Me llevé una gomera. Entonces lo bajan a Toto y él (el árbitro) no cobra. Agarré ,le pegué un gomerazo de arriba, se la di en la nalga. El árbitro miraba para todos lados. Nadie decía nada. ¡He hecho cada cosa!".

Salvio había hecho su debut con la camiseta de Boca el último fin de semana ante Huracán en el partido de la Superliga que se desarrolló en la Bombonera, pero su primer grito de gol llegó contra el elenco brasileño en la llave de octavos de final de la Copa Libertadores.

Seguí leyendo: