Los jugadores de River festejan un 3-0 histórico en Belo Horizonte ante Cruzeiro en 2015 (Foto Baires)
Los jugadores de River festejan un 3-0 histórico en Belo Horizonte ante Cruzeiro en 2015 (Foto Baires)

Lo dice por lo bajo uno de los dirigentes que acompaña al plantel aquí en Belo Horizonte, al 4000 de la avenida Cristiano Machado. "El hotel no es una maravilla ni mucho menos, pero había que volver porque acá estuvimos en 2015". Ineludible, la referencia es para el histórico partido del 27 de mayo de aquel año, cuando River superó 3-0 a Cruzeiro en el Mineirao y dio vuelta la serie que comenzó perdiendo 1 a 0 en el Monumental, por los cuartos de final de la Libertadores de ese año, la primera de las dos que ganó durante el ciclo de Marcelo Gallardo (la otra que obtuvo fue ante Boca, en diciembre pasado en Madrid).

Aquella vez, el plantel de River se alojó en el hotel Ouro Minas, el mismo donde amasa desde el domingo a la noche su esperanza de dar otro golpe en condición de visitante ante el mismo rival, ese que supo transformarse en una bestia negra para el club de Núñez: de los doce partidos que jugaron, los brasileños ganaron nueve, empataron uno y los "Millonarios" apenas festejaron dos veces.

No solo eso: Cruzeiro le ganó tres finales a River: la Copa Libertadores 1976, la Supercopa 1991 y la Recopa 1997 (se contabilizaron a tal efecto los choques de la fase de grupos de la Mercosur 1999 que los brasileños ganaron 2-0 en Belo Horizonte y 3-0 en el Monumental). Por entonces, a la Recopa no se le daba la importancia actual, a tal punto que Ramón Díaz (entonces técnico de River) puso una formación alternativa para la revancha en Núñez.

Marcelo Gallardo y su River lograrán la clasificación ganando y empatando con goles. Si repiten el 0-0 de la ida, habrá penales. Si pierde, quedará eliminado del certamen (Foto: Télam)
Marcelo Gallardo y su River lograrán la clasificación ganando y empatando con goles. Si repiten el 0-0 de la ida, habrá penales. Si pierde, quedará eliminado del certamen (Foto: Télam)

Subido al envión ganador del ciclo Gallardo, River no piensa en aquellas historias sino en tratar de repetir lo ocurrido en 2015, cuando jugó uno de sus mejores partidos en condición de visitante desde que en 1960 comenzó a disputarse la Libertadores.

Leonardo Ponzio, quien hoy volverá a ser titular, es el único sobreviviente que quedó de aquel partido, en el que River formó con: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Ponzio, Ariel Rojas; Rodrigo Mora y Teófilo Gutiérrez. En el segundo tiempo ingresaron Germán Pezzella por Mercado, Camilo Mayada por Ponzio y Gonzalo Martínez por "Teo" Gutiérrez. Los goles del uruguayo Sánchez, Maidana y el colombiano Gutiérrez pusieron en silencio al Mineirao y dejaron en estado de éxtasis a los 3.000 hinchas que acompañaron a River aquella noche en esta ciudad.

A priori, ahora la situación es menos compleja que en la previa de aquel duelo porque el choque de ida finalizó igualado sin goles, lo que le permitiría a River llegar a los cuartos de final incluso empatando 1-1, 2-2, 3-3 y así. Por eso en la concentración del Ouro Minas se aguarda el partido de hoy a las 19:15 con una mezcla de confianza por la capacidad que mostró el equipo para superar situaciones complejas en el último lustro y de cautela por el lógico respeto que merece el rival.

En la previa de aquel partido de 2015, Gallardo les confirmó el equipo a sus jugadores en la misma mañana del encuentro y los fue llamando uno a uno para confirmarles la presencia de entrada y darles las indicaciones tácticas del caso.

¿Repetirá esa fórmula hoy también el "Muñeco"? Gallardo dice no ser cabulero, pero hay veces en que todos los caminos conducen a Roma y ni los menos afectos a las cuestiones esotéricas los pueden evitar.