Arranca una nueva semana en el colegio secundario Instituto Ángel de Lía de la localidad bonaerense de San Miguel. Los alumnos de cuarto año felicitan a su compañero, Otto Fritzler, que con solo 16 años hace historia en el automovilismo argentino. El rubio, que aparenta menor edad, es el piloto más joven en ganar una final en alguna categoría de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC). Fue en el TC Pista Mouras (TCPM), la primera de las tres divisiones previas al TC.

Hasta hace dos décadas un joven de la edad de Fritzler podía tener chances concretas de emigrar a Europa e intentar hacer el camino para llegar a la Fórmula 1. Aunque por los problemas económicos que vive el país desde hace años y los dificultades para reunir el presupuesto necesario, la mayoría de estos chicos ya empiezan la escuela del karting sabiendo que deberán quedarse a correr en el país. Y aquí la categoría más importante es el TC. Competir allí representa el sueño deportivo de Otto quien ya ganó dos carreras en el TCPM y sus éxitos lo llevaron a liderar el campeonato.

Cinco días antes de cumplir los 16 años, Fritzler (nació el 07/02/2003), debutó en la promocional logrando la pole positions (mejor tiempo clasificatorio) en el arranque de la temporada en Concepción del Uruguay, en Entre Ríos. Más tarde con el Ford que le atiende el equipo Quilmes Plas Racing metió un doblete victorioso en La Plata y hoy es la sensación en el mundo "teceísta", como se lo conoce al ámbito del TC.

"De chiquito me gustaban las carreras y empecé a correr en karting a los nueve años. En 2017 corrí el Mundial de Karting Rotax en Portugal donde fui cuarto entre 78 pilotos. En 2018 salté a la Fórmula Metropolitana y también debuté en la Fórmula Renault 2.0. Me gustaría poder volver a competir en Europa, pero no puedo por falta de dinero. Lo que pasa es que los tiempos cambiaron y el país está muy complicado en lo económico desde hace años. Los chicos de mi edad ya sabemos que es casi imposible que podamos correr en el exterior. Por ejemplo, este año estuvo la chance de correr en la Fórmula Renault Francesa, pero no conseguí el presupuesto. Y mis patrocinantes me dijeron que podían apoyarme a nivel nacional. También estuvo la posibilidad de correr en la Clase 2 del TN, pero no llegué con el dinero. Entonces con mi familia decidimos hacer el camino para poder llegar a correr en el TC, que es mi gran sueño. Me metí de lleno en el TCPM donde más allá de mis buenos resultados también está muy difícil seguir por lo económico", relata sobre su carrera.

Otto posa junto a su karting en 2018. El año anterior compitió en el Mundial de Portugal donde salió cuarto en una competencia con 78 participantes.
Otto posa junto a su karting en 2018. El año anterior compitió en el Mundial de Portugal donde salió cuarto en una competencia con 78 participantes.

Otto saltó de un monoposto (auto de fórmula) que pesa 500 kilos y tiene una potencia de 150 caballos a un coche de turismo de 1.315 kilos y tiene unos 350 HP de potencia: "Noté que el auto del TCPM es muy difícil frenarlo y de llevarlo en las curvas. No tiene dirección hidráulica y se siente la diferencia de peso y potencia con el auto de fórmula".

Sin embargo esas diferencias entre un auto y otro no le impidieron avanzar a pasos agigantados. El pasado 9 de junio quedó en la historia al ser el ganador más joven en una categoría de la ACTC con 16 años, cuatro meses y dos días. En el TC el récord de precocidad en triunfos lo tiene Juan Tomás Catalán Magni en los 1.000 Kilómetros de Buenos Aires en 2017. Esa vez fue invitado de Juan Manuel Silva, con 18 años, seis meses y 30 días, quien batió la marca de su coterráneo arrecifeño, el recordado Luis Rubén Di Palma, quien había ganado con 19 años, siete meses y cuatro días, en la VL Vuelta de Arrecifes de 1964. Aunque la victoria de "El Loco" ocurrió como piloto titular. "Aún no tomo real dimensión. Está bueno. Es un dato y marcar un récord claro que es interesante, pero es algo que no lo busqué. Antes de arrancar este primer año en la categoría el objetivo era sumar kilómetros, adquirir experiencia y tener la mejor adaptación posible. Con los resultados que ya se lograron ahora obvio que buscamos el campeonato. Igual hay que mantener los pies sobre la tierra", afirma.

No es el único adolescente que es referencia en el TCPM. Junto a Ian Reutemann (también con 16 años), familiar de Carlos Alberto Reutemann y que también habló en su momento con Infobae, ambos son protagonistas, pero el santafesino aún no ganó una final. "Los dos tenemos una buena relación. Los pilotos más grandes nos hacen sentir como uno más y eso que algunos nos duplican la edad. Dentro de la pista somos todos iguales. Acá el tema mental es fundamental. Por más que uno sea muy chico hay que hacer todo lo posible para mantener la concentración y ser lo más profesional posible", destaca.

Otto se define con un "estilo de manejo pensante y no soy de cometer errores. Pero cuando veo la oportunidad de atacar e ir por el sobrepaso, no lo dudo". Confiesa que no tiene un ídolo en el automovilismo. "Lo que sí tengo son algunos referentes como Juan Manuel Fangio. De los pilotos actuales a nivel nacional me gustan Agustín Canapino, Facundo Ardusso, Josito Di Palma y Matías Rossi. También los que corren afuera como 'Pechito' López (José María), el 'Bebu' Girolami (Néstor) y Esteban Guerrieri". Y admite: "No soy de engancharme demasiado con la Fórmula 1 porque no la entiendo mucho. A veces cuando veo una carrera es porque mi viejo hace zapping y él quiere verla y le hago la segunda. De la categoría me gusta Charles Leclerc (Ferrari) y Lewis Hamilton (Mercedes)".

Otto festeja un triunfo en karting en 2018. Una postal habitual en la categoría.
Otto festeja un triunfo en karting en 2018. Una postal habitual en la categoría.

Su nombre y apellido, típicos alemanes, se los debe a sus abuelos que vinieron de Berlín luego de la Segunda Guerra Mundial. Su familia se conforma por sus hermanas Delfina (19 años) y Victoria (7) y sus padres Edgardo y María. Más allá de poder destacarse en el mundo del TC, Otto tiene pensado estudiar periodismo deportivo y le gustaría comentar carreras. También le gusta el fútbol y es hincha de Boca.

A pesar de su corta edad tiene claro lo que un corredor debe hacer en la semana. "Curso en el colegio de las 7:00 hasta las 15:00. Hay que ser más rápido abajo que arriba del auto. Luego de las clases me dedico a visitar sponsors, ir al taller a ver al equipo y al coche. También me dedico al entrenamiento físico y en el simulador", detalló.

Los tiempos cambiaron y para los pilotos centennials de la Argentina es casi una quimera poder irse a correr al exterior y soñar con la Fórmula 1. Pero muchos de ellos tienen la chance de desarrollarse en el fuerte mercado interno. De seguir en esta senda y de llegar al TC en los próximos años, no hay que descartar que Otto Fritzler también se convierta en el ganador más joven de la popular categoría.

El chico Fritzler en acción sobre su Ford Falcon del TC Pista Mouras. (Foto Prensa ACTC )
El chico Fritzler en acción sobre su Ford Falcon del TC Pista Mouras. (Foto Prensa ACTC )

Seguí leyendo