La confesión del "Peque", que este lunes volverá al circuito

La sociedad entre el tenista Diego Schwartzman y su entrenador Juan Ignacio Chela ha dado sus frutos: el hoy N° 23 del ranking ATP, llegó a su mejor posición en 2018, cuando se ubicó en el escalón 11. Además, con su talento, consiguió darle batalla a los mejores del circuito. El "Peque", que mañana debutará frente a Aleksandr Búblik en el torneo de Queens, estuvo en el programa PH, por Telefe, y dejó una anécdota íntima sobre su coach: el descubrimiento XXX que realizó cuando intercambiaron teléfonos móviles.

Andy Kusnetzoff, conductor del ciclo, le preguntó sobre la relación de los tenistas con la pornografía, dado que pasan mucho tiempo solos en los viajes. Y Schwartzman apeló a una historia sobre Chela, de 39 años, sexto tenista argentino con más victorias en el circuito ATP y uno de los más ocurrentes en las redes sociales. "Lo tengo que meter a mi entrenador, lamentablemente", prologó el "Peque" su confesión.

"Hace poquito, revisando el tiempo en pantalla que pasás con el teléfono, empezamos a mirar el tiempo en pantalla de cada aplicación. Y la sexta que aparecía en pantalla en promedio semanal en el celular de Chela era una de estas páginas", contó Schwartzman ante las risas y la incredulidad de los demás invitados. "Lo estás matando a Chela", le avisó Kusnetzoff, pero el tenista suavizó el relato con la reacción de su entrenador ante el descubrimiento. "Le contó a 100 personas, no tiene nada de malo, llorábamos de la risa. Creo que la página porno venía atrás de Twitter", concluyó, en alusión a la afición de Chela con la mencionada red social.

Durante el programa, Schwartzman también narró la historia de un flechazo con una fanática que generó un cortocircuito con su entrenador. Durante una competencia, una bella joven de vestido amarillo le pidió una foto y a partir de allí se generó un diálogo prometedor. Y el contacto llevó a pactar un encuentro, que por cuestiones de agenda sólo se podía dar durante el día libre del "Peque". Y se dio un cruce de palabras.

"Él estaba pegado a mí en el hotel. Cuando le conté que ella iba a venir a encontrarse conmigo el martes, porque ya al otro día se iba de París, me dijo: 'Si ella viene, yo al otro día me voy a Buenos Aires'", detalló. Sin embargo, cual alumno aplicado, Schwartzman hizo los deberes. Y el encuentro con la dama recién se dio post eliminación.

"No ha alcanzado todo su potencial", suele decir Chela sobre su pupilo, al que también le pidió que deje de costado la referencia sobre su altura (mide 7.70 metro en un circuito en el que abundan los gigantes). La sociedad continúa funcionando en el circuito. Y la confianza es tal que el "Peque" se animó a contar una incómoda intimidad sobre su entrenador por TV.

SEGUÍ LEYENDO: