El fútbol es tan pasional que la racionalidad queda opacada por los impulsos contagiosos y masivos que atraviesan los hinchas cuando se reúnen en los estadios para apoyar a sus equipos. Un ejemplo de ello es lo que sucedió en La Paternal, donde Boca y Argentinos se vieron las caras en el encuentro correspondiente a la ida de las semifinales de la Copa de la Superliga.

Si bien Carlos Tevez fue la principal víctima de los insultos y el odio generalizado, Mauro Zárate también vivió un momento incómodo cuando estaba realizando los movimientos precompetitivos antes de ingresar en el complemento.

Como las medidas del Diego Armando Maradona no permiten un lugar ideal para que los suplentes desarrollen su calentamiento previo a la actividad física que van a desarrollar dentro de la cancha, los preparadores físicos deben improvisar trabajos al lado de la línea de cal, muy cerca del alambrado donde se encuentran los simpatizantes locales.

Allí, los presentes acostumbrados a hostigar a los jugadores visitantes, volvieron a cargar contra los hombres del Xeneize, poniendo su mayor atención en Mauro Zárate.

"Mauro, ¿cuál fue el equipo grande? Se la comieron toda en Madrid", le gritó un hincha al delantero, mientras que otro se descargaba con ironía contra Marcos Díaz: "Dale, movete que vas a entrar ¡Dale que sos buen arquero!"

"Equipo grande es River, traidor. Perdiste tu clásico en la final del mundo Mauro. Te manda saludos Quintero", siguieron los fanáticos hasta que el ex Vélez reemplazó a Agustín Obando. De todos modos, el cambio no modificó el destino del choque y el marcador se mantuvo en blanco hasta que Mauro Vigliano marcó el final. Zárate, tendrá su revancha en La Bombonera el próximo domingo a las 18:45. Allí, buscará descargar toda su bronca, del mismo modo que sucedió ante el Fortín.

Seguí leyendo