Otra vez la violencia se hizo presente en un encuentro de fútbol en Argentina. El duelo que protagonizaban Independiente de Chivilcoy y El Linqueño, por el Torneo Regional Amateur, se suspendió luego de que el árbitro Joaquín Gil fuera agredido con un piedrazo en su cabeza.

El conjunto local ganaba 1 a 0 cuando a los 10 minutos del complemento desde la tribuna visitante, ocupada por la parcialidad de El Linqueño, lanzaron un proyectil que impactó de lleno en el árbitro Joaquín Gil, quien de inmediato fue trasladado a un hospital con un importante corte en la frente.

El árbitro Joaquín Gil es llevado en camilla a los vestuarios. Luego, una ambulancia lo trasladó al hospital
El árbitro Joaquín Gil es llevado en camilla a los vestuarios. Luego, una ambulancia lo trasladó al hospital

Luego de varios minutos de hermetismo, y con el juez del encuentro camino al sanatorio más cercano, el resto de la terna arbitral fue la que anunció la suspensión del encuentro. De esta manera, la final de la Región Pampeana-Norte del Federal Regional se definirá en los escritorios.

El gesto de los futbolistas de El Linqueño fue elocuente: algunos le recriminaron a su propio público y otros se tomaron sus rostros, lamentando lo ocurrido e imaginando la dura sanción que podría caberle por la salvaje agresión al árbitro del partido.

Si bien se trató del partido de ida, será el Tribunal de Disciplina del Consejo Federal que definirá en los próximos días si le darán serie por perdida y, por ende, el triunfo a Independiente de Chivilcoy.

El juez se retiró con un importante corte en su frente, producto de un piedrazo lanzado desde la tribuna visitante, ocupada por la parcialidad de El Linqueño
El juez se retiró con un importante corte en su frente, producto de un piedrazo lanzado desde la tribuna visitante, ocupada por la parcialidad de El Linqueño

Ambas hinchadas cuentan con una marcada rivalidad y a esto se le sumó que a los 20 minutos del primer tiempo Hugo Palmerola, de El Linqueño, fue expulsado por agredir a un rival. Esta situación caldeó los ánimos tanto del equipo como de su gente, que protestó ante cada fallo del árbitro, quien adicionó ocho minutos y el gol llegó justo a los 53′ de la etapa inicial.

Vale recordar que la semana pasada, en el encuentro entre Sporting Club Victoria de San Luis y Peñarol de San Juan, por las semifinales de este mismo certamen, se suspendió a los 28 minutos del complemento a raíz de la invasión al campo de juego de parte de los hinchas locales, quienes agredieron a los futbolistas rivales y estos tuvieron que escapar por los alambrados de la cancha.

SEGUÍ LEYENDO: