El partido tenía destino de penales. Lucas Orban y Lisandro López habían puesto en ventaja a Racing para igualar el global y mantener las esperanzas de la Academia.

El duelo accidentado dejó un saldo de 6 lesionados (Matías Zaracho, Licha López, Neri Domínguez, Néstor Moiraghi, Gerardo Alcoba y Walter Montillo) y un debut que será recordado como una pesadilla para Nicolás Muscio.

El joven canterano que reemplazó al ex volante de Independiente se dejó ganar la espalda por Matías Pérez Acuña cuando se disputaba el tiempo adicional.

El tanto generó el malestar en Racing, dado que todo el estadio reclamó una infracción en ataque que debió ser sancionado por Mauro Vigliano.

Los jugadores de Tigre festejan la histórica clasificación en el Cilindro de Avellaneda (Télam)
Los jugadores de Tigre festejan la histórica clasificación en el Cilindro de Avellaneda (Télam)

Como lo explicó el ex árbitro Miguel Scime para Infobae, "el jugador de Tigre colocó la mano sobre la espalda del defensor de Racing como protegiéndose cuando se le viene la pelota y eso no tiene identidad de falta, ya que sólo se trató de una una disputa del balón en condiciones normales". Es decir, no fue falta.

Con el 2 a 1 en el marcador, los de Néstor Pipo Gorosito volvieron a escribir una página dorada en el club que descendió recientemente a la Primera B Nacional. Los malditos promedios perjudicaron a un equipo que se ilusiona con dar el golpe y clasificar a la siguiente Copa Libertadores. Del mismo modo que se comió al campeón del fútbol argentino, el Matador buscará hacer lo mismo ante el rival que surja del choque que animarán River y Atlético Tucumán en el Monumental.

Seguí leyendo