Con el resultado 0-1, River sacó del medio. Rapidamente, Gonzalo Martínez habilitó a Lucas Pratto, que se llevó la pelota y la protegió de la marca de Carlos Izquierdoz. Con un derechazo cruzado, el delantero Millonario puso el empate a los 34 minutos del primer tiempo, acto seguido del tanto de Ramón Ábila, que había adelantado al Boca de Guillermo Barros Schelotto.

Eso sucedió en noviembre de 2018, 12 años después de que Lucas Pratto anotara un gol similar, pero vestido con la azul y amarilla. Es que en 2006, por un partido de la quinta división, el punta convirtió en el arranque del clásico que se disputó en el predio que River tiene en Ezeiza.

En Madrid, Pratto puso el 1-1 parcial entre River y Boca en el Santiago Bernabéu (AP Photo/Armando Franca)
En Madrid, Pratto puso el 1-1 parcial entre River y Boca en el Santiago Bernabéu (AP Photo/Armando Franca)

En aquella ocasión, Boca hizo el saque inicial del partido y sólo tardó nueve segundos en abrir el marcador que terminó 4-0 a favor del Xeneize, con Nicolás Gaitán -anotó un doblete- como otro de los destacados de un equipo que terminaría consagrándose como campeón de la categoría con el Oso como protagonista junto a Oscar Trejo, el otro punta.

La historia de Pratto y su relación con el Xeneize comenzó gracias a una sugerencia del goleador histórico que tiene el club de la Ribera. Martín Palermo le recomendó en 2004 a la dirigencia que comprara al juvenil que jugaba en Defensores de Cambaceres de Ensenada, cerca de La Plata, de donde es oriundo el Titán.

Lucas Pratto anotó el empate en La Bombonera, justo después de que Boca se pusiera en ventaja, gracias al gol de Benedetto (Photo by Alejandro PAGNI / AFP)
Lucas Pratto anotó el empate en La Bombonera, justo después de que Boca se pusiera en ventaja, gracias al gol de Benedetto (Photo by Alejandro PAGNI / AFP)

Sin lugar en el plantel profesional, Pratto se fue prestado a Tigre. Después de pasar por el fútbol de Noruega, tuvo un breve paso nuevamente por Boca (jugó dos partidos en 2009), y luego se fue a Unión de Santa Fe. Después de pasar por la Universidad Católica, de Chile, y en el Genoa italiano, llegó a Vélez, donde se destacó y fue campeón con Ricardo Gareca como entrenador. Antes de llegar a River, club que pagó por él unos 10 millones de dólares, brillo en el Atlético Mineiro y en el San Pablo, de Brasil.

A pesar de no tener el mejor comienzo en el club de Núñez, la participación de Pratto en la Copa Libertadores 2018 fue decisiva. Sobre todo en la final, donde anotó dos goles, uno en La Bombonera (el 1-1) y otro en el Santiago Bernabéu, también para igualar las acciones que desencadenaron en la victoria por 3-1 que le dio a River un nuevo título de América.

SEGUÍ LEYENDO: