Un integrante de la Comisión Directiva de Boca Juniors fue víctima de un acto intimidatorio la última semana. Francisco Franconieri radicó una denuncia en la Fiscalía número 17 a cargo de Walter López y el secretario Gonzalo Eloy Lorences en el barrio de Recoleta, después de haber recibido amenazas telefónicas en el lugar donde trabaja. Ocurrió el martes pasado por la mañana.

"¿Está Franconieri? ¿Quién habla la rubia o la morocha?", fueron las preguntas que realizó un hombre de voz ronca, según consta en la denuncia, en un llamado hecho al instituto donde se desempeña como rector. Ante la respuesta irónica de la secretaria identificada como Vanina Fernández ("No, la pelirroja"), el anónimo prosiguió: "No te hagas la pelotuda, decile a Franconieri que se deje de defender al Tano Angelici y a Gribaudo porque le vamos a quemar la escuela y va a quedar como Matías Bagnato". La referencia fue a la víctima del incendio conocido como la masacre de Flores hace 25 años.

Parte de la denuncia que el vocal Franconieri realizó tras las amenazas telefónicas
Parte de la denuncia que el vocal Franconieri realizó tras las amenazas telefónicas
“Le vamos a quemar la escuela”, fue el dicho intimidatorio que hicieron en su lugar de trabajo
“Le vamos a quemar la escuela”, fue el dicho intimidatorio que hicieron en su lugar de trabajo

Además, el vocal xeneize informó que los llamados anónimos continuaron durante dos días, aunque en dichas ocasiones simplemente permanecían en silencio del otro lado del teléfono y cortaban.

Investigan si se trata de un hecho vinculado a la política interna de Boca Juniors, teniendo en cuenta el cargo de Franconieri en la institución, su afinidad con el oficialismo y la proximidad de las elecciones presidenciales que se celebrarán a fin de año (Christian Gribaudo es el candidato impulsado por Angelici, actual mandatario de la institución de la Ribera).

El directivo confirmó que el último miércoles estuvo presente en la Bombonera durante el partido entre el equipo dirigido por Gustavo Alfaro y Atlético Tucumán, donde además de recibir insultos de algunos fanáticos que están en contra de la actual dirigencia, notó que varios asientos de abonados estaban ocupados por extraños.

SEGUÍ LEYENDO