Daniel Angelici y Nicolás Burdisso durante la presentación del nuevo director deportivo (Jaime Olivos)
Daniel Angelici y Nicolás Burdisso durante la presentación del nuevo director deportivo (Jaime Olivos)

En Boca empezó la renovación. Con pocos días de diferencia, Daniel Angelici brindó dos conferencias: en la primera despidió a Guillermo Barros Schelotto y en la segunda presentó a Nicolás Burdisso como nuevo director deportivo.

El ex futbolista que cosechó 7 títulos con la camiseta azul y oro, incluidas las Intercontinentales de 2000 (ingresó sobre el final) y de 2003 (fue titular), amagó con volver a ponerse los cortos pero finalmente concretó el regreso al club desde el plano dirigencial.

Comandará la secretaría técnica xeneize, con Aníbal Matellán como hombre de confianza a su lado. Este rol muy utilizado en Europa, donde Burdisso militó durante 14 años como futbolista profesional, es el primer gran desafío que afrontará tras colgar los botines. "Boca siempre será tu casa", había sido el mensaje desde la institución cuando Nico hizo oficial el anuncio en octubre pasado. Y las partes se unieron en el corto plazo.

Es un particular momento deportivo: el equipo está golpeado tras la derrota en la final de la Copa Libertadores con River y quedó acéfalo tras la salida del mellizo. La primera gran decisión que tendrá que tomar el flamante manager es apuntar al nuevo entrenador.

Burdisso saboreó las mieles del éxito como jugador y capitán de Boca (FOTO NA: W. PAPASODARO/DIARIO POPULAR)
Burdisso saboreó las mieles del éxito como jugador y capitán de Boca (FOTO NA: W. PAPASODARO/DIARIO POPULAR)

En medio de este contexto, es válido desmenuzar los puntos que rodean su designación.

1· LA CARA DE LA RENOVACIÓN

Pedro Pompilio, emblemático presidente de Boca, solía afirmar internamente: "Cuando tenemos la desgracia de perder a un técnico, no tiene que pasar más de una semana para nombrar a otro". Esta es la premisa que adoptó Daniel Angelici para llamar a Nicolás Burdisso. Cambiar el aire, refrescar, tener un semblante nuevo y conocido para el hincha.

El ex defensor tiene historia con la camiseta y seguramente aceptación entre los fanáticos, que atraviesan una prueba de fidelidad con los colores por la dolorosa caída frente al rival de toda la vida en la Copa. A la espera de la confirmación de un entrenador, el arribo del director deportivo servirá para calmar las aguas en vísperas de la pretemporada.

2· LA ABSORCIÓN DE LA PRESIÓN

Sabido es en los pasillos del club que la mayoría de las decisiones, a nivel deportivo, eran tomadas por Daniel Angelici. Hasta ahora.

Burdisso habló "tomar decisiones y asumir responsabilidades" en este nuevo reto personal. La considera una posibilidad única y tiene claro que los reclamos, si el día de mañana no se obtienen resultados positivos, golpearán su puerta.

El presidente, que trabajará hombro a hombro con él, tendrá en Burdisso una cara visible para desligarse de los asuntos futbolísticos en el que será su último año como pope xeneize. La Copa Libertadores, el sueño trunco del hincha en 2018, volverá a ser la obsesión el año próximo. Y antes de terminar su mandato, Boca levantará la ansiada séptima, o no.

La presencia del manager ayudará a Angelici a no cargar con todas las culpas en sus espaldas y despegarse un poco de lo deportivo, punto fundamental antes de las elecciones (Christian Gribaudo será el candidato por parte del oficialismo).

3· BURDISSO YA EMPEZÓ A TRABAJAR

En octubre pasado confirmó su retiro como futbolista y no llegó a desprenderse totalmente del mundillo que gira en torno a la pelota. "El desafío, en el momento que perdemos la final, se volvió el doble de atractivo. Era un momento en el que quería estar presente en Boca", declaró en conferencia Nico.

Fuentes allegadas a Boca le confirmaron a Infobae que antes de la presentación formal, tanto Burdisso como Matellán entraron en funciones y se pusieron en contacto con algunos de los principales candidatos a suceder a Guillermo Barros Schelotto. El siguiente paso será filtrar al que tenga mayor consenso y cerrarlo con el aval de la dirigencia. Luego irán por los refuerzos.

4· EL PERFIL DEL ENTRENADOR

Burdisso fue consultado por esto en la conferencia de presentación y deslizó algo: "Lo tenemos muy claro; pero más allá del perfil, están los principios, la manera en que vamos a predisponernos, a elegir jugadores y transmitirles lo que queremos".

Los nombres son varios y, los estilos de cada uno, diferentes. Antonio Mohamed, Ricardo Gareca, Sebastián Beccacece, Gustavo Alfaro, Miguel Ángel Russo y el brasileño Luiz Felipe Scolari atraviesan diferentes presentes y pregonan distintas filosofías de juego. Algunos tienen trabajo; otros no.

En Boca toman algo muy en cuenta: Guillermo no pudo lograr el objetivo mayor de la Libertadores pero igualmente dejó la vara alta. Que salga o no jugando de abajo, no es relevante. El DT que asuma debe imponer respeto ante el grupo, los hinchas y la prensa -como primera medida- antes de ir por los resultados.

SEGUÍ LEYENDO