(DyN)
(DyN)

Mauricio Macri ya lo tenía decidido. Ese pichón de crack de 20 años, oriundo de Las Rosas (Santa Fe), que la estaba rompiendo en Newell's, iba a ser el reemplazante de uno de los máximos ídolos de Boca. "El día que venda a Riquelme, compro a Leonardo Ponzio", aseguró el por entonces presidente "xeneize".

El ídolo había tenido un año estupendo. De la mano de Carlos Bianchi, quien redondeó un primer ciclo súper exitoso, Román logró que el Barcelona de España posara sus ojos y se decida por contratarlo. Asimismo, Boca, que venía de ganar la Intercontinental ante el Real Madrid, sufría el éxodo de varias figuras como Walter Samuel, Rodolfo Arruabarrena, Oscar Córdoba, Martín Palermo y Jorge Bermúdez.

(NA)
(NA)

La continuidad de Román ya era insostenible y todos en el club se preguntaban por su reemplazante. "En enero o junio próximo, Ponzio se pondrá la azul y oro. Sólo es cuestión de tiempo", fue el mensaje que bajó Macri, quien daba por hecho el arribo del sustituto de Román.

Ese octubre de 2002 la vida de Leonardo Ponzio cambió por completo. Un año antes se había coronado campeón del mundo Sub 20 con Argentina y junto con Maximiliano Rodríguez pegaban el salto desde las inferiores a la Primera de Newell's. Con las dos "joyas" en el plantel, la "Lepra" redondeó una gran temporada: finalizó séptimo en el Clausura bajo la conducción de Julio Zamora y octavo en el Apertura con el "Bambino" Veira de DT.

(pesstatsdatabase)
(pesstatsdatabase)

Sin embargo, su ilusión de pasar a un grande le jugó una mala pasada. En medio de los rumores por el interés de Boca y tras el elogio de su presidente, "Leo" pecó de juventud a la hora de declarar: "Ojalá que se dé. Sentí orgullo cuando Macri me elogió, pero hoy quiero pensar en Newell's. Mientras no haya nada oficial… No es fácil abstraerse de todo lo que se habla. Que Boca se fije en mí me ilusiona".

Como era de esperarse, Ponzio sufrió una fuerte silbatina de parte de su público en uno de los encuentros próximos que disputó Newell's frente a Olimpo de Bahía Blanca.

"Es la inocencia a la hora de declarar cuando uno es pibe y te hacen una nota. En su momento dije que me gustaría jugar en un equipo grande de la Argentina, sin desmerecer el lugar en que estaba, pero cayó mal en la gente y en un partido contra Olimpo, levantaron el cartel N° 5 para el cambio, yo empecé a salir de la cancha, aunque el cambio era para el 5 de Olimpo, y ahí me silbaron como nunca. No me gustó, fue feo", reconoció en una entrevista con El Gráfico en 2013. "López nunca nos dijo nada, pero se generó como que estaba todo hecho y al final se cayó. No sé", reveló en dicha entrevista con Diego Borinsky.

(elgrafico)
(elgrafico)

Aunque el propio futbolista admitió desconocerla, en el medio sí hubo una negociación. Mauricio Macri y Eduardo López, presidentes de Boca y de Newell's, nunca lo reconocieron, pero la operación avanzó bastante. Pocos días después de un empate entre ambos equipos por el Torneo Apertura 2002, se acordó la compra del 50% de la ficha de Ponzio en un millón y medio de dólares. Sólo una oferta superior a los seis millones haría caer la transferencia.

"Macri está haciendo una gestión con el presidente de Newell´s para que Ponzio llegue seis meses antes y esperamos inscribirlo para la Copa Libertadores", se llegó a escuchar en boca del secretario técnico de Boca, José Anunciado Cirillo, a fines de 2002.

Sin embargo, los anuncios que partían desde La Boca sumada a la declaración del joven Ponzio no ayudaron y frente a tamaña presión, el polémico Eduardo López dio de baja la operación y anunció la venta de "la joya" al Zaragoza de España, a mediados de 2003, a cambio de poco más de dos millones de dólares.

Tiempo después, Mauricio Macri lamentó el fallido pase: "La verdad, me quedé con la frustración de no haber podido traer a Ponzio, que era un jugador para Boca. Con López era muy difícil, no pude enganchar la forma".

Ponzio también dijo lo suyo: "Me puso la vara alta, Mauricio. Con Maxi Rodríguez le llegamos a los ojos desde que los enfrentamos con Newell's. Nos quiso llevar a los dos a Boca, aparte porque Macri tenía buena relación con Eduardo López. La verdad es que cuando enfrentás a Boca y River, te mentalizás para jugar a morir. Lo viví de un lado en Newell's y lo padecí en el Nacional B, cuando los rivales se mataban contra nosotros. Es así".

(AFP)
(AFP)

Aquella no fue la única vez que Leonardo Ponzio estuvo a punto de sumarse a Boca. A mediados de 2010, y luego de un paso fugaz por River, el mediocampista figuró en carpeta nuevamente. En ese entonces, con poco lugar en el Zaragoza, reconoció: "Jugar en Boca me ilusiona. Del posible interés me comentó mi representante, pero uno sabe que estas cosas tienen un ida y vuelta. Si surgiese alguna oferta me interesaría volver a la Argentina".

Tampoco se llegó a concretar su arribo al "Xeneize", que venía de sufrir la salida de "Coco" Basile multicampeón a la Selección y que en ese año contó con Abel Álves, primero, y Claudio Borghi, luego, como entrenadores.

En 2012, dos años después de su segundo fallido pase a Boca, se dio el ansiado retorno al país de Leonardo Ponzio, pero nuevamente en la vereda de enfrente: River Plate. Pieza clave en el ascenso a Primera División, en esta segunda etapa en el "Millonario" logró transformarse en uno de los máximos ídolos del plantel que comanda Marcelo Gallardo y que irá por la gloria máxima justamente ante Boca en la Superfinal de la Copa Libertadores.

LA CARRERA DE LEONARDO PONZIO

NEWELL'S OLD BOYS: 2000 al 2002-2003.

REAL ZARAGOZA: primera etapa del 2003-2004 al 2006) y segunda etapa del 2009 al 2011.

RIVER PLATE: primera etapa del 2007 al 2008 y segunda etapa del 2012 hasta la actualidad.