Argentina y Japón jugaban mano a mano por el último pasaje a la siguiente ronda del Mundial de Vóley que se celebra en Italia y Bulgaria. Cada detalle podía definir el duelo y así lo entendió Taichirō Koga, quien se jugó su integridad física para salvar una pelota que estaba casi perdida.

Con un set por lado y el tercero 21-20 a favor de los asiáticos, Facundo Conte sacó un potente remate que alcanzó a interceptar un jugador japonés. La pelota salió rumbo a la tribuna, pero Koga no la dio por perdida.

Salió corriendo, saltó una mesa que estaba ubicada en un lateral y cayó de cabeza contra las butacas que estaban preparadas para los fanáticos.

Rápidamente, todos sus compañeros fueron a asistirlo con cierta preocupación por la dureza del golpe que sufrió.

Durante varios segundos persistió la preocupación, aunque las cámaras de la transmisión oficial decidieron no enfocar la escena ni dar repeticiones de hecho.

Si bien no hubo información oficial al respecto, las primeras versiones indicaban que Koga debió ser trasladado al hospital.

Japón se llevó el partido por 26-24, 20-25, 30-32, 25-20 y 15-13, pero no le alcanzó: Argentina clasificó en el cuarto puesto a la siguiente ronda gracias a tener una mejor diferencia de sets.

Seguí leyendo: