(NA)
(NA)

A veces, la abundancia puede transformarse en una incomodidad. O directamente volverse un dilema. Como el que tiene Marcelo Gallardo de cara al prometedor choque ante Independiente, el miércoles en Avellaneda, por los cuartos de final de la Copa Libertadores. ¿Lo pondrá a Rafael Borré como acompañante de Lucas Pratto en la delantera? ¿O sacará al colombiano para darle lugar a un esquema con Pratto como único delantero y a un mediocampo de mucha calidad y buenos pies? Esa es la cuestión para el Muñeco.

(River Plate)
(River Plate)

"Vamos a ver cómo encarar ese partido. Tengo un par de cosas evaluadas, y a otras las iré analizando en estos días previos, también teniendo en cuenta como está cada jugador", dijo Gallardo, enigmático, luego de la goleada 4 a 1 sobre San Martín de San Juan, el primer triunfo de su equipo en la Superliga. En ese encuentro, optó por poner de entrada a Ignacio Scocco junto a Pratto adelante, con la presencia de Rodrigo Mora por el andarivel izquierdo del mediocampo, casi como otro punta. Sin embargo, la sensación es que hoy Scocco es suplente en la consideración del entrenador.

Si insiste –al igual que en el choque por la Copa Argentina ante Platense y que en la revancha de la Libertadores frente a Racing- con la dupla Borré y Pratto en la delantera, deberá sacrificar a uno de los cuatro mediocampistas que puso como titular en los partidos ante Belgrano y Argentinos por la Superliga: Ignacio Fernández, Exequiel Palacios, Gonzalo Martínez o Juan Fernando Quintero, a quien prefirió preservar ante los sanjuaninos y por ello ni siquiera estuvo entre los suplentes. Se descuenta, claro está, que jugará con una línea de cuatro en el fondo compuesta por Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Javier Pinola y Milton Casco, y que Leonardo Ponzio será el volante central. Enzo Pérez queda afuera de las posibilidades por estar suspendido por su expulsión ante Racing.

(Prensa River – Diego Haliasz)
(Prensa River – Diego Haliasz)

¿A quién sacar? Se pregunta Gallardo por estas horas. ¿A Nacho Fernández, que responde en casi todos los partidos importantes y cuyo ingreso en el segundo tiempo, por caso, resultó decisivo para que River le ganara el último miércoles a Platense por la Copa Argentina? ¿A Palacios, que llega entonado por su flamante debut en el seleccionado argentino mayor y exhibe un nivel creciente de juego, con mucha técnica y ahora también con recuperación de pelota, intensidad física y llegada al área rival? ¿A Pity Martínez, considerado por el propio técnico como la individualidad más desequilibrante del plantel? ¿O al colombiano Quintero, un jugador con una zurda exquisita y una capacidad de pase fuera de lo común?

Gallardo, a quien le gusta mantener la incógnita sobre cómo formará su equipo hasta una hora antes del comienzo de los partidos, se tomará hasta último momento para definir con cuál de los dos esquemas tácticos irá al Libertadores de América, un escenario que no le trae buenos recuerdos. Desde que a mediados de 2014 asumió como técnico de River, fue tres veces a Avellaneda para enfrentar a Independiente y no consiguió ni un solo punto: el Rojo, dirigido por Mauricio Pellegrino, le ganó a su equipo 3 a 0 en 2015; 1 a 0 en 2016 con Gabriel Milito en el otro banco de suplentes; y también por la mínima diferencia el año pasado, ya con Ariel Holan como entrenador rival.

Telam
Telam

En el choque de ida ante Racing, jugado por la ronda anterior en Avellaneda, Gallardo optó por poner dos delanteros: Pratto e Ignacio Scocco. Quintero fue al banco de suplentes. Para la revancha, el Muñeco echó mano a Borré y Pratto para la delantera, y Quintero jugó de enganche porque Pity Martínez se recuperaba de una lesión. Tampoco estuvo Ponzio en el Monumental por su expulsión en el primer choque, lo que obligó a Gallardo a ubicar a Enzo Pérez como mediocampista central ante la suspensión de Bruno Zuculini que tanto dio que hablar en la previa.

A diferencia de aquellas veces, el único jugador que Gallardo no tendrá a disposición para el clásico del miércoles a las 19.30 es Enzo Pérez. Por eso el dilema. Por eso las preguntas interiores que repiquetean en la cabeza del Muñeco: ¿uno o dos delanteros? Y si opta por dos delanteros, ¿a qué mediocampista dejar afuera de los once? Con Independiente en el horizonte, Gallardo tiene tarea para el hogar.

SEGUÍ LEYENDO