Damián Blaum representa a River y consiguió romper un rércod que llevaba 25 años
Damián Blaum representa a River y consiguió romper un rércod que llevaba 25 años

El récord parecía estar allí esperándolo a ese niño que sufría con tirarse al agua cuando recién empezaba su romance con las piletas. La travesía de unir Uruguay con Argentina por el majestuoso Río de La Plata corría por la cabeza de Damián Blaum desde hacía tiempo. Quería hacerlo por honor, por pasión, por el amor a su tierra. Ese combustible lo terminó metiendo en la historia.

El nadador que representa a River cruzó desde Colonia del Sacramento (Uruguay) hacia Punta Lara (en Argentina) nadando por el Río de La Plata. Lo hizo en 9 horas y 6 minutos para hacer pedazos el récord que nadie había podido batir desde hacía 25 años.

"Basicamente era un viejo sueño que tenía de unir a nado Colonia con Punta Lara. Un sueño como porteño, de cruzar por el Río de La Plata", le cuenta este destacado deportista a Infobae apenas algunas horas después de realizar una exigencia física imponente.

La imagen del abrazo con su mujer Esther Nuñez Morera y su pequeña hija Gala recorrió el mundo. Entre la ternura y la hazaña, Blaum bajó en más de una hora la marca que ostentaba el mendocino Gustavo Oriozabala cuando en 1993 logró cruzar el río más ancho del mundo en 10 horas y media.

El abrazo con su mujer y su hija que recorrió el mundo
El abrazo con su mujer y su hija que recorrió el mundo

"Llega un momento en el que empezás a correr con la cabeza. Durante todo el recorrido evitas tener pensamientos negativos que te perjudiquen", detalló. Y agregó sobre el apoyo de su familia: "Es lo máximo llegar a abrazarlos. En todo momento, cuando creía que el cansancio iba a ganarme, pensaba en que ellas me estaban esperando y así nunca me dejé caer".

Blaum, de 36 años, es un profesional de la natación en aguas abiertas. Fue campéon del mundo en 2013 y participó de los Juegos Olímpicos del 2008. Sin embargo, este era un desafío especial ya que la travesía lo obligaba a realizar el recorrido en soledad, con apoyo logístico pero sin sujetarse de las embarcaciones ni con otros competidores que marquen el ritmo.

"Por suerte fue un recorrido tranquilo. No encontré nada raro como te podés encontrar en la naturaleza. Sí algunos buques cuando estaba llegando al canal. Semejantes bestias cuando las vez te alarman, impactan mucho, pero es normal", señaló.

El muchacho que ahora recorre las portadas de los medios del mundo con su hazaña rememora sus inicios en la pileta. El recuerdo aparece borroneado en la edad, pero no en las sensaciones: "Cuando mis padres me mandaban al agua, a la escuelita, a mí no me gustaba nada. No disfrutaba. Tenía 7 u 8 años".

Una de las postales en el trayecto que duró más de 9 horas
Una de las postales en el trayecto que duró más de 9 horas

Su mujer, que también se dedica a la misma disciplina y actualmente es su entrenador, no es la única que es partícipe de su carrera. La vida del nadador de aguas abiertas exige una compañía completa: "Mi familia está involucrada indirectamente porque cuando un hermano o un hijo hace lo que hago yo, involucrás a toda la familia".

La historia tenía una página esperándolo y quizás el motor inconsciente del éxito deportivo de alcanzar las metas que se planteó fue lo que lo movilizó. Comenzó con la natación en piletas, luego empezó a afrontar distancias más largas, hasta que se decidió a dar el salto que cambió su vida: competir en aguas abiertas.

"De golpe surgió la oportunidad de competir contra la naturaleza", advierte. De eso se trata. Una carrera contra lo imprevisto, contra la magnificencia de lo impredecible. Los patrocinadores privados le permiten dedicar su vida de lleno a este compleja disciplina: "Tengo la suerte de poder seguir adelante con lo que amo, que me permiten dedicarme 100% a la natación en aguas abiertas. Requiere de mucho entrenamiento".

Empezó la aventura en Colonia a las 6:23 y recién volvió a tocar tierra firme 9 horas más tarde
Empezó la aventura en Colonia a las 6:23 y recién volvió a tocar tierra firme 9 horas más tarde

Que su pasión sea el sustento económico de su vida también le permitió que esos pensamientos negativos no lo aborden a lo largo de las 9 horas que atravesó las turbias aguas del Río de La Plata, que tenían una temperatura que oscilaba entre los 22 y 24 grados. "Estoy acostumbrado a esa temperatura. Estoy entrenador ya para ese clima", reconoce.

Lo había intentado el miércoles pero superados los 20 kilómetros de travesía debió abandonar por una serie de complicaciones logísticas con permisos para nadar en aguas argentinas. Lo obligaron a claudicar. No bajó los brazos: ayer se tiró al agua de Colonia a las 6:23 y recién volvió a tocar tierra firme en Argentina. Debió tomar algunos antibióticos para evitar problemas con el agua, se hidrató cada 20 minutos durante la primera etapa y en algunos tramos comió pedazos de frutas. El resto de la tarea se realizó con el esfuerzo de su cuerpo –y su mente–.

Sin embargo, como si esta gesta no fuese lo suficientemente impresionante, en su cabeza ya aparecen nuevos objetivos como el de ir por un triunfo en el Grand Prix de aguas abiertas que se celebrará a mitad de año en Canadá o el volver a romper récords con una travesía como la del último fin de semana: atravesar el canal de Beagle. "Es un tramo más corto, pero el agua es más fría. Tengo que prepararme porque no estoy preparado", plantea el desafío.

Así se hidrataba durante la competencia, sin la posibilidad de apoyarse en embarcaciones
Así se hidrataba durante la competencia, sin la posibilidad de apoyarse en embarcaciones

LEA MÁS: