(@SC_ESPN)
(@SC_ESPN)

La abultada caída que les propinaron en el Game 1 caló profundo dentro del plantel comandado por Gregg Popovich, que ahora se redimió regresandole la paliza a los Houston Rockets para colocar la serie por las semifinales de la Conferencia Oeste igualada en uno. Fue victoria para los locales por 121 a 96.

Los San Antonio Spurs, tras dejar en el camino a los Memphis Grizzlies, arribaron a este compromiso con la obligación de vencer para viajar al Toyota Center de Houston con el marcador empatado.

El cuadro local vapuleó a su contrincante en el último fragmento del duelo para asegurar el triunfo. Como en la mayoría de la actual temporada, la figura del equipo fue Kawhi Leonard, con 34 puntos en 37 minutos.

En contrapartida, Tony Parker, que cerró su planilla con 18 puntos, se retiró lesionado al caer mal contra el piso y el panorama no es alentador. En las próximas horas se realizará estudios para saber el estado de su rodilla izquierda.

Manu Ginóbili, por su parte, estuvo 18 minutos en cancha para aportar 6 puntos, cinco rebotes y tres asistencias (una levantó a todos los presentes del AT&T Center de sus asientos, al facilitarle una canasta a LaMarcus Aldridge).

"La realidad es que estamos abajo, y ellos venían de uno extraordinario y nosotros de uno malo. Teníamos ganas de revertir esa imagen", sostuvo el bahiense, dejando en claro que ahora buscarán recuperar la localía en la casa de los Rockets.

Además de lamentarse por la lesión del base francés, el argentino expresó las claves del triunfo de los Spurs: "Defensivamente estuvimos atentos y enérgicos, y en ataque movimos la pelota. Fue un trabajo general muy bueno".

LEA MÁS: