El Real Madrid sufrió la segunda derrota en 22 partidos disputados de la Liga de España en el postergado de la 16ª fecha ante Valencia y las incidencias del compromiso indican que el marcador de 2-1 en contra terminó siendo benévolo con su rendimiento.

Más allá de la caída, el árbitro De Burgos Bengoetxea no pitó un claro penal de Sergio Ramos a Munir y debió haber expulsado a Raphäel Varane por una tremenda patada sobre José Gayá.

El reloj marcaba 60 minutos y Gayá fue a disputar con su cabeza un balón alto. El marcador central del Merengue no dudó y fue a buscar la pelota con la pierna bien alta. El hombre del Valencia ganó la posesión, pero se llevó de castigo un duro impacto en su rostro.

Gayá pudo continuar a pesar del fuerte golpe y Varane también, gracias a la flexibilidad del árbitro del compromiso que apenas le sacó la tarjeta amarilla.

LEA MÁS: