El operativo que encabezaron los rescatistas en el lugar del accidente (EFE)
El operativo que encabezaron los rescatistas en el lugar del accidente (EFE)

La carrera de William Thiego de Jesus estaba en su momento de esplendor, tras 30 años de pelearla en diferentes clubes del país y transitar experiencias en Japón y Azerbaiyán. La manera de coronar el tiempo de bonanza iba a ser después de la final de la Copa Sudamericana por la que viajaba a Colombia con el Chapecoense, anunciando su arribo al poderoso Santos de Brasil.

"Él estaba feliz de la vida. Comentaba que estaba demasiado feliz. Nos encontraríamos hoy para cerrar la negociación", explicó el empresario cercano al Santos Luiz Taveira, quien llegó a Colombia una hora antes de que se desarrollara el accidente del avión de Lamia que le quitó la vida a 71 pasajeros del vuelo que había tomado el Chapecoense para jugar el partido de ida ante Atlético Nacional en Medellín.

"Me vienen lágrimas a los ojos de sólo pensarlo", agregó Taveira.

A los 30 años, estaba a punto de firmar por el Santos
A los 30 años, estaba a punto de firmar por el Santos

El propio presidente del Peixe, Modesto Roma Júnior, reconoció ante el medio brasileño Lance que Thiego iba a ser una de las contrataciones para el 2017, año en el que intentarán conquistar la cuarta Copa Libertadores en la historia del club.

Thiego, de paso por el fútbol de su país en los clubes Sergipe, Gremio, Bahía, Ceará y Figueirense, "estaba en el mejor momento de su carrera", explicó su amigo Ari Brito. "Estamos todos en estado de shock", reconoció. Tanto Brito como su otro amigo Marcos Paulo confirmaron que la transferencia era un hecho.

Había tenido una sola exigencia el marcador central que había llegado en 2015 a Chapecó y había jugado 62 partidos este año (8 goles): que la transferencia fuera anunciada luego del 7 de diciembre, fecha en que se disputaría la final de vuelta de la Sudamericana.

Su sueño se terminó con la dura tragedia que golpea al mundo, luego de que en la madrugada del martes el avión que trasladaba a la delegación brasileña se precipitó en Antioquia, a unos pocos kilómetros del aeropuerto de Medellín, y dejó como saldo 71 muertos.

LEA MÁS: