Paulo Dybala no tendrá un buen recuerdo de su primer partido como titular en la selección argentina. Apenas duró 45 minutos en cancha en el trámite contra Uruguay, a raíz de la doble amonestación que lo sacó del juego de manera prematura y lo dejó envuelto en llanto.

El ex delantero de Instituto de Córdoba vio la primera amarilla a los 28 minutos de la primera etapa luego de una teórica plancha al ex River Carlos Sánchez. Un cuarto de hora más tarde, Dybala llegó tarde a un cruce con Corujo y el árbitro Julio Bascuñán decidió mostrarle otra amonestación.

Rápidamente el capitán Lionel Messi se acercó hasta el juez para impedir que tome tal decisión, pero no logró revertirla. El goleador de la Juventus de 22 años se tapó el rostro con la remera para evitar que las cámaras tomen el llanto que lo dominaba ante la impotencia del suceso.

Cabe destacar que de antemano a la expulsión ya se sabía que no iba a poder ser parte del choque contra Veneuzela del próximo martes porque había acumulado dos amonestaciones (la primera había sido contra Colombia). En total, ante los uruguayos fue el cuarto partido con la camiseta de la Selección.

Más tarde, el jugador utilizó su portal de Facebbok para pedir disculpas por su expulsión.