El operativo se inició con el izamiento de las banderas nacional, estadual y municipal.
El operativo se inició con el izamiento de las banderas nacional, estadual y municipal.

Vila Kennedy es una de las barriadas más críticas en los mapas de seguridad del gobierno federal brasileño. Ubicada a 30 km del centro de la ciudad, desde hace años sufre los efectos de la violencia urbana y el narcotráfico. El operativo llevado adelante allí es el que se prevé replicar en otras favelas de Río.

A partir del 16 de febrero pasado, el estado federal brasileño asumió el control de la seguridad de Río de Janeiro. Es una intervención con un marcado carácter gerencial, administrativo, con una importante labor de asistencia por parte de otros organismos del Estado a la población local, con la idea de fortalecer los lazos con los civiles.

El general Braga Netto, interventor federal, visitó los operativos en Vila Kennedy.
El general Braga Netto, interventor federal, visitó los operativos en Vila Kennedy.

La intervención federal se sumó a las acciones que ya venían desarrollando las Fuerzas Armadas desde julio 2017, cuando el gobierno federal sancionó un decreto de empleo del elemento militar para operaciones de garantía de la ley y el orden (GLO por sus siglas en portugués) en la región metropolitana de Río de Janeiro.

Por lo tanto, en lo estrictamente operativo, la intervención decidida a partir de febrero no modificó hasta el momento el accionar de las Fuerzas Armadas en relación a la seguridad.

EL Ejércitor brasileño realiza tareas de patrulla.
EL Ejércitor brasileño realiza tareas de patrulla.

Una vez controlada la zona, el Ejército desplegó una gran cantidad de efectivos, encargados de realizar patrullajes, controles de movimientos de entrada y de salida del barrio, de antecedentes, decomisos de armas de fuego.

La intervención federal está prevista que se prolongue hasta diciembre de 2018.

Una vez garantizada la seguridad, diferentes organismos del estado de Río de Janeiro desembarcaron en la barriada para llevar servicios a la población.
Una vez garantizada la seguridad, diferentes organismos del estado de Río de Janeiro desembarcaron en la barriada para llevar servicios a la población.

El Ejército tiene una misión de custodia y control. Sus efectivos no combaten directamente a las bandas criminales, a menos que se vean atacadas.

Desde el punto de vista operativo, el objetivo es estabilizar la zona para que la Policía Militar pueda volver a patrullar y cumplir sus funciones y que los servicios esenciales del Estado puedan llegar.

En el puesto instalado por la Justicia de Río de Janeiro se formaron largas colas para realizar trámites.
En el puesto instalado por la Justicia de Río de Janeiro se formaron largas colas para realizar trámites.

Agentes de la Justicia instalaron una carpa especial para la realización de trámites de documentos para todos los habitantes de Vila Kennedy.

Durante la jornada en Vila Kennedy se realizó una campaña de vacunación.
Durante la jornada en Vila Kennedy se realizó una campaña de vacunación.

Además, una vez pacificada el área, con el respaldo de las tropas, también se pudo desplegar la asistencia médica para la población local.

El personal médico del Ejército también dio apoyo sanitario.
El personal médico del Ejército también dio apoyo sanitario.

En los puestos sanitarios, los vecinos fueron atendidos por profesionales para controles de salud y vacunación gratuita, entre otros.

Unas 41.500 personas viven en Vila Kennedy, de acuerdo con estadísticas del Instituto Pereira Passos (IPP).

Lo servicios pediátricos fueron de los más requeridos.
Lo servicios pediátricos fueron de los más requeridos.

Los profesionales también se concentraron en atender a los más chicos, que recibieron atención primaria y odontológica.

La clase de salud bucal fue seguida de cerca por grandes y chicos. Fotos: G.I.F.
La clase de salud bucal fue seguida de cerca por grandes y chicos. Fotos: G.I.F.

También se llevaron adelante charlas sobre medidas básicas de higiene para la prevención de enfermedades.

*La versión original de esta nota fue publicada en la revista DEF N. 120