Cómo se construye un lector: Mario Méndez

Escritores, editores, mediadores de lectura y expertos en literatura responden preguntas acerca de un tema clave para la formación y la felicidad de los más chicos

Mario Méndez (Foto: Martina Méndez)
Mario Méndez (Foto: Martina Méndez)

La lectura, sin lugar a dudas, estimula la imaginación, propicia la inquietud por conocer otros mundos e, incluso, inventarlos. Con Mario Méndez, maestro y editor, que, además, escribe fundamentalmente para niños y jóvenes, sucedió eso.

Ha sido publicado en Argentina, México, España, Italia, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Puerto Rico y Chile. Entre sus novelas y libros de cuentos se pueden mencionar El monstruo de las frambuesas, El monstruo del arroyo, Cabo Fantasma, premio Fantasía de Narrativa 1998, de Bolivia), Pedro y los lobos, El tesoro subterráneo, Ana y las olas, El viejo de la biblioteca, Noches siniestras en Mar del Plata, El fantasma de Francisca, La niña momia y Gigantes, Destacado de Alija en 2011.

En 1984, recibió el tercer premio en el concurso de cuentos organizado por la Universidad de Mar del Plata y en 1997, obtuvo una mención en el concurso “Amnistía te cuenta tus derechos”, organizado por Amnistía Internacional Argentina.

"Cabo Fantasma: Una historia de piratas" (loqueleo), fue premiado con el premio Fantasía de Narrativa 1998
"Cabo Fantasma: Una historia de piratas" (loqueleo), fue premiado con el premio Fantasía de Narrativa 1998

Participó del libro colectivo Quien soy. Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros, que obtuvo el Gran Premio de ALIJA en 2013 y que fue traducido al italiano.

Otros de los libros de su prolífica obra son El vuelo del dragón, editado en Puerto Rico, Brujas en el bosque, La aventura de La Juanita, Dos veranos, Los buscadores del Tuyú, El aprendiz, Vuelta al sur, Nicanor y la luna, El que no salta es un holandés y Las sonrisas perdidas. Algunos de sus cuentos se encuentran reunidos en los libros El partido, Antiguos monstruos y Noticias del amor, entre otros tantos.

Y así le gusta presentarse: “Mi nombre es Mario Méndez, soy maestro, escritor y editor. Nací en Mar del Plata en 1965 y me mudé a Buenos Aires a los 19. En mi nueva ciudad me recibí de maestro, estudié Realización Cinematográfica (en Avellaneda) y Edición (UBA) y me convertí primero en marido de Rosana y luego en el orgulloso papá de Martina y de Violeta”.

"Gigantes" (Edelvives) fue acreedor del premio Destacado de Alija 2011
"Gigantes" (Edelvives) fue acreedor del premio Destacado de Alija 2011

“De chico me encantaba que me contaran cuentos, disfrutaba enormemente cuando leía (y lo sigo disfrutando, claro) y, cada tanto, me inventaba mis propios personajes y aventuras. Así, un poco en homenaje a aquellas viejas historias me animé a contar las mías, que se publicaron en unos cuantos libros”.

—¿Cómo se construye la identidad lectora?

—Aunque parezca una perogrullada, se construye leyendo. Descubriendo, texto a texto, libro a libro, o revista a revista, lo que te gusta leer. Yo la construí con cuentos clásicos, con adaptaciones infantiles de clásicos, con los fascículos de Vida Animal, el Gráfico y las revistas de historietas de Patoruzú, Isidoro o El Tony, D’artagnan y Fantasía. Cada uno lo construye a su gusto, con lo que tiene a mano, con lo que le ofrecen. Supongo que es lo mismo que una identidad alimentaria: la hacés con lo que te dieron de comer, hasta que elegís solito, más tarde.

—¿Cree que un libro podría despertar el interés por leer?

—Claro. Es lo que suele ocurrir. El interés no lo va a producir el discurso de que “leer es bueno”, es la lectura lo que seduce. También puede ser de una revista, sobre todo porque pienso que los primeros intereses se construyen desde chico.

El libro "Quien soy: Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros", editado por Calibroscopio y en el que Mario Méndez participó, fue distinguido con el Gran Premio de ALIJA en 2013 y fue traducido al italiano
El libro "Quien soy: Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros", editado por Calibroscopio y en el que Mario Méndez participó, fue distinguido con el Gran Premio de ALIJA en 2013 y fue traducido al italiano

—De un hogar sin madre ni padre ni familiares lectores ¿puede surgir un ávido lector?

—Sí. Trabajé durante años con chicos en situación de calle, en hogares de día, centros transitorios, hogares permanentes. La mayoría no leía ávidamente, pero muchos se enganchaban con la lectura.

El docente puede cumplir el papel del que convida lectura, es más, en hogares con padres y madres no lectores, son las maestras y profes los que logran contagiar el gusto por la lectura.

—¿Qué es ser mediador de lectura? ¿Es algo ligado a la educación?

—En general sí, porque ese sitio lo ocupan mayormente los docentes. Pero puede hacer de mediador un amigo, un conocido, alguien que hace de puente, no necesariamente la maestra del grado o el profe.

"Caperucita roja", de la colección Cuentos Gigantes Sigmar, que la mamá de Mario le leía cuando apenas tenía dos años (Foto: todocoleccion.net)
"Caperucita roja", de la colección Cuentos Gigantes Sigmar, que la mamá de Mario le leía cuando apenas tenía dos años (Foto: todocoleccion.net)

—¿Recuerda su primer encuentro con libros?

—Tengo todavía en mi casa, medio estropeados, dos libros enormes, bellísimos, de la colección Cuentos Gigantes Sigmar, donde mi mamá anotó “Marito, 4-1-68″, yo tenía dos años recién cumplidos. Son Caperucita Roja y Las ardillitas mellizas. Todavía tienen un sitio de honor en mi biblioteca, después de que los rescaté de la de mis hijas. Según dice mi mamá, ella los leía y yo repetía al poco tiempo todo lo que decían.

"Las ardillitas mellizas", de la colección Cuentos Gigantes Sigmar, que Mario repetía de memoria cuando apenas tenía dos años (Foto: todocoleccion.net)
"Las ardillitas mellizas", de la colección Cuentos Gigantes Sigmar, que Mario repetía de memoria cuando apenas tenía dos años (Foto: todocoleccion.net)

Puede ser cierto, porque de Las ardillitas recuerdo hasta los primeros versos, lo mismo que el comienzo clásico de Caperucita.

SEGUIR LEYENDO

Últimas Noticias

Luego de una semana sofocante, cómo estará el clima esta semana en la Ciudad de Buenos Aires

Se esperan condiciones inestables, con lluvias durante gran parte de la semana, pero temperaturas mucho más bajas que las registradas en los últimos días

De soñar con ser bailarina del Colón a “las ondas del verano”: cómo Carolina Ardoahin se transformó en Pampita

La mamá de Blanca, Bautista, Beltrán, Benicio y Ana cumple 44 pero lleva más de media vida en el medio. Un repaso por sus primeros tiempos en Buenos Aires, donde llegó a sus 16 con una meta que se fue transformando

El Gobierno británico congeló la tasa con la que se financia a la BBC y anunció que la eliminará en 2027

La medida sería un gran golpe para las finanzas de la radiotelevisión pública. El anuncio forma parte de la ofensiva del ejecutivo de Boris Johnson para recuperar su popularidad tras los escándalos por las fiestas durante el confinamiento. La oposición denuncia que el recorte tenía motivaciones políticas

A 7 años de la muerte de Alberto Nisman, los investigadores buscan a los asesinos a través del mundo del espionaje

Los investigadores se concentran en más llamados a testimoniales, el entrecruzamiento de comunicaciones, el análisis de equipos informáticos y la pista del incendio en la Casa Rosada el fin de semana en que mataron a Nisman

Esmeralda Mitre: “El primer abrazo que recibí de mi madre fue cuando me separé”

Tuvo de todo. También ausencias, desamores, vacíos y crisis por las que debió pedir ayuda. Cruda, la chozna del ex presidente argentino comparte su vínculo con la soledad: “Una transición que no le deseo a nadie”. Su infancia “sin caricias” de su mamá y marcada por “los celos y la bronca” de sus hermanos. Cómo descubrió la infidelidad de su padre con quien luego sería su mujer: “Una obsesión que destruyó un matrimonio y nuestra felicidad”. Y la revelación: “Papá tuvo amantes hasta el último minuto, pero sé que murió enamorado de mamá”
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR