El Malba festeja los 20 con nueva adquisición: “Cabalgata”, de Juan Carlos Distéfano

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires sumó a su colección una obra central del artista vinculado al Instituto Di Tella, realizada en los años 60

"Cabalgata", de Juan Carlos Distéfano, la nueva adquisición del Malba en el marco de sus 20 años (Télam)
"Cabalgata", de Juan Carlos Distéfano, la nueva adquisición del Malba en el marco de sus 20 años (Télam)

En el marco de las celebraciones por su 20º aniversario, el Malba anunció la incorporación a su colección de la obra Cabalgata (1966), del argentino Juan Carlos Distéfano (1933), “una pieza icónica de uno de los artistas más importantes de nuestro país, que hasta el momento no estaba bien representado en el acervo”, indicaron desde la institución.

Realizada en los años 60, esta obra data de un período fundamental en la historia del arte argentino y marca, junto a otras obras de los mismos años, el pasaje del artista de la pintura a la escultura. Desde entonces, Distéfano considera a la materialidad como lo fundamental de una obra.

En Cabalgata, el artista muestra un magistral control de aplicación del material en los pasajes entre relieves y planos, mientras que las partes tridimensionales de la pieza están construidas en poliéster, un material fácil de trabajar y barato, por lo que tiene un fuerte arraigo en la cultura pop.

“Poco a poco fui manejando el material y fui conociéndolo mejor: siempre siguiendo al material, nunca traicionándolo. No lo forcé nunca, llegué hasta el límite”, explicó el propio Distéfano, quien fue elegido para representar a la Argentina en la 56º Bienal de Venecia en 2015.

El artista posa junto a su creación (Télam)
El artista posa junto a su creación (Télam)

La obra muestra a un grupo de cerdos que corren desbocados -uno de ellos montado por una figura humana monocroma sin cabeza- sobre un plano de colores vibrantes entre los que predominan el naranja y el rosa. Sobre el margen superior izquierdo, aparecen algunas imágenes reconocibles, como un auto Citroën y una casa baja típicamente suburbana invertida, junto a un árbol que extiende sus ramas sobre la escena.

Esta iconografía se relaciona con la propia historia de Distéfano, cuya familia fue propietaria de un almacén y granja en la localidad de Tapiales: “Mis padres faenaban cerdos. Y yo de chico participaba en esa ceremonia que no es nada grata. Creo que la imagen sale de ahí. Es una especie de premio a esos cerditos que en ese momento eran sacrificados y que acá aparecen de alguna manera volando, y parte de mi casa dada vuelta”, señala el artista que obtuvo el Gran Premio a la Trayectoria en el 107º Salón Nacional de Artes Visuales, en 2018.

Cabalgata mide 170 por 230 centímetros y está realizada en temple graso sobre velo de vidrio con soporte de lona y poliéster reforzado, y fue adquirida gracias a una campaña especial de desarrollo de fondos y a la gestión del Comité de Adquisiciones del museo, junto a los aportes del banco ICBC.

Distéfano (Villa Celina, 1933) inició su carrera a finales de la década de 1950, vinculado a las revisiones de la figuración que realizaron muchos artistas en esos años. Ya en los 60, participó activamente del Instituto Di Tella, donde tuvo una prolífica actividad como diseñador gráfico. Cabalgata data de ese período.

En abril de 1977, el gobierno militar prohíbe la novela Ganarse la muerte, de su esposa Griselda Gambaro, por lo que se radican en Barcelona. En esa ciudad Distéfano dibuja figuras de prisioneros “trasladados” que aparecen en la costa del río, arrojados desde aviones. Regresan a Buenos Aires y en 1998 presenta una gran retrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes. Su obra integra los patrimonios del Museo Nacional de Bellas Artes, del Malba, del Museum of Fine Arts of Houston y de importantes colecciones privadas.


Fuente: Télam

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR