¿Cambio de paradigma?: el online, la nueva esperanza del mercado de arte argentino

Durante la pandemia de coronavirus los espacios de arte cerraron sus puertas y se volcaron a internet en medio de una gran incertidumbre. Directores de galerías de arte y de plataformas de e-commerce dialogaron con Infobae Cultura sobre cómo esta nueva mediación puede modificar los hábitos de consumo

jbatalla@infobae.com
La pandemia de coronavirus reforzó una relación mediatizada por la tecnlogía (Shutterstock)
La pandemia de coronavirus reforzó una relación mediatizada por la tecnlogía (Shutterstock)

En esta época de cierre de puertas, los museos y galerías del mundo, como tantos otros espacios, han encontrado en la red de redes la única manera de permanecer abiertos, de llevar algo de luz a las muestras en las que han estado trabajando por meses y también para mantener la comunicación con posibles clientes.

Lógicamente, en un escenario económico que viene siendo desfavorable desde hace años, la pandemia hizo que muchos comenzaran a volcar su contenido casi como una necesidad, en otros caso, el uso de redes sociales por ejemplo, ya venía siendo regular por lo que el nuevo escenario los llevó a buscar nuevas herramientas para diferenciarse de lo que ya venían produciendo.

Si bien internet es un universo, en lo que hace a arte sus herramientas siguen siendo acotadas. El arte, se sabe, es presencial. Mucho se puede escribir, mucho se puede opinar, el mercado puede colocar tal o cual creador en un espacio de privilegio, pero se necesita verlo, vivirlo, sentirlo, ser atravesado. Es una experiencia donde la mediación no es su mejor aliado, aunque hoy, el único.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Infobae Cultura dialogó con diferentes directores de galerías, como también con representantes de plataformas de venta online, para conocer si este cambio obligado llegó para quedarse, entre otros temas.

Como la gran mayoría de los espacios, la galería Ruth Benzacar, que este año cumple 55 años, apuesta por una comunicación con el tándem sitio-redes.

“Estamos generando contenido junto con los artistas y compartiéndolo en las redes, participando de la edición especial de arteBA a través de Artsy, fortaleciendo el uso de nuestra web, apostando a la novedad que nos propone este tiempo”, dijo Orly Benzacar vía Whatassap.

En ese sentido, la edición especial de arteBA llegó como un bálsamo para los espacio privados. Con la versión física todavía sin fecha de realización, pero no cancelada, esta Special Edition de la gran feria de arte de Buenos Aires se convirtió en un canal que atrajo la atracción de los amantes del arte, que no necesitan ir de los sitios de galería en galería, sino que encuentran una oferta concentrada.

Hasta el lunes pasado, casi 135.000 pageviewers visitaron la página de Artsy, la plataforma reconocida mundialmente en la que arteBA se presenta. En esta Special Edition, que se desarrollará hasta el jueves 30 de abril inclusive, participan 74 galerías: 51 argentinas, 4 de Brasil y de Chile; 2 de Perú, Francia, e Italia y una de Uruguay, Venezuela, Colombia, México, Estados Unidos, España, Portugal, Alemania y los Países Bajos.

infobae-image

Silvina Pirraglia, directora de galería HACHE, comentó: “Como cualquier empresa, necesitamos hoy más que nunca revisar y adaptar nuestro plan estratégico a este contexto de emergencia económica”.

“Migrar hacia experiencias que son tradicionalmente presenciales es un desafío para todas las galerías. Va mucho más allá de continuar con el plan de comunicación que normalmente pensamos. Qué contar, cómo comunicarlo, qué rol asumir en un contexto inédito, cómo capacitarse para diseñar un plan efectivo y qué inversión requiere, cuál es la pertinencia de los próximos pasos, son algunas de las preguntas que todos nos hacemos”.

Por su parte, Mauro Herlitzka, de Herlitzka + Faría, sostuvo que desde hace tiempo ya vienen trabajando con las plataformas digitales y que “este proceso lo hace casi una herramienta excluyente y acelera los procesos”.

Pero como explica Mariela Mayorga, directora de Smart Gallery, la ayuda que pueda generar internet es solo una paliativo a una situación que desde hace año se presenta oscura: “La mayoría de las galerías de arte contemporáneo de Buenos Aires tenemos dos formas de vender obras: a nivel local desde un calendario de exposiciones que da visibilidad sobre uno o un grupo de artistas que representa y la promoción de los artistas en trastienda, y a nivel internacional a través de la participación en ferias de arte. Este último es el foco más fuerte, donde la inversión es más elevada (aunque compite con los altos costos mensuales de mantenimiento del espacio) pero el rédito comercial y la valoración simbólica es mayor”.

Para Herlitzka es difícil sacar conclusiones debido a la “incertidumbre respecto a la duración de la cuarentena". “Sabemos que se extenderá en el tiempo este aislamiento”, y también sostiene que “la cancelación y postergación de ferias impacta negativamente”.

“Si la condición normal del mercado del arte argentino es la de la informalidad, si apenas puede llamarse un mercado por la falta de análisis cuantitativos, los compradores son cada vez menos y la administración pública no parece contemplar a las artes visuales como un área específica de la industria cultural, y si ya es el primero en sufrir las vicisitudes de la inestable economía argentina, el estado de pandemia que puso hace semanas al mundo en pausa parece la estampida final que nos puede dejar a muchas galerías fuera de juego”, agrega Mayorga.

Benzacar, por su parte, considera que el sistema online llegó para quedarse, al menos por un tiempo más: “Imagino que durante un tiempo permaneceremos en esta modalidad, aún cuando podamos realizar visitas con cita, pero es todo muy incierto así que, elegimos mantenernos atentas a lo que va sucediendo para estar a la altura del desafío”.

Y es que la incertidumbre ocupa (y preocupa) el espíritu general de los galeristas. Pirraglia, de HACHE, sostuvo: “El panorama es negro para todos. Pero es importante aclarar que esta pandemia nos toma en un punto de declive que se viene dando en el mercado desde hace años. En este sentido, creo que lo que el Covid-19 propone es un gran sinceramiento y la posibilidad de pensar quiénes somos, cómo queremos seguir y qué formatos son posibles”.

En la misma dirección va Herlitzka, que sostuvo que “es un poco temprano aún para ver ese futuro, depende de la duración de la pandemia y de los efectos negativos que produzca en la economía, hay una recesión profunda y tomará tiempo en salir de la misma”.

Para de Guido Calvaresi, director de Calvaresi Contemporáneo, en San Telmo, la reactivación “tardará unos meses, pero quizá con una mayor frecuencia que previo al aislamiento”.

Mientras que para Mayorga, de Smart Gallery, “el panorama por ahora no es muy prometedor, pero sí pueden verse efectos positivos en las asociaciones entre galerías y la voluntad de las ferias en colaborar con toda la ayuda que pueden. Tal vez esta situación tan alarmante arroje luz sobre temas que no fueron en su momento primordiales, como la preocupación de los diferentes agentes del campo por potenciar sus acciones hacia estrategias que maximicen la eficiencia del mercado local en general para hacerlo ir hacia donde se merece: adelante”.

View this post on Instagram

[ UNE ARTISTA POR DÍA ] Hoy compartimos obras y proyectos de Leila Tschopp de distintos períodos. La obra de Leila Tschopp (Buenos Aires, 1978) se desarrolla como una composición espacial, coreográfica y pictórica al mismo tiempo, explorando posibles relaciones entre las imágenes, los objetos y la arquitectura en la intersección entre pintura e instalación. Desde el año 2006, explora la espacialidad de la pintura enfatizando la experiencia física del espectador en su propio recorrido por la instalación o en su identificación con el cuerpo del performer. Las instalaciones pictóricas que desarrolla presentan pintura sobre muro, pintura sobre tela, estructuras móviles, objetos y materiales flexibles e involucran, en algunas instancias, la participación de bailarines. Evocan signos de diferentes sistemas de imágenes (historia del arte, arquitectura urbana, escenografía teatral) para investigar la repercusión espacial de esas referencias, los alcances del espacio real y representado y el poder crítico que implica el montaje de imágenes. _ Para más información sobre Leila Tschopp, escribinos info@hachegaleria.com _ Exhibiciones y obras de Leila Tschopp: 1. El Salto, Galeria Transversal, São Paulo, Brasil, 2012 2. Diagrama #1. Movimientos Dominantes, Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Buenos Aires, Argentina, 2013 3. El teatro de la pintura, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina, 2014. 4. El camino del héroe, Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires, Argentina, 2016. Fotografía Fabián Cañas. 5. Vanguardia, Caballo de Troya, América. Curaduría: Florencia Qualina. MACBA, Buenos Aires, Argentina, 2016. Fotografía Ignacio Iasparra. 6 y 7. Leila Tschopp. AMA, curaduría Hernán Borisonik, Hache Galería, Buenos Aires, Argentina, 2017. Fotografías Bárbara Sardi e Ignacio Iasparra, respectivamente. 8 y 9. Hades en demora, Teatro San Martín, Buenos Aires, 2019. Curaduría: Hernán Borisonik. Fotografía Ignacio Iasparra y Lucía Benavente. _ #leilatschopp #hachegaleria #CuidarteEsCuidarnos #ArgentinaUnida #YoMeQuedoEnCasa

A post shared by HACHE (@hachegaleria) on

¿Un cambio de paradigma?

Es cierto. Hoy el arte solo puede disfrutarse online, pero ¿qué sucede en las plataformas especializadas? Infobae Cultura dialogó con Lucrecia Conejo, de Diderot.art, y Ana Spinetto, de BADA.

Diderot.art es el primer e-commerce de arte contemporáneo argentino, lanzado en junio de 2017. Actualmente participan más de 70 artistas con más de 700 obras y busca “darle una oportunidad de exhibición sin igual a una gran cantidad de artistas, que de otra forma no encuentran espacio o lo hacen en forma muy intermitente”.

“A diferencia de las galerías tradicionales, Diderot.Art no cuenta con una única línea curatorial, lo cual le permite ofrecer una amplia oferta de artistas jóvenes, emergentes y de carrera media consolidada, y una amplia gama de precios alineada al estadio de carrera de los diversos artistas”, comenta Cornejo.

Por su parte, BADA (Buenos Aires Directo de Artista) nació como feria física -ya llevan 8 ediciones- pero desde septiembre pasado lanzaron un sistema de venta online que tiene como objetivo ayudar a que los artistas se autogestionen, sin intermediarios.

“A través de los años se fueron creando mitos en el mundo del arte, como que el artista no sabe vender, que el arte es solo para expertos, que es solo para millonarios. Gran parte de nuestro trabajo es derribar esos mitos y lo hacemos porque realmente creemos que no son ciertos”, dijo Spinetto.

Si bien Diderot.art “nació con el propósito de acercar el arte a un público más amplio para expandir la base consumidora de arte”, la pandemia del coronavirus generó algunos cambios en su funcionamiento.

“Actualmente realizamos la curaduría de obra online a través de videoconferencias, parte de los desafíos que nos impuso el covid-19 pero que nos demuestran que el trabajo, con el soporte de la tecnología, se puede llevar a cabo de todas formas”.

Con respecto al interés por parte del público, comentó: “Si tomamos el último mes, hubo más interés de la gente medida en tiempo de permanencia en el sitio. La gente tiene más tiempo para explorar estando más tiempo en su casa. Eso todavía no se vio reflejado en una suba de ventas porque las últimas 4 semanas fueron de crisis total y confinamiento absoluto, la gente necesita reorganizar su estado mental y prioridades, pero estas dos últimas semanas si ya se ve un mayor movimiento y estimamos que siga creciendo. Nosotros estamos pudiendo cumplir con las entregas y la gente está más comprensiva si los plazos se alargan por la situación actual”.

Por su parte, Spinetto explicó: “Lanzamos la plataforma en septiembre del año pasado y realmente no para crecer y en estos tiempos es un espacio que permite seguir vendiendo. Es una muy buena ventana al mundo. El crecimiento de shop.bada.com.ar se puede ver desde los artistas, que la vieron como una herramienta y posibilidad de venta en aislamiento, registrando un aumento del 35% de inscriptos en la plataforma. En cuanto a las visitas del público, hubo un crecimiento del 46.53%. En esta situación, la gente se volcó muchísimo al arte y lo pudimos palpar”.

SEGUÍ LEYENDO

La belleza del día: “Los amantes”, de René Magritte

La belleza del día: “Veraneando en la ciudad”, de Annemarie Heinrich




MAS NOTICIAS

Te Recomendamos