María Teresa Andruetto (Foto: Gentileza PRHGE)
María Teresa Andruetto (Foto: Gentileza PRHGE)

Es lunes y el CCK es un edificio a prueba de balas. Afuera todo es caos, griterío, bocinazos y el sol parece derretir hasta el monumento de Juana Azurduy justo en frente de la entrada principal. Esta vez el CCK contiene a cientos de docentes que, en apenas dos días, agotaron las 700 entradas gratuitas para presenciar el Encuentro Anual de Libros y Maestros 2018.

Un desayuno abundante en el hall del segundo subsuelo a las 9:30 y luego, media hora después, la primera charla del día a cargo de Liliana Cinetto. Hasta las 18 horas se extendió el evento organizado por el grupo editorial Penguin Random House donde expusieron las voces más reconocidas del mundo de la literatura infantil y juvenil. ¿El objetivo? Repensar el proceso de lectura como mediación.

La importancia de la lectura

"La lectura tiene un lugar muy importante en la formación de una persona y dentro de la escuela como sistema". La que habla es María Teresa Andruetto, autora de una enorme cantidad de libros que pasan por la narrativa y la dramaturgia, pero también la poesía y el ensayo. Su camisa rosa, el marco morado de sus anteojos y la sonrisa espontánea alivianan la densidad de sus palabras. "La literatura, aun los textos sencillos y si son efectivamente literarios, es decir, si hay ahí un trabajo de lenguaje que lleve a la ambivalencia, a la plurisignificación… la literatura es un discurso complejo, más complejo que otros discursos. Entonces quien aprende a entrar a ese universo es alguien que está habilitado a leer otros tipos de textos", le dice a Infobae Cultura.

"Y por otro lado —continúa—, ese encuentro con el libro invita a un repliegue, al encuentro con uno mismo y un desarrollo de la autopercepción y de la percepción del otro que no solo es muy rico, es un modo de resistencia al aplanamiento, al lenguaje único. Entonces ahí encontramos otra riqueza muy grande".

Laura Roldán y Laura Devetach (Foto: Gentileza PRHGE)
Laura Roldán y Laura Devetach (Foto: Gentileza PRHGE)

Laura Devetach y Laura Roldán, madre e hija, brindaron una conmovedora conferencia a 20 años de la publicación de Dragón, el libro de Gustavo Roldán, esposo de la primera y padre de la segunda, fallecido en 2012. Tras los aplausos atronadores del público sobre el final de la tarde, ambas autoras se sentaron a conversar con Infobae Cultura.

En octubre del año pasado, un jardín de infantes de La Paternal decidió, tras una votación donde los niños comprendieron el rol de la democracia, cambiar su nombre por La Torre de Cubos, nombre de su libro que fue prohibido durante la última dictadura. Ella lo recuerda como una maravilla. "De pronto me llamaron y me dijeron. Y yo, en lugar de ponerle mi nombre, le propuse ponerle el nombre del libro. Me pareció que era mejor para un jardín", dice, e inmediatamente la charla gira hacia la importancia de la lectura en los niños: "La cultura nace con la educación del individuo, y los individuos pequeños van a la escuela. Y si ahí no brota lo que después puede llegar a ser selva, no tendríamos nada. Así que es muy, muy importante que entre en la lectura".

Por su parte, a su lado, Laura Roldán da su testimonio: "En los contextos rurales donde trabajo, contextos complejos, muchos padres son analfabetos. Entonces es importante que puedan disfrutar de la literatura. Descubrirla en la escuela les abre la puerta a otros mundos, a otras experiencias. Hay zonas donde no hay ni siquiera una biblioteca popular con la cual articular. Por ejemplo, trabajo en una escuela bilingüe en El Soberbio donde no hay una biblioteca y con las familias hemos creado una que se llama Gustavo Roldán y los chicos que viven en la selva, en la comunidad, se llevan una bolsita con libros de préstamo, y los que viven en la colonia, en el monte, se llevan para compartir con los padres. Y los chicos les leen a los padres. Eso lo ves en muchísimos lugares, que no se saben y suceden en cada rinconcito del país".

Silvia Schujer (Foto: Gentileza PRHGE)
Silvia Schujer (Foto: Gentileza PRHGE)

"Me llamó la atención la cantidad de gente que hay. Yo creo que es mucho mayor que el año pasado", dice Silvia Schujer, con los lentes de sol en la cabeza y sus ojos verdes al descubierto intentando contar la enorme masa de docentes que entra y sale de la Sala Argentina donde se dan las conferencias. Los docentes, bibliotecarios y promotores de lectura que asistieron al evento no dejan de pedirles fotos a estas autoras, hacerles comentarios, decirles todo lo que valoran sus trabajos y sus libros. Son la farándula de la literatura infantil y juvenil.

"Yo le quitaría el adjetivo de importante a la lectura —le dice Schujer a Infobae Cultura—. Es lindo ofrecerles a los chicos la posibilidad de que conozcan otros mundos, se entretengan de otras formas que no son las habituales, hoy que hay tantas maneras. Proponer la lectura es proponerles algo que es maravilloso. Para mí lo es, la paso muy bien, conozco lugares que antes no conocía. Siempre digo que sé lo que es un samovar porque leí a los rusos. Tengo un conocimiento de objetos y geografías que me dieron los libros, que de otro modo no hubiera tenido".

La educación, hoy

Pero si hablamos de la lectura en el colegio, la pregunta amplificadora, entonces, aparece sola: ¿cuál es el momento que está viviendo la educación argentina? "Lo que estoy viendo básicamente —dice Schujer, ahora más seria— es cómo están liquidando todos los planes. Se había avanzado mucho con una cantidad de planes de lecturas o apoyos a bibliotecas, compras que se hacían para escuelas, compras de la CONABIP (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares), y lo real es que se está destruyendo sistemáticamente todo. Preocuparse con la lectura tiene mucho que ver con preocuparse con lo que pasa con la educación. Está todo desmantelado. En ese sentido no sé qué piensan los demás, yo estoy realmente preocupada y en estos momentos además estoy acongojada porque las noticias tienen que ver con cierres de escuelas". La referencia es a las 49 escuelas rurales —diez de ellas en el Delta— que, según el anuncio de la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires, se cerrarán para que los alumnos se "reagrupen".

Laura Devetach (Foto: Gentileza PRHGE)
Laura Devetach (Foto: Gentileza PRHGE)

Para Devetach, se trata de "una situación ambivalente. Contentos por cómo están las cosas en las escuelas públicas no estamos. Considero que es una barbaridad lo que se está haciendo con los cierres y las faltas de respeto a la docencia. Yo lo que creo en mi larga trayectoria es que hay una manera distinta de leer y de entender. Es como si hubiera un puñado de maestros que han entrado muy fuerte al tema de entender lo que es leer, porque leen ellos. Por supuesto que siempre están los que no, pero yo tengo esperanzas, pero lo que pasa es que esta grieta es muy grave porque puede cortar de raíz cualquier iniciativa por más maravillosa que sea. Esa es la gran preocupación de todos nosotros".

Laura Roldán completa: "Por el trabajo que hago y los lugares que me convocan para trabajar, veo cómo están resistiendo, juntando las moneditas para comprar los libros ya que el Estado no provee más. El esfuerzo que hacen para que conozcan los autores, para que los chicos lean. No te voy a decir que los chicos leen menos porque trabajo con grupos que están muy estimulados y que hacen mucha fuerza para que lean con la familia y para que los libros se presten".

El rol del docente

La paritaria parece ser la punta del iceberg de la relación tensa entre el Gobierno y los docentes. En este encuentro primó la preocupación por el futuro incierto de la educación pública, pero también la pregunta sobre el rol de la docencia, hoy en día muy cuestionado mediáticamente. "El docente —dice Andruetto— siempre es materia de cuestionamiento. Cuando hay algún problema, seguro que la culpa la tiene el maestro. La sociedad, por un lado, delega a los maestros la formación de la nueva generación, que no es poca cosa. Y luego a esos maestros les achaca todos los problemas sociales: si hay violencia, si hay bullying, si hay anorexia, si hay descompromiso, si hay desatención. Como si la sociedad fuera perfecta y todo el problema sucediera en la escuela, cuando la escuela es un reflejo de lo que hay afuera".

Schujer, en la misma línea, asegura: "Los docentes siempre son chivo emisario de un montón de cosas. Los veo acá en una situación particular donde se los trata especialmente bien, se les reconoce su trabajo, entonces los veo bien. Distinto es si me encuentro en una escuela pública donde las clases no pueden empezar y la están pasando mal. Creo que son criticados muy injustamente. Habría que pedirle a cualquiera que vaya y cumpla su rol un par de días y que después discutan cuánto tienen que ganar. Y no digo los docentes de Capital, hablo de los que están en zonas que son mucho más difíciles y aun así van con sus libritos y manejan un entusiasmo que dudo que haya en otras profesiones que lo manifiesten de esa manera. Yo defiendo a los docentes a muerte".

María Teresa Andruetto (Foto: Gentileza PRHGE)
María Teresa Andruetto (Foto: Gentileza PRHGE)

Construir una sociedad lectora

A las 18 horas cuando el calor del sol empezó a mermar y el Microcentro intentaba despejarse, los docentes del Encuentro Anual de Libros y Maestros se agruparon para merendar y recibir los certificados. La tarde fue larga —además de Andruetto, Schujer, Devetach y Roldán, expusieron Marina Lisenberg, Canela, Monica Weiss, Andrés Rieznik, Tomás Rieznik y Andrea Martinoli— pero fructífera. Varias preguntas quedaron en el aire; sin embargo, una sola respuesta: es necesario que la literatura, la lectura y el debate permanezcan en las aulas. Es la mejor forma de producir en los chicos un proceso de reflexión y aprendizaje genuino.

"Construir una sociedad lectora —concluyó Andruetto— es una política de Estado. Es verdad que pueden hacer cosas los autores, las editoriales, los maestros, las ONG, pero una política de Estado es la que subsume todo eso en un proyecto. ¿Y cuándo lo hace? Cuando considera que una sociedad lectora es una sociedad más crítica y más interesante para un país".

 

______

SEGUÍ LEYENDO

______

Vea más notas en Cultura