Nicolás Trotta
Nicolás Trotta

El ministro de Educación de la Nación Nicolás Trotta celebró el acuerdo logrado en el Consejo Federal de Educación para un regreso gradual a las clases presenciales en todo el país, al que describió como un "paso importante para el aprendizaje social de cara al ciclo 2021″.

“La vuelta a clases no es un proceso sencillo ni para la Argentina ni para el mundo. Pero fuimos claros en la reunión con el Consejo Federal de Educación; los pasos que estamos dando son muy importantes para un aprendizaje social de cara al ciclo 2021”, apuntó el funcionario en declaraciones al canal TN.

El Consejo Federal de Educación, que reúne a los ministros del área de todo el país, aprobó los índices epidemiológicos que establecen los criterios para la vuelta a las actividades educativas presenciales. El instrumento establece la reactivación de la presencialidad de acuerdo a la circulación del virus en cada jurisdicción.

De esta forma, en aquellas localidades en las que haya bajo nivel de contagios de coronavirus, los alumnos retornarán a las aulas en forma progresiva. En cambio, aquellos distritos donde haya niveles medios de circulación de la pandemia podrán reunirse hasta 10 personas en espacios abiertos, aunque sólo para actividades no escolares.

“Tenemos que aprender a convivir con el COVID-19 pero priorizando el cuidado de la salud, tomando en cuenta todos los protocolos para cuidar a nuestros estudiantes y docentes”, insistió Trotta. El titular de la cartera educativa reiteró que “todos tenemos el compromiso” de reiniciar las actividades presenciales "apenas podamos”, aunque aclaró que no se trata de una "cuestión de deseo, sino de la complejidad y responsabilidad que hoy estamos teniendo”.

Según informó, el ministerio de Educación aprobó los protocolos de la provincia de Buenos Aires y algunos lugares rurales de Santa Fe. Otras jurisdicciones estaban analizando los planes sobre la continuidad pedagógica del ciclo lectivo vigente, y su adaptación a la nueva realidad.

En la provincia de Buenos Aires, el gobernador Axel Kicillof pondrá en marcha la próxima semana un programa de acompañamiento a las trayectorias y revinculación de estudiantes (ATR) en 24 municipios, donde unos 45.000 maestros y estudiantes avanzados irán a buscar a las casas a los chicos que tuvieron problemas para conectarse con su escuela.

"No es una escuela como la de marzo. El regreso a clases presenciales se hará con todos los cuidados y la provincia de Buenos Aires quiere regresar en donde se cumple el semáforo verde en sus tres componentes”, expuso Trotta.

Trotta en una reunión del Consejo
Trotta en una reunión del Consejo

El mecanismo es similar al ya adoptado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta quien avanza con “actividades de revinculación educativa" desde el próximo martes.

“Es una iniciativa muy importante porque no solo hace falta un abordaje pedagógico por parte del Estado, sino que implica una presencia social en esos hogares donde hay mayor nivel de vulnerabilidad social y educativa”, sostuvo el ministro de Educación.

Distintos especialistas en educación expresaron sus opiniones, tras el acuerdo alcanzado para el retorno a clases. El ex rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, Gustavo Zorzoli, se mostró de acuerdo con el “semáforo” de niveles de riesgo y los 9 puntos acordados con el Ministerio de Educación y las jurisdicciones, ya que les dará una mayor “autonomía” a las localidades. Sin embargo, advirtió a la agencia Télam: “Hay tanta heterogeneidad en las cuestiones edilicias de las escuelas que debe ser consultado con los directivos que están en territorio".

Gustavo Galli, investigador y docente de la Universidad Nacional de Hurlingham (UnaHur), se mostró de acuerdo a la vuelta a distintas actividades o clases presenciales en localidades que “tienen baja o nula circulación del virus, pero en donde no se da esta situación, no creo que haya que poner en riesgo a chicos, chicas ni a trabajadores”. Una opinión disonante fue la de Claudia Romero, doctora en Educación de la Universidad di Tella (UTDT): “El regreso a la presencialidad debe ser voluntario en estas circunstancias. Eso no está dicho en la resolución del Consejo y se debe aclarar, no obligar a las familias les va a dar confianza”.

Seguí leyendo: