Miles de porteños se lanzaron a las calles para correr y realizar actividades aeróbicas (Foto: Nicolás Stulberg)
Miles de porteños se lanzaron a las calles para correr y realizar actividades aeróbicas (Foto: Nicolás Stulberg)

Desde anoche, miles de porteños se lanzaron a las calles en la Ciudad de Buenos Aires para salir a correr, andar en bicicleta o circular en rollers sin tapabocas. Fue la primera actividad aérobica al aire libre que se pudo hacer en el distrito, luego del inicio de la cuarentena obligatoria. Y la postal fue contundente: importantes aglomeraciones de personas en varios de los parques porteños, sin la debida distancia social.

El “permitido” para salir a realizar este tipo de ejercicios se sumó a un conjunto de nuevas actividades que fueron habilitadas esta semana por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como los negocios de indumentaria. Sin embargo, la flexibilización del aislamiento y la respuesta de la ciudadanía en un contexto de suba de contagios de coronavirus profundizó el ya clásico debate en el Área Metropolitana: cuánto liberar sin poner en riesgo los resultados sanitarios obtenidos en 80 días de aislamiento.

Fue un desahogo”, definió el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, sobre la irrupción de los runners en las calles. “Es razonable que suceda el primer día después de 80 días, la gente quiso salir y eso se puede comprender. En algunos lugares fue más la gente de la que nos hubiera gustado ver", añadió el funcionario, quien precisó que se intensificarán los controles para que no se produzcan conductas que puedan producir mayor contagio de COVID-19.

Las salidas para realizar ejercicio físico con distanciamiento social fueron habilitadas en el horario de 20 a 8 de la mañana. Junto al running, el permiso forma parte de una progresiva autorización de actividades que se viene produciendo en la Capital Federal, lo que ocasionó cruces y críticas de parte de los médicos y del gobierno bonaerense de Axel Kicillof, que apoya una estrategia sanitaria más restrictiva.

(Nicolás Stulberg)
(Nicolás Stulberg)

Desde el bloque legislativo del Frente de Todos le solicitaron al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que garantice el cumplimiento del protocolo sanitario para los corredores de calle. La oposición presentó un proyecto de ley donde sugiere recomendaciones para la realización de ejercicio físico, ante el desborde "en su primer día por la cantidad de vecinos y vecinas que se volcaron a las áreas verdes en CABA”.

“Es una constante de su gobierno el desentenderse de sus responsabilidades”, aseguró el legislador Claudio Morresi, presidente de la Comisión de Turismo y Deportes de Legislatura porteña.

El protocolo impulsado establece la obligatoriedad de guardar distancias recomendadas según la actividad: para caminatas, 5 metros; para correr, 10 metros; para bicicleta, de 10 a 20 metros. Por su lado, para rollers, patines o similares, unos 10 metros; y la distancia general con otra persona, 2 metros.

“La afluencia de corredores de calle se desbordó. Este resultado da cuenta de la falta de preparación con la que Larreta lleva adelante sus medidas. Instamos a que desde el Gobierno de la Ciudad se den cumplimiento a la normativas que ellos mismos fijan”, advirtió Morresi.

En la provincia de Buenos Aires, las imágenes de los corredores tampoco fueron bienvenidas por el posible impacto que pueden tener los nuevos contagios en toda la región. El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, sostuvo que abrir actividades en la zona del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) en las condiciones actuales de aumento de la curva de COVID-19 “es irracional”, e instó a la población a no descuidar las medidas de cuidado e higiene individual.

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

Para el funcionario de Kicillof, el aumento de afectados por el coronavirus sigue en ascenso en el AMBA y graficó que de las 4.000 camas de terapia intensiva con las que cuenta el sistema sanitario bonaerense, “un 40% están ocupadas”.

“Es preocupante no que los contagios ocurran corriendo, sino que las señales que se dan desde algunos sectores están todas relacionadas con reducir el cuidado o en hablar de qué se va a liberar”, dijo Kreplak en una crítica hacia el gobierno porteño. "Yo entiendo que todo el mundo está cansado y la normalidad es un anhelo para todos, pero justo cuando suben los casos, no. Primero hay que bajar los contagios”, subrayó en FM Futurock.

Exponente de las medidas restrictivas, el médico defendió la prórroga de la cuarentena obligatoria y el riesgo ante los rebrotes. “El sistema eficiente de vigilancia que tenemos nos permite evitar que exploten los casos, porque encontramos rápidamente la aparición de un brote y logramos mitigarlos”, planteó. Y concluyó: "Cada día vamos apagando pequeños focos de incendio; el problema es que se den incendios en simultáneo y se ponga en riesgo al sistema de salud”.

La infectóloga e integrante del consejo asesor del presidente Alberto Fernández, Florencia Cahn, consideró que las imágenes de la multitud de corredores por los parques porteños fueron preocupantes porque se vio mucha gente sin cumplir el distanciamiento recomendado. "Era mucha gente en espacio reducido y sin tapabocas”, expresó en radio La Red.

Según la médica, lo que ocurrió en la Ciudad de Buenos Aires parecía “una peregrinación” y es “todo lo contrario a lo que estamos recomendando”. “Ya que ahora todos quieren salir a correr, habrá que regularlo de alguna manera porque puede ser peligroso", puntualizó en diálogo con radio La Red.

Entre los opositores que se pronunciaron sobre el nuevo permiso para los corredores estuvo el senador nacional del Frente de Todos Mariano Recalde. Pero el ex candidato a jefe de Gobierno porteño puntualizó sobre la ausencia de espacios verdes. “¿Qué vimos anoche en la Ciudad? Los resultados de una desacertada decisión de Larreta pero también, de sus 12 años de gestión: la Ciudad tiene 6 metros cuadrados de espacios verdes por habitante, la mitad de lo que recomienda la OMS. Faltan plazas y parques: eso también produce aglomeraciones”, advirtió.

Mientras se habilita el running porteño, en otros puntos del país siguen permitiendo diferentes actividades sociales que se encontraban prohibidas. Es el caso de Santa Fe, que este fin de semana habilitó más de 100.000 permisos para reuniones familiares y afectivas. En ese último grupo se incluyen los encuentros sexuales, un tema que ha estado presente en la agenda sanitaria del Gobierno.

¿Y en la Ciudad de Buenos Aires? “No se aconseja el contacto estrecho con personas que no vivan con vos. No es fácil, pero hablo desde lo científico. En la situación epidemiológica del AMBA me parece peligroso reglamentarlo” , sostuvo Florencia Cahn acerca de los encuentros amorosos.

Seguí leyendo: