En Villa Azul hay 92 casos de coronavirus y continúan los teesteos casa por casa (Franco Fafasuli)
En Villa Azul hay 92 casos de coronavirus y continúan los teesteos casa por casa (Franco Fafasuli)

Los casos de coronavirus en Villa Azul “crecen anormalmente”. Así lo aseguró el ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, al informar que se detectaron 7 nuevas personas infectadas y el número total de contagiados se elevó a 92.

Durante la recorrida casa por casa que marca el protocolo del plan Detectar, la estrategia que se está utilizando en los barrios más humildes del AMBA, se encontraron 276 personas con síntomas relacionados con el COVID-19 y se les realizó el hisopado correspondiente.

El índice de positividad en Villa Azul es del 50%”, especificó la Secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, al dar a conocer esta mañana su reporte diario. En Argentina hay 12.628 contagiados y 471 muertos.

Ese martes por la mañana, el barrio -que se encuentra en estricto aislamiento desde ayer- amaneció con una fuerte presencia policial y de profesionales de la salud. Hay poco movimiento en las calles y las casas permanecen con las ventanas o cortinas cerradas.

Los habitantes de Villa Azul permanecerán aislados durante 14 días para que que no se expanda el virus a otros asentamientos cercanos
Los habitantes de Villa Azul permanecerán aislados durante 14 días para que que no se expanda el virus a otros asentamientos cercanos

Debido a esta situación, las Comunas de Quilmes y de Avellaneda, en conjunto con el Gobierno Nacional y el Provincial, decidieron conformar un Comité Operativo de Emergencia y resolvieron aislar completamente el barrio durante 14 días.

“Necesitamos tener a la gente aislada porque acá enfrente hay otro asentamiento y tenemos que evitar que haya circulación y que la gente se mezcle”, explicó Gollán mientras recorría la Villa Azul, donde viven 15.000 bonaerense repartidos en 800 viviendas.

“Nuestro equipo de profesionales está dando respuesta integral a todo lo que genera tener una población aislada”, remarcó el titular de la cartera sanitaria, quien contó que las familias también reciben la asistencia de psiquiatras y especialistas en violencia de género para sortear los problemas que podrían agudizarse con el encierro.

Si bien el municipio de Quilmes, que conduce Mayra Mendoza, había comenzado con la entrega de módulos de alimentos por las familias que tienen casos confirmados; el vice ministro de salud, Nicolás Kreplak, llevó tranquilidad al remarcar todas recibirán los bolsones con alimentos, artículos de limpieza y desinfección.

En esa villa de Quilmes montaron hospitales móviles para la atención de los vecinos (Franco Fafasuli)
En esa villa de Quilmes montaron hospitales móviles para la atención de los vecinos (Franco Fafasuli)

“Hay alimentos para repartir a todo el barrio. Ya lo hicimos en 600 de las 800 casas. La lentitud y la tardanza tiene que ver con el armado y la logística de los bolsones, pero hay para todos”, aclaró Kreplak.

Hace 45 años, durante la dictadura militar, Villa Azul y Villa Itatí conformaban un solo barrio; una “villa miseria”. Cuando el gobierno de facto construyó el Acceso Sudeste, una especie de circunvalación por los antiguos bordes de la ciudad de Avellaneda y Quilmes, Azul e Itatí quedaron divididas por la autopista. Villa Azul creció de la margen “norte” y quedó separada definitivamente de Villa Itatí. Juntas conforman uno de los conglomerados más pobres del conurbano.

Actualmente, Villa Itatí tiene solo 7 casos y también se está preparando un rastrillaje casa por casa para que el virus no se expanda. “Estamos en un momento de ascenso de la curva y hay que ser más cuidadoso, sobre todo el área metropolitana. Hay que retomar las medidas de prevención que muchos habían abandonado; sino pasan estas cosas”, dijo Kreplak en alusión al partido de fútbol que desató el contagio masivo en Villa Azul.

Hay fuerte operativo policial en Villa Azul
Hay fuerte operativo policial en Villa Azul

En el barrio hay una canchita de fútbol de superficie sintética y los vecinos coinciden en que en ese lugar comenzó todo, Se contagiaron todos ahí, no respetaron nada. Hacían campeonatos hasta las seis de la mañana. No respetaron nada y son hijos del rigor", admitió a Infobae Marcos Ruben Bonda, un hombre de 65 años, para quien “la construcción de esa cancha fue una maldición”.

Más allá de que Villa Azul representa el primer caso de contagio masivo en una villa, desde el gobierno de Axel Kicillof dijeron que ese asentamiento de Quilmes no sería el único por cercarse. Actualmente, el Comité de Crisis apunta a desplegar en las próximas horas nuevos operativos de control en barrios populares de San Isidro, Almirante Brown, Quilmes, San Martín, La Matanza, Merlo y Morón, entre otros. Así, no se descarta aislar a otros barrios si proliferan los casos de COVID-19.

Seguí leyendo: