Las pérdidas más importantes por las inundaciones ocurridas en Formosa se registraron en la producción ganadera, con 1.000 millones de pesos, por los serios problemas en infraestructura intrapredial
Las pérdidas más importantes por las inundaciones ocurridas en Formosa se registraron en la producción ganadera, con 1.000 millones de pesos, por los serios problemas en infraestructura intrapredial

En los últimos meses, varias regiones productivas del país sufrieron los efectos de las inundaciones que ocasionaron importantes pérdidas y con precipitaciones que estuvieron por encima de los niveles históricos.

Una de las más recientes tuvo como epicentro la provincia de Formosa, como consecuencia de los desbordes de los ríos Paraguay y Pilcomayo. De acuerdo a lo informado por el gobierno provincial, las mismas generaron pérdidas en producción e infraestructura  por 2.200 millones de pesos.

Las pérdidas más importantes se registraron en la producción ganadera, con 1.000 millones de pesos, por los serios problemas en infraestructura intrapredial.

Por esta situación existen cerca de 800 productores ganaderos afectados que concentran unas 300.000 cabezas de vacunos

Según comentaron los funcionarios provinciales, por estos días se lleva adelante una negociación con el gobierno nacional para evaluar los daños que ocasionaron los excesos hídricos, y de qué manera se puede hacer frente a esta situación, teniendo en cuenta el escaso monto que se destina a la Ley de Emergencia Agropecuaria. Además manifestaron que el fondo de 500 millones de pesos que se destina a la Ley de Emergencia Agropecuaria, "quedó muy desactualizado".

Propuesta de la Mesa de Enlace

En el documento con propuestas para los candidatos a las próximas elecciones que presentó en las últimas horas la Mesa de Enlace de entidades agropecuarias, hay un segmento dedicado a la situación de la emergencia agropecuaria.

En el mismo, los dirigentes del campo reclaman reformas para modernizar la Ley de Emergencia Agropecuaria, además de simplificar los trámites, aumentar los recursos del Fondo de Emergencia y que el mismo tenga una actualización automática.

Por otro lado, se reiteró el reclamo de un seguro agropecuario, que contemple coberturas a mayores riesgos y eventos climáticos adversos respecto de los existentes en el mercado.

"El Estado debe tener un rol en la generación y fomento de estas mayores y nuevas alternativas de seguros. Esto sería no solo un beneficio para el productor sino también para el país y hasta para la recaudación fiscal", expresaron los dirigentes del campo en el documento.

Y por último, se propone realizar un manejo integral del riesgo, con una coordinación interjurisdiccional, sistema de alertas tempranas, actuación a tiempo y eficaz, y mapas de riesgo, para enfrentar de mejor manera la situación que generan inundaciones, incendios, heladas, plagas y depredadores.