Globalización, sinergia, competitividad, convergencia, apertura, segmentación. En coincidencia con el arranque del siglo XXI, la era moderna de la industria automotriz empezó a formatearse bajo estos conceptos, entre tantos otros. Y también se redefinió con parámetros más despojados de la pertenencia histórica que cada marca había inspirado con sus modelos a través de los años.

Esta es la era de las fusiones, de las alianzas, de estrategias para bajar costos, de la búsqueda incansable de socios. La era de la cruda realidad: en el planeta no hay espacio para todas las marcas. Entonces, si el negocio alguna vez tuvo alguna arista romántica, por supuesto quedó en el pasado.

Los reacomodamientos ocurrieron a partir de malos manejos económicos (casos de Fiat, General Motors o Mitsubishi) o por estrategia, para ganar presencia en mercados potencialmente apetecibles (en su momento América, luego Europa del Este y hoy China). También, movilizados por las necesidades de producto: muchas empresas generalistas se aliaron con las que tenían el mejor know how en 4x4 y viceversa; otras adoptaron nichos (deportivos o exclusivos) que por sí solos no eran rentables.

Volkswagen Group

El Grupo VW es el mayor fabricante de autos del planeta. Durante las últimas décadas dejó de ser una de las marcas con autos más populares y de historia frondosa, a partir de íconos como el Escarabajo o el Golf, para convertirse en un consorcio de oferta variada, con productos masivos, exclusivos, ultradeportivos y de lujo extremo.

Primero se desarrolló Audi, a partir de su pertenencia al grupo, como competidor de las marcas premium Mercedes-Benz y BMW. Posteriormente, VW compró al fabricante español SEAT, y posicionó la marca en el segmento deportivo, a tal punto que el año pasado se creó la última marca CUPRA, derivada de un modelo, para acentuar la presencia en ese nicho.

La marca checa Škoda se sumó para dominar con sus modelos a los mercados de Europa del Este. Bentley compite en el peldaño más exclusivo del lujo, y con Lamborghini y Bugatti jaquea al resto de las marcas deportivas. En agosto de 2012, además, VW terminó de comprar el total de las acciones de Porsche. A pesar de esta fusión, Porsche mantuvo su propia identidad e independencia operacional, tal como ocurre con las otras marcas del grupo. En camiones el consorcio alemán también es dueño de Scania y MAN, además de la propia división de VW utilitarios. Y en motos es dueña de la italiana Ducati.

Renault, Nissan y Mitsubishi

(Renault, Nissan, Mitsubishi, Datsun, Infiniti, Dacia)
(Renault, Nissan, Mitsubishi, Datsun, Infiniti, Dacia)

Fue una de las primeras fusiones importantes de la industria automotriz mundial cuando se consolidó en 1999. Comparten desarrollos, vehículos y centros de producción, pero mantienen independencia en la operatoria. A tal punto que no tienen sede centralizada: las oficinas de Renault se encuentran en Boulogne-Billancourt, Francia, mientras que Nissan opera desde Yokohama, Japón.

Desde 2016 sumaron a Mitsubishi, que por entonces se encontraba jaqueada por el derrumbe en las ventas del mercado norteamericano y golpeada porque había admitido falsear las emisiones contaminantes de 600 mil vehículos y, por lo tanto, con las acciones por el piso.

Desde su sociedad con Nissan, Renault sacó rédito de la experiencia y desarrollo de la marca nipona en los todoterreno. Y ahora lo refuerza con Mitsubishi. De todas maneras, el grupo tiene como objetivo generar nuevas plataformas modulares de fabricación, y acelerar en el desarrollo de los vehículos eléctricos, además de trabajar en la conducción autónoma.

Infiniti es la marca de lujo del grupo, Dacia es la económica, Lada se hace fuerte desde Rusia para el Este europeo y Datsun están destinada a mercados emergentes, aunque últimamente surgieron trascendidos sobre intenciones de discontinuarla.

Toyota

Actualmente es el tercer consorcio más importante del mundo en producción de autos. Su presencia en todos los continentes es muy fuerte, dado que supo llegar con alianzas estratégicas. Uno de sus acuerdos más duraderos es con la también japonesa Daihatsu, especialista en autos y 4x4 pequeños, que le aporta todo el conocimiento y desarrollos en ese segmento. Justamente en alianza con Daihatsu ya trabaja en un modelo de SUV para enfrentar a la Ecosport de Ford.

También mantiene algún tipo de acuerdo con Subaru, Suzuki, Isuzu e incluso Mazda. En Lexus deposita la imagen de la sofisticación: es una marca de mucho nivel y lujo que había sido pensada originalmente para Estados Unidos (es el acrónimo de Luxury EXport United States) pero que también consiguió reconocimiento en otros mercados.

FCA

(Chrysler, Dodge, Jeep, RAM, Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Maserati)
(Chrysler, Dodge, Jeep, RAM, Fiat, Alfa Romeo, Lancia, Maserati)

Fiat y Chrysler completaron su fusión en 2014 para convertirse en Fiat Chrysler Automobiles Group. Este proceso había arrancado en 2011, cuando Chrysler salió de la bancarrota con la financiación de Fiat. Luego la marca italiana fue comprando progresivamente las acciones hasta quedarse con el control de la compañía.

Más allá de las negociaciones que el Grupo lleva a cabo con PSA, el consorcio parece estar en constante reacomodamiento. La estrategia global de Fiat es apuntar a la movilidad urbana, en torno a la futura generación del 500, con sus múltiples versiones, carrocerías y variantes eléctricas. Así, esa marca se correría de los autos grandes y deportivos, terreno más propicio para Alfa Romeo y Maserati. Con Jeep y RAM, por su parte, tendría cubiertos los segmentos de los todo terreno y las pick ups. Lancia quedó relegada: dejó de venderse internacionalmente y sólo está disponible en Italia.

Fiat Group, además, tiene el 90 % de las acciones de Ferrari.

Groupe Psa

(Peugeot, Citroën, DS Automobiles, Opel, Vauxhall)
(Peugeot, Citroën, DS Automobiles, Opel, Vauxhall)

Originalmente este grupo era PSA Peugeot Citroën, pero cambió su nombre a PSA Group en 2016. En 2017 adquirió Opel y Vauxhall a General Motors, a cambio de 2.200 millones de euros. Citroën es la marca más rupturista del grupo, DS Automobiles quedó posicionada para pelearles a las Premium tradicionales como Mercedes, BMW y Audi, mientras que Peugeot aborda el mercado desde un escalón superior, con una imagen más “seria”. Opel tiene gran inserción en Europa, y Vauxhall en el Reino Unido, aunque aún no se ha cristalizado un objetivo o perfil específico para estas marcas. En el Viejo Continente se especuló que Opel podría quedar destinada para los vehículos eléctricos, plan que la compañía ya venía desarrollando desde que estaba bajo el paraguas de GM.

Hyundai

(Hyundai, Kia, Genesis)
(Hyundai, Kia, Genesis)

Con sede en Corea del Sur, Hyundai Motor Group engloba a Hyundai Motor Company y Kia Motors, y así se ubica entre los cinco fabricantes más importantes de autos del planeta.

Hyundai había comenzado como una empresa de construcción en 1947, y recién entró en el negocio de los autos en 1967. KIA había arrancado en 1944, como una firma especializada en la fabricación de piezas para bicicletas y entró en el mercado automotriz en 1962. KIA se declaró en bancarrota en 1997 y se fusionó con Hyundai en 1998.

General Motors

(Chevrolet, Buick, Cadillac, GMC, Holden, Baojun, Wuling Motors, Jiefang)
(Chevrolet, Buick, Cadillac, GMC, Holden, Baojun, Wuling Motors, Jiefang)

William Crapo Durant fue el fundador de General Motors Corporation en 1908, y nació así lo que fue el mayor productor de autos durante gran parte del siglo XX. GM fue el primer gran consorcio en expandirse en otros continentes: en Europa fue propietaria de Opel, Vauxhall y Saab (esta última vendida en 2010 al consorcio Spyker), en Asia de la coreana Daewoo y la japonesa Subaru (vendida a Toyota) y en Oceanía tiene Holden, muy fuerte en Australia.

Inicialmente, además, contó con marcas de renombre en los Estados Unidos, como Buick, Cadillac, GMC Truck, Pontiac (cerrada en 2008), Oldsmobile (cerrada en 2004), Saturn y Hummer (ambas cerradas en 2010).

Luego de la quiebra en 2009, y la desaparición de algunas de sus filiales, renació como General Motors Company. Hoy, además de Holden en Australia, tiene fuerte inserción en China con tres marcas de ese país: Baojun, Wuling Motors y Jiefang (vehículos comerciales). Chevrolet quedó como la marca generalista, un peldaño más arriba Buick y aún como más lujosa Cadillac (rival de Lincoln de Ford Motor Company).

BMW Group

Es uno de los grupos que mantiene una estructura sencilla. Rolls Royce compite en el nicho de los modelos ultralujosos, mientras que MINI explota las cualidades más deportivas en un público de una gama inferior a BMW.

En los años 90 BMW buscó masificar su producción y en 1994 compró a la inglesa Rover Group (Rover, MG y Land Rover). No fue buena estrategia porque, lejos de conseguir el objetivo, generó graves consecuencias económicas. Por ello en 2000 BMW decidió terminar con el proyecto y vende Rover y MG a cuatro inversores británicos. Luego se desprendió también de la marca Land Rover, que pasa a manos de Ford (luego el Ovalo se la transfirió a la india Tata). Únicamente MINI permaneció en manos de BMW.

Este año el BMW Group y Daimler Group firmaron un acuerdo de cooperación para crear en forma conjunta cinco empresas de servicio de movilidad, para lo cual invertirán más de 1.000 millones de euros.

Daimler

(Mercedes-Benz, Smart)
(Mercedes-Benz, Smart)

La compañía de Stuttgart Daimler-Benz se formó con la fusión de Benz & Cie y Daimler Motoren Gesellschaft en 1926. En 1998 pasó a llamarse DaimlerChrysler luego de que la firma alemana comprara a la estadounidense Chrysler Corporation. Volvió a ser Daimler tras la venta de Chrysler en 2007.

Si bien tiene una estructura compleja con varias marcas de buses, camiones y motos (incluyendo Mercedes-AMG, Detroit Diesel, Western Star, Thomas Built Buses, Setra, Mitsubishi Fuso, MV Agusta, entre otros) en materia de autos sólo ofrece la variante del citycar Smart por fuera de la tradicional gama Mercedes.

Ford

(Ford, Lincoln)
(Ford, Lincoln)

Ford ofrece sus productos bajo el Ovalo y destina la insignia Lincoln para los modelos más lujosos, pero con destino casi exclusivo en Estados Unidos. Además, posee una pequeña participación en Aston Martin, del Reino Unido, y una torta más importante en la china Jiangling. También tiene una serie de empresas conjuntas, una en China (Changan Ford), una en Taiwán (Ford Lio Ho), una en Tailandia (AutoAlliance Thailand), una en Turquía (Ford Otosan), y una en Rusia (Ford Sollers).

Entre 1989 y 2000 Ford también adquirió las firmas británicas Jaguar y Land Rover, pero en 2008 las vendió a Tata Motors. Algo similar ocurrió con la sueca Volvo: Ford fue su dueño desde 1999 hasta 2010, luego lo cedió a la firma china Geely.​ Ford también era propietaria de la marca Mercury, que apuntaba a autos de lujo de la gama de precios más baja en Estados Unidos, pero la discontinuó en 2011.

Este año Ford y Volkswagen anunciaron un acuerdo para desarrollar en conjunto vans y pick ups a partir de 2022, sin intercambiar participación en acciones.

Honda

(Honda, Acura)
(Honda, Acura)

En el mercado asiático quedó entre dos gigantes, por un lado Toyota y por el otro Nissan, Renault y Mitsubishi. No diversificó tanto su línea de vehículos, pero sí su gama de productos: es una empresa que fabrica autos, motos, motores acuáticos y aéreos, robots y demás componentes. Acura es una selecta marca que cubre el segmento más lujoso de su oferta.

Geely

(Geely, Volvo, Lotus, PROTON, LINK & CO)
(Geely, Volvo, Lotus, PROTON, LINK & CO)

Geely Auto opera dos marcas independientes; Geely Auto y una nueva en conjunto con Volvo, LYNK & CO. Geely está dirigida al mercado masivo y LYNK & CO es para el segmento premium.

Volvo es una de las marcas más respetadas del mundo, pionera en seguridad, se sumó al Geely Holding Group en agosto de 2010. Por su parte, PROTON Cars en la marca nacional de Malasia. Establecida a principios de los 80 a instancias del gobierno, es reconocida en el sudeste asiático, Latinoamérica y Rusia. En 2017, Geely adquirió el 49,9% de las acciones de PROTON.

Lotus Cars, la marca británica de autos deportivos y de carrera fundada por Colin Chapman, también fue adquirida por Geely en 2017.

Tata

(Tata Motors, Land Rover, Jaguar)
(Tata Motors, Land Rover, Jaguar)

Es la empresa automotriz más grande de la India. En 2008 le compró a Ford sus filiales de Land Rover y Jaguar. Anteriormente, durante los 90, había llevado a cabo con Daimler un acuerdo para fabricar autos Mercedes-Benz en la India. También compró a la firma coreana Daewoo.

SEGUÍ LEYENDO