Aprende a limpiar y dejar tu inodoro como nuevo

Conoce estos sencillos trucos para mantener este importante rincón de a casa en perfecto estado.

(Freepik)
(Freepik)

Uno de los lugares más complicados de lavar en la casa es el cuarto de baño. Y más específicamente el inodoro. Y es que este lugar se suele convertir de manera veloz en el perfecto caldo de cultivo para la aparición de millones de bacterias y gérmenes.

Es por eso que mantenerlo limpio de manera correcta existen unas serie de truco que te permitirán dejarlo como si recién saliera de la tienda.

Por más complicado que parezca, es posible limpiar el inodoro de forma rápida y sencilla.

NADA DE QUÍMICOS

Los siguientes son los productos recomendados para limpiar el inodoro y quitar el sarro:

· Limpiador de baño o lejía (lavandina, cloro).

· Vinagre blanco (de limpieza).

· Bicarbonato de sodio.

· Refresco de cola (opcional).

· Paños y escobillas.

· Un par de guantes.

1. Con vinagre blanco, bicarbonato de sodio y limón

El siguiente truco es por si tu inodoro está lleno de manchas amarillas, manchas negras o ha acumulado sarro en exceso

En un recipiente mezcla 3/4 taza de vinagre blanco más 5 cucharadas de bicarbonato de sodio y el zumo natural de 1 limón. La pasta que se ha formado, pásala por todo el interior del inodoro y déjala entre 30 a 60 minutos.

(Freepik)
(Freepik)
Cuando se haya cumplido el tiempo, te pones los guantes, coges una esponja (o una escobilla) y te pones a frotar. Luego verás como la suciedad, el sarro y las manchas se van para siempre. Finalmente tira de la cadena para retirar el producto y listo.

2. Con vinagre caliente y sal de mesa

Otra mezcla para el mismo fin. Pero acá primero debes poner a hervir dos tazas de vinagre blanco y cuando esté caliente agregas una buena cantidad de sal de mesa. Mezcla bien. Luego echas el preparado en el fondo del inodoro y deja que actúe de 15 a 30 minutos. El tiempo dependerá de que tan sucio esté. Por último, frota con la escobilla o con un estropajo, tira de la cadena y listo.

3. Con bicarbonato de sodio y agua oxigenada

Si el inodoro está realmente muy pero muy sucio, está es tu mejor opción. Mezcla 1/4 de agua oxigenada más 5 cucharadas de bicarbonato de sodio. Esparce la pasta que se formó sobre las zonas afectadas por el sarro. Deja actuar unos 15 minutos. Luego, con los guantes puestos, comienza a frotar con la ayuda de un estropajo rugoso.

(Freepik)
(Freepik)

Cuando esté limpio de toda mancha, jala la cadena y limpia el exterior de la taza.

4. Con la piedra blanca de limpieza y un estropajo

Si quieres limpiar tu inodoro como casi un profesional, te puedes conseguir una piedra blanca de limpieza, que es una pasta compuesta por carbonato de sodio, jabón, glicerina vegetal y arcilla blanca.

Para usarla tienes que humedecer una esponja, frotarla contra la piedra de limpieza y luego frotar las manchas del interior del váter. Puedes ayudarte de un cepillo para llegar a las zonas menos accesibles.

Tras frotar, tira de la cadena y echa una taza de vinagre o un chorrito de lejía. Con esta segunda limpieza terminarás de desinfectar el inodoro.

5. Con un refresco de cola

Uno de los mejores remedios para eliminar el sarro y las manchas amarillas del váter es el refresco de cola.

Para ello, solo tienes que echar una botella de 0,75 litros de este refresco (no importa la marca) por todo el interior del inodoro. Deja actuando entre 40 a 60 minutos. Luego frota con un estropajo o la escobilla y jala la cadena.

(Freepik)
(Freepik)

POR AFUERA

La limpieza exterior del inodoro es más sencilla, bastará con pasar un trapo o bayeta impregnado en lejía o cloro para limpiarlo y desinfectarlo. Pero si la taza presenta algún tipo de mancha difícil en su exterior recurre al amoniaco líquido.

En ese caso diluye 20 ml de agua en un aerosol con dos tazas de agua. Rocía la mezcla por toda la taza del váter y frota con una bayeta o esponja.

Recuerda que el amoniaco tiene un olor muy fuerte, es por eso que cuando hagas esta acción deja la puerta y la ventana abierta para que el aire se renueve constantemente.

Por último, recuerda, la mejor forma de mantener el inodoro limpio es aseándolo con frecuencia.

SEGUIR LEYENDO




TE PUEDE INTERESAR